Compartir
Publicidad
Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night, una delicia altamente adictiva para los fans de los metroidvania repleta de secretos y extras
Análisis

Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night, una delicia altamente adictiva para los fans de los metroidvania repleta de secretos y extras

Publicidad
Publicidad

Bloodstained: Ritual of the Night cuenta con el honor de ser uno de los juegos que más dinero han recaudado en KickStarter, con más de cinco millones y medio de dólares. La presión, por lo tanto, era altísima para el equipo del maestro Koji Igarashi, a quién le debemos (entre otros) el magno Castlevania: Symphony of the Night, referente absoluto de los metroidvania.

Sin embargo, en las dos primeras pruebas para los backers de los últimos años sonaron las alarmas y muchos nos temíamos lo peor. Por suerte, como adelantamos hace unos días, Bloodstained: Ritual of the Night es casi un sueño hecho realidad para los que amamos ese género. No será perfecto debido a ciertas imperfecciones, pero se nota que ArtPlay se ha esforzado para contentar a todo el mundo con un metroidvania de lo más completo.

Una carta de amor a Symphony of the Night

Bloodstained

Desde el minuto uno Bloodstained: Ritual of the Night no oculta su amor por Castlevania: Symphony of the Night. Al fin y al cabo, ambos comparten la "noche" en su título y hay múltiples referencias a la saga de Konami.

Desde apariencia ligeramente similar a los enemigos clásicos pasando por nombres de las armas y personajes y hasta localizaciones del enorme castillo con un patrón parecido, parece una extensión de aquel clásico de 1997 en perfecta comunión con Castlevania: Aria of Sorrow, otro de los títulos donde estuvo involucrado IGA, al replicar a la perfección la adicción por las almas.

Tomando como punto de partida la Revolución Industrial, se nos plantea una historia de demonios y alquimistas con sed de sangre donde tomamos el rol de Miriam, una de las dos únicas personas que sobrevivieron al arte ancestral de los unefragmentos: humanos trasplantados con cristales vinculados con poder demoníaco. De ahí su habilidad con los fragmentos.

El progreso de la aventura sigue la tónica habitual de los metroidvania, por lo demás, pero aderezada con diversos objetivos secundarios en forma de misiones de exterminación, gastronomía y localización de cierto ser, dando como resultado un título bastante más completo que el resto por todos los secretos que oculta en su interior, lo que podemos desbloquear (Boss Rush y Time Attack) y, sobre todo, lo que está por llegar de manera gratuita, como esos dos personajes adicionales, modo cooperativo y versus, y mucho más.

Se nota, aparte, que IGA ha tomado nota de las sugerencias de los fans y tampoco ha desaprovechado la oportunidad para dejar más de un guiño a los productos en los que ha participado, como el encuentro con el dueño de la biblioteca y la posibilidad de sorprenderlo por debajo, o cierta canción...

No será el Castlevania más bonito, pero...

Bloodstained

Hemos comentado en múltiples ocasiones que Bloodstained: Ritual of the Night no se ve como nos hicieron creer al inicio de su campaña en KickStarter. Pero tampoco ha sido tan desastroso el resultado final. De hecho, hay muchas zonas de sus escenarios de bellísima factura. Y, del mismo modo, otras partes donde tendría que haberse pulido más para que no resulte confuso el camino. Pero, sobre todo, lo mucho que empañan el conjunto esos escenarios que flirtean con las 3D al ralentizar la acción.

El equipo de IGA ha intentado crear un metroidvania más impactante a nivel visual y se ha quedado a medio camino, quedando patente en lo mal que se desenvuelve en las torres gemelas y contra cierto jefe ludópata... Es una de las pocas pegas que se le pueden poner a este videojuego, de hecho. Pero que le impiden, inevitablemente, que logre brillar como otros Castlevania. Y no hablamos de Nintendo Switch, que ahí su adaptación es mucho peor...

Al apartado musical y sonoro no se le puede poner ninguna pega, por otro lado. Y no extraña, puesto que está detrás el talento de Michiru Yamane para sus melodías, las cuáles no tardaremos en tararear al entrar a cada región. ¿Y qué hay de las voces? Están en inglés y japonés, destacando éstas, tanto por interpretación como por adaptarse mejor a sus personajes. Ya los textos vienen en castellano, con algunos pequeños gazapos, por cierto.

Es, en cualquier caso, una experiencia que nos atrapará sin remedio por la exigencia de todos y cada uno de sus jefes, lo mucho que habrá que pensar en ciertos momentos de la historia para no quedarse estancados o lo tremendamente adictiva que vuelve a ser la tarea de recolectar almas (aquí, fragmentos, recordemos). Y, de manera sorprendente, su gastronomía.

Bloodstained atrapa como pocos metroidvania

Bloodstained

Si ya era un enganche importante la tarea de obtener las almas de los enemigos en el citado Castlevania: Aria of Sorrow, el pique se multiplica gracias a la posibilidad de preparar distintos platos de comida que nos concederán bonificaciones permanentes por cada primera vez que comamos un plato nuevo. Y hay bastantes recetas con no pocos materiales a obtener.

Bloodstained: Ritual of the Night aporta, además, su propio sello dentro de los metroidvania con variaciones de lo más interesantes de cara a las habilidades de Miriam, con algunas no tan evidentes como cabría esperar. Y con las mayores sorpresas de cara a su tramo final, el verdadero. Porque sí, habrá final malo y final bueno. Y este último reporta más satisfacciones.

Tampoco faltan los guiños, como a Shovel Knight, un escenario oculto en 8-bits, a toda la saga Castlevania, a los propios backers más generosos en forma de salas con retos especiales, y al propio spin-off que recomendamos encarecidamente el año pasado: Bloodstained: Curse of the Moon. Título que homenajeó, a su vez, al clásico Castlevania III: Dracula’s Curse de NES.

Se agradece, además, todo ese mimo por el detalle para que la experiencia resulte lo más cómoda posible, al poder controlar infinidad de parámetros del juego para que se ajuste a nuestras necesidades: desde personalizar la forma de ver el mapa (agrandándolo, haciéndolo transparente, tomando notas...) hasta la posibilidad de contar con múltiples atajos con el equipo que mejor nos convenga en esa situación. Así no habrá que ir una y otra vez al menú para cambiar una armadura, algunos fragmentos... Con una práctica combinación de botones será inmediato y casi sin parar la acción.

Sí que podría haberse esmerado más ArtPlay con las misiones secundarias, porque serán de recadero total. En ese sentido, esperábamos algo más de chicha, aunque esa falta de originalidad se cubre con creces con los secretos que tendremos que escudriñar si queremos alcanzar el 100% de su mapa, de proporciones gigantescas. El mayor de Igarashi hasta la fecha, ojo.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, IGA y su equipo lo tenían difícil, pero Bloodstained: Ritual of the Night ha aguantado el chaparrón mediático con un metroidvania que sabe replicar y perfeccionar (hasta cierto punto) los Castlevania de Konami. Y eso son palabras mayores. Lo mejor de todo es que esto es tan solo el principio por todos los extras que va a recibir en el futuro, lo que redonderá más si cabe un producto de por sí más completo que la media del género.

Bloodstained

Bloodstained

Plataformas Nintendo Switch, PS4 (versión analizada), Steam y Xbox One
Multijugador No (lo recibirá en el futuro)
Desarrollador ArtPlay
Compañía 505 Games
Lanzamiento 18 de junio de 2019
Precio 33,99 euros

Lo mejor

  • La infinidad de secretos que oculta en su interior
  • Ese mimo por el detalle de cara a la jugabilidad
  • La banda sonora a cargo de Michiru Yamane
  • Lo mucho que pican los fragmentos y preparar comida

Lo peor

  • Su rendimiento en las partes en 2,5 D es pésimo
  • Las misiones secundarias son de recadero total

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio