Compartir
Publicidad
Publicidad

Los brain trainers son charlatanería, según un investigador francés

Los brain trainers son charlatanería, según un investigador francés
Guardar
44 Comentarios
Publicidad

Me encanta todo ese rollo de los estudios que se realizan en universidades de todo el mundo para determinar si los videojuegos hacen más inteligente, guapo o saludable a quienes los juegan o, por el contrario, los transforman en seres violentos, feos y analfabetos. Sobre todo cuando surgen estudios que se contradicen por completo. ¿A quién debemos creer?

Mientras hace unos meses pudimos ver este titular: ‘Brain Training’ aumenta el rendimiento de los estudiantes, ahora aparece un investigador francés llamado Alain Lieury de la Universidad de Rennes y dice cosas como esta sobre ‘Brain Training’ y otros títulos del mismo género:

“La Nintendo DS es una joya tecnológica. Como juego está bien. Proclamar que se trata de un test científico es charlatanería.”

Lógicamente antes de decir esas cosas el señor Lieury llevó a cabo un estudio con cuatro grupos formados por niños de 10 años. Les planteó una serie de problemas sobre lógica, memorización, matemáticas e interpretación de símbolos. El resultado: dos de los grupos, que previamente habían llevado a cabo un curso de memorización de siete semanas de duración usando la Nintendo DS, no solamente no lo hicieron mejor que los otros dos grupos que no pasaron por ese curso previo, sino que en algunos casos lo hicieron peor.

Visto desde fuera tenemos a un grupo de gente que elogia estos entrenadores mentales, asegurando que son muy positivos para mantener en forma nuestro cerebro, y otro grupo de gente que tira por los suelos cualquier teoría que haga referencia a una mejora de nuestras capacidades cerebrales a través del uso de estos juegos.

Si queréis que os de mi opinión personal allá va: ni lo uno ni lo otro. Son títulos que a muchos nos entretienen. Nos picamos con nosotros mismos por obtener los mejores resultados, pero una vez cerramos la consola y volvemos a nuestra vida cotidiana nos damos cuenta de que tampoco nos hemos vuelto unos lumbreras de la noche a la mañana ni hemos conseguido tener una memoria prodigiosa. Al menos no de forma más acentuada que simplemente leyendo libros o tocando instrumentos, por poner un par de ejemplos.

Vía | GamePolitics

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos