Compartir
Publicidad

Guía God of War: cómo conseguir la mejor armadura

Guía God of War: cómo conseguir la mejor armadura
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ‘God of War’ hay una cantidad ingente de armaduras que nos ayudarán a mejorar nuestras estadísticas para enfrentarnos a los muchos retos que nos esperan en Midgard y sus reinos. Conforme avancemos en el juego iremos recibiendo distintas piezas, fabricando las nuestras o mejorando las que ya tenemos, pero para hacer frente a los desafío más duros, necesitamos la mejor armadura posible.

En esta guía os contamos cómo hacernos con los tres set de armadura más poderosos del juego, las armaduras de niebla maldita, niebla mortal y neblina infinita que podremos crear desde la tienda de Brok y Sindri cuando tengamos los materiales necesarios. Cuando las tengas, no habrá enemigo que te tosa.

Desbloquear la entrada a Niflheim

Niflheim es un nuevo reino plagado de retos y favores que permitirán subir experiencia, pero también es la puerta de entrada a una de las mejores armaduras del juego, además de la fuente de recursos para crearla y mejorarla. El problema es que para conseguirlo necesitamos las claves que nos darán acceso a la runa para poder viajar hasta allí.

Necesitamos cuatro en total, y se encuentran en los cofres custodiados por una máscara que apuñalará Atreus al abrirlos. La primera de ellas la encontraremos poco antes de abrir el puente a Jötunheim en la misión Vuelve a la cumbre, poco después de pasar la tienda de los enanos antes de alcanzar la cima. Con las dos siguientes te cruzarás en la misión Un camino a Jötunheim, dentro de las salas de la Cámara de Tyr.

Desde ahí, la forma más fácil de conseguir la última es abriendo el cofre que está junto al ojo de Mimir, dentro de la Serpiente del Mundo, durante la misión de Jötunheim al alcance. La buena noticia es que si te falta alguna clave y ya has superado el modo historia, otros cofres similares pueden darte acceso a la clave.

Conseguir Ecos de niebla

Con la clave en tu poder, ya puedes viajar a Niflheim, un reino plagado de una niebla espesa que resulta mortal si esperas estás en su interior durante mucho tiempo. Allí encontraremos a Sindri, que nos hablará de la niebla y la posibilidad de conseguir la llave del Taller de Ivaldi si le conseguimos 500 Ecos de niebla.

El problema es que para conseguirlos deberemos ir abriendo los cofres que se encuentran en el laberinto, y este se reinicia y cambia cada vez que entramos. El truco está en no adentrarse demasiado y volver a Sindri siempre que podamos, porque si morimos perderemos todo lo que hemos recogido hasta el momento.

Con la llave del taller accederemos al mismo para conseguir nueve piezas de la armadura de Ivaldi, desbloqueándolas en la tienda para poder crearlas con los elementos necesarios: las armaduras de niebla maldita (daño rúnico), niebla mortal (fuerza) y neblina infinita (vida). A partir de aquí toca pasear por el laberinto para conseguir los materiales necesarios. Un grindeo que merece muchísimo la pena.

Ya tengo la mejor armadura de God of War. ¿Y ahora qué?

Con la armadura elegida ya en tu poder, llega el momento de mejorar las hombreras, protector de hombros, coraza, brazales, guanteletes o cinturón elegidos (preferiblemente los tres del mismo set para conseguir mejores bonificaciones). Para ello habrá que farmear materiales en Niflheim, Muspelheim y la región: Avanzada de los elfos de la luz.

Lo mejor es utilizar la guía de recursos para saber en todo momento qué necesitas para mejorar tu armadura. En el diario de viaje se mostrará en qué zonas puedes conseguir cada material de la forma más eficiente posible, así que ahora lo único que te queda es ponerte a trabajar para tener el guerrero definitivo de ‘God of War’.

Más sobre el God of War de PS4 en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio