Compartir
Publicidad
Destiny 2: El Estratega, su nueva expansión, me ha hecho volver al juego con ganas
FPS

Destiny 2: El Estratega, su nueva expansión, me ha hecho volver al juego con ganas

Publicidad
Publicidad

He vuelto a ‘Destiny 2’. También lo hice cuando fue lanzada ‘La Maldición de Osiris', su primera expansión, pero en cuanto superé la parte de la historia en unas pocas horas volví a abandonarlo por falta de cosas que hacer, de tener un objetivo claro. Esta vez, con 'El Estratega', creo que me quedaré un rato más.

Esta segunda expansión no es perfecta, pero sí tengo la sensación de que empieza a poner a ‘Destiny 2’ en el buen camino. Al primer juego también le cayeron muchos palos, pero al final, gracias a un buen montón de mejoras y contenidos nuevos introducidos por Bungie a lo largo de meses y meses, el estudio logró arreglarlo casi todo para ofrecer una experiencia de lo más divertida.

‘Destiny 2’ empezó su andadura con la lección aprendida: muchas de las cosas que estaban mal en la primera entrega habían sido solucionadas y el juego prometía ser un más y mejor. Lamentablemente sólo tuvimos que finalizar la historia y meternos de lleno en el endgame para darnos cuenta de que Bungie había estropeado lo que por otro lado había conseguido arreglar en el primero a fuerza de mejoras y novedades.

El resumen rápido sería este: había muy poco que hacer una vez acabada la historia y vistos los distintos modos competitivos. Durante meses ha sido difícil encontrar una verdadera razón por la que entrar a diario, un objetivo por el que grindear con gusto. Recuerdo haberle echado horas y horas al primer juego, sobre todo cuando Bungie solucionó todo lo que tenía que solucionar, repitiendo una y otra vez los asaltos o lo que fuera necesario para seguir mejorando a mi guardián.

En ‘Destiny 2’ no había sentido esa atracción hasta ahora. Es más, recuerdo haber entrado hace un par de semanas, tras haberlo dejado abandonado al finalizar ‘La Maldición de Osiris’, y haber salido a los pocos minutos con la sensación de “para qué seguir perdiendo el tiempo en esto”.

‘El Estratega’ es el paso más claro que ha dado Bungie hasta la fecha en la buena dirección

El Estratega tiene más chicha de lo que parece a primera vista

En esas estaba cuando llegó ‘El Estratega’, la segunda expansión del juego. Hora de volver, me dije. Por un lado para ver si la parte de la historia escondía algo interesante, pero también para comprobar qué otras novedades que pudieran volver a darme motivos para entrar de forma regular llegaban al juego. Y hay sorpresas agradables.

La parte de la historia se centra en Rasputín, una IA también conocida como El Estratega que ya conocíamos del primer juego, y en la familia Bray. De hecho, conoceremos a una cazadora llamada Anastacia Bray, Ana para los amigos, que al finalizar esta historia se convertirá en un nuevo personaje capaz de ofrecernos misiones y vendernos objetos desde su base en Marte.

Durante las horas de juego que ofrece la expansión a nivel de historia hay cosas interesantes y otras que no lo son en absoluto. No me gusta nada eso de tener que volver a pasar por zonas que existen desde que fue lanzado el juego para llevar a cabo misiones más o menos insulsas, como la Zona Muerta Europea. Dan la impresión de dejadez por parte del estudio. Eso sí: la Valquiria, una nueva arma reliquia en forma de lanza que deberemos usar en varios momentos de la historia y que es verdaderamente destructiva, merece toda nuestra atención. Una auténtica gozada de usar y todo un espectáculo a nivel visual.

Las nuevas zonas de Marte, por otro lado, son un soplo de aire fresco y, más allá de darnos nuevas localizaciones, incluyen un buen montón de novedades que, esta vez sí, pueden hacernos volver una y otra vez al juego.

  • Protocolo Escalada. Se trata de un nuevo tipo de evento público muy exigente. A lo largo y ancho de la nueva zona de Marte hay repartidas una serie de plataformas que, al activarlas, dan comienzo a este modo tipo horda. Tiene un total de siete oleadas, cada una de ellas con enemigos más duros que la anterior, y un jefe final. Las recompensas son distintas cada semana. Es un evento divertido y que conviene jugar con el mayor número de compañeros posible, porque se torna verdaderamente infernal.
  • Fragmentos de datos. Se trata de un nuevo tipo de coleccionable en forma de círculos luminosos que iremos encontrando desperdigados por Marte. Basta con dispararles dos o tres veces para coleccionarlos, aunque no vale cualquier arma: cada uno de ellos, según su color, podrá ser destruido únicamente con un arma asociada a alguno de los tres tipos de armas disponibles (solar, arco, vacío).
  • Nodos del sueño. Hay 40 de ellos repartidos por Marte y son una especie de rombos flotantes que necesitan de una frecuencia de anulación para ser activados. Para obtener dichas frecuencias de anulación hay que hacerse antes con los llamados Tallos de Resonancia. Juntando cuatro de estos tallos obtenemos una frecuencia de anulación. Pero ojo, cada una de estas frecuencias está asociada a un nodo del sueño concreto, así que tocará explorar bien el mapa hasta dar con él (la propia frecuencia, en su descripción, ofrece pistas sobre la ubicación del nodo). Cuando estemos cerca de alguno que podamos desbloquear recibiremos una serie de señales acústicas. Al abrirlos, obtenemos botín.

Estas son algunas de las novedades encaminadas a darle algo más de vida al endgame, algo por lo que seguir jugando y entrando a diario (o, al menos, de forma regular), pero hay más secretos y, lógicamente, un nuevo cubil de incursión y nuevas armas exóticas esperando a ser desbloqueadas.

‘Destiny 2’ sigue teniendo margen de mejora, pero creo que ‘El Estratega’ es el paso más claro que ha dado Bungie hasta la fecha en la buena dirección. Más allá de la historia, que quizás es lo más flojo de la expansión, sí ofrece actividades, secretos y muchos objetos por los que explorar el mapa en busca del mejor botín que nos permita seguir subiendo el nivel de luz de nuestro guardián y conseguir nuevas armas exóticas potentes.

Más sobre Destiny 2 en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos