Compartir
Publicidad
Guía de Bloodstained: Ritual of the Night: cómo nadar y bucear por el agua del canal subterráneo prohibido
Guías y trucos

Guía de Bloodstained: Ritual of the Night: cómo nadar y bucear por el agua del canal subterráneo prohibido

Publicidad
Publicidad

Una de las habilidades que oculta Bloodstained: Ritual of the Night es la de nadar. Y es que podemos completar la historia sin haber obtenido el propio fragmento que permite que Miriam pueda bucear sobre el fondo del agua.

Hay dos habilidades, de hecho. Aunque la segunda no se podrá obtener hasta que no consigamos la primera. Y aquí te vamos a explicar, paso a paso, cómo obtener la primera para conseguir después el fragmento restante.

Viaja hasta el canal subterráneo prohibido

Bloodstained Al vaciar la sangre de esta fuente desbloquearás otro acceso al canal subterráneo.

De forma ligeramente parecida al truco para desbloquear a Shovel Knight, a modo de curioso desbloqueable, para poder nadar tenemos que viajar hasta el vasto canal subterráneo prohibido. Pero no habrá que hacerlo por aquel pozo para localizar aquella armadura, sino desde esa fuente inundada de sangre que vemos a poco de entrar al castillo. Aunque hasta que no vaciemos la sangre no podremos acceder a dicho canal subterráneo.

Para lograrlo tendremos que avanzar mucho en la historia, hasta el duelo contra La Exangüe en la catedral de Dian Cécht, ya que ésta nos dará, tras derrotarla, su fragmento Robo de Sangre, el cuál, aparte de curarnos cuando haya charcos de sangre por el suelo (al dañar a los enemigos), hará que esa fuente se vacíe por completo revelando esa entrada oculta.

Vete hasta lo más profundo del canal...

Bloodstained En esta zona te tocará farmear hasta lograr el ansiado fragmento Torrente de Agua.

Ya con ese otro acceso al canal subterráneo prohibido, tendremos que bajar e ir hacia la derecha del todo hasta dar con esta zona, con un puente hecho trizas y dos enemigos acuáticos. Al pez gigante ya lo vimos por otras partes, como la que está a la entrada del castillo, con el puente levadizo; mientras que el otro enemigo, una especie de pulpo demoníaco, es el que nos dará acceso al fragmento Torrente de Agua, que será nuestro principal objetivo.

La probabilidad de que Dimarmo, que así se llama este demonio acuático, suelte dicho fragmento es del 10%. Un porcentaje bastante generoso ante el que no necesitaremos muchas acometidas a poco que nuestra suerte sea normal. En mi caso me salió al tercer intento, así que imagínate qué fácil.

El fragmento Torrente de Agua, de Dimarmo

Bloodstained Quédate bien con el rostro de Dimarmo.

La descripción del Torrente de Agua (fragmento de uso direccional, por cierto) deja clara su principal función: "Te permite arrojar agua en la dirección indicada para poder nadar". Pero es fácil que, pese a leer ese mensaje, se nos pueda pasar cómo es el mecanismo para nadar.

Tan solo habrá que disparar en la dirección opuesta hacia dónde queremos nadar para realizar ese impulso. Y gracias a esto, podremos explorar muchas más partes del fondo hasta dar con otras regiones, como el desierto oculto.

¿Y qué hay del otro fragmento acuático?

Bloodstained El jefe del desierto oculto te dará la otra habilidad para nadar, la mejor de las dos.

Como comprobarás en seguida, "Tormenta de Agua" es limitado ya que no te permite abrir cofres ni usar otras habilidades, como "Rayo reflector", bajo el agua. Es por ello que necesitarás la habilidad pasiva de "Buceo profundo".

¿Y dónde está? Precisamente, en el desierto oculto. Y te la dará su jefe final, que preferimos omitir para no destripar más de la historia. Eso sí, ten mucho cuidado porque es una zona peligrosa. Aprovisiónate bien.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio