Publicidad

El futuro Código Penal: penas de hasta tres años por liberar consolas

El futuro Código Penal: penas de hasta tres años por liberar consolas
111 comentarios

Publicidad

Gallardón sigue haciendo de las suyas y su polémico proyecto de ley de reforma del Código Penal consiguió la aprobación del Consejo de Ministros que se celebró ayer. ¿Qué implica esto y en qué nos afecta? Genbeta lleva unos días explicándonos los pormenores de las nuevas leyes que penalizarán más que nunca a las webs de descargas, el ciberactivismo e incluso la modificación de hardware con fines comerciales.

Dicho de otro modo, a partir de ahora el modificar una consola (ya sabéis, eso de ponerle el chip que se viene haciendo desde la época de la PS1) o "rootear" un móvil con fines comerciales podrá tener una pena de cárcel de hasta tres años. Podéis encontrar todos los detalles del Código Penal en la web del Ministerio de Justicia pero, de momento, vamos a quedarnos con el siguiente párrafo.

"Será castigado también con una pena de prisión de seis meses a tres años quien, con una finalidad comercial, fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio principalmente concebido, producido, adaptado o realizado para facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador o cualquiera de las otras obras, interpretaciones o ejecuciones en los términos previstos en el apartado 1 de este artículo.”

Un paso más en la lucha que mantienen el poder y algunos lobbys por preservar su visión de la propiedad intelectual. Por cierto, si analizamos bien esa frase extraída del Código Penal podemos ver que no sólo se puede castigar con pena de cárcel al que utilice, fabrique, importe o venda sistemas para saltarse la protección del fabricante. También el que simplemente los tenga. Aunque no los use.

Dicho de otro modo, es como si pudieran castigarte por tener un cuchillo de cortar jamón en la cocina, no sea que se te ocurra quebrantar la ley con él. Eso sí, en los últimos borradores se ha añadido el concepto de "finalidad comercial" y así se suaviza un poco el asunto. Si escucháis fuegos artificiales quizá provengan de las oficinas de Nintendo, Microsoft y Sony, ¿no?

Sitio Oficial | Ministerio de Justicia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir