Publicidad

Guía de Resident Evil 2: cómo matar a Tyrant en el remake de RE2

Guía de Resident Evil 2: cómo matar a Tyrant en el remake de RE2
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Uno de los momentos estelares del remake de Resident Evil 2 es, sin lugar a dudas, la aparición de Tyrant. Su presencia es de lo más insistente dentro de la comisaría y no habrá prácticamente ninguna zona en la que podamos estar a salvo, incluso en la zona central con el baúl y la máquina de escribir.

Al contrario que en el original, aquí aparece muy pronto y su dureza lo hace parecer prácticamente invencible, lo que nos provocará mucha tensión y más de una muerte si nos pilla en algún callejón. Pero, ¿hay alguna solución?

¿Pero se puede matar a Tyrant?

Sí, pero no. No al principio, desde luego. El propio juego ya nos recalca en cada pantalla de carga (tras morir ante Tyrant) que es completamente indestructible, por muchos disparos a la cabeza que le propinemos (hay un Mérito por quitarle el sombrero, por cierto) o incluso en el pecho. Nada puede cargárselo y esto tiene una explicación muy sencilla: porque tiene un papel esencial en la historia.

No incurriremos en SPOILERS, pero sí que podemos adelantar que no viviremos las mismas situaciones con Tyrant dentro de la primera partida y la segunda vuelta. Las diferencias serán más que palpables, aunque en ambos casos lo pasaremos igualmente mal, hasta el punto de experimentar otro final.

¿Y qué podemos hacer con Tyrant, entonces? Huir. Y si lo pillamos en un pasillo estrecho, soltarle algún escopetazo, bala de mágnum o lanzagranadas para aturdirlo y tener más garantías de escapar con éxito y estar tranquilos durante unos pocos segundos. Es algo contra lo que tendremos que lidiar durante buena parte de la historia, así que paciencia y a afinar el oído para escuchar sus pasos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir