Compartir
Publicidad

El nuevo Unity se prepara para dominarlos a todos

El nuevo Unity se prepara para dominarlos a todos
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Evolucionar o morir. Una máxima que se aplica en todos los campos pero que en la deriva que ha emprendido la industria del videojuego es más real que nunca. O evolucionas y te adaptas a lo que el mercado te pide y los jugadores necesitan o te conviertes en fósil. Un mensaje que en Unity Technologies parecen haber entendido a base de bien con la revolución silenciosa que preparan para su motor Unity 3D.

Recuerdo que hace años, cuando Unity 3D caminaba por su versión 1.0, sus creadores pretendían crear un motor para desarrollar videojuegos capaz de servirle tanto a pequeñas como a grandes empresas. Un motor asequible para todos, una herramienta que democratizase el desarrollo de videojuegos que hasta entonces se encontraba casi “monopolizado” por las grandes compañías. Si no podías pagar una licencia de Unreal, Crytek o semejantes siempre te quedaba la opción de programar tu propio motor. Pero como decíamos al principio, todo cambia. El mundo del desarrollo ha evolucionado y ya no basta con un bonito motor gráfico que te ponga las cosas fáciles. Necesitamos un nuevo Unity y sus desarrolladores tienen un plan de futuro.

Un ecosistema de desarrollo

ecosistema.jpg

Unity ha evolucionado para ser algo más que un simple motor de desarrollo de videojuegos mutiplataforma. Si al principio las novedades de versión a versión pasaban por incorporar mejoras gráficas, optimizar las ya existentes e incorporar alguna que otra nueva plataforma de salida parece que esa etapa ha quedado atrás.

A día de hoy, a expensas de que salga a la venta Unity 5.0 y se de un salto cualitativo visual importante, el motor está lo suficientemente maduro como para afrontar cualquier tipo de desarrollo. Ya sean juegos móviles, 3D, 2D, de consola, de PC o de redes sociales. Para conseguirlo el motor ha evolucionado hacia un ecosistema de aplicaciones y servicios.

unity-marmoset.jpg
La idea es que en breve no sólo podamos desarrollar un juego. También podremos ponerlo a la venta, incluir herramientas que midan las descargas y el tráfico que se genera, publicidad y servicios de análisis de la aplicación para controlar cómo está rindiendo económicamente.

Y es que ya no necesitas apenas programar en profundidad o modelar como un campeón para desarrollar un juego, no. Posiblemente encuentres un script en la tienda, una serie de modelos que ya te sirvan o sistemas de partículas y animaciones. Y es que la tienda de Assets de Unity ha supuesto un antes y un después en el programa. Conozco gente muy buena (programando y modelando en 3D) que viven de vender scripts o modelos 3D en la tienda y de facilitarle la vida a los demás.

El Asset Store se ha convertido en un ecosistema que otros motores no tienen. Todo al alcance de la mano y a precios asumibles. Una buena idea, darle alas a la comunidad y permitirle entrar en un canal de distribución oficial, integrada perfectamente en el motor.

Hace años lo grande de Unity era su comunidad. Hoy lo sigue siendo, más que nunca, y la Assets Store es una buena manera de que mucha gente vea premiado su esfuerzo.

Unity 3D, desarrollar todo para todos

unity-cloud.jpg

¿Cuantas plataformas soporta un motor como Unity? En principio eran pocas, luego se sumaron de manera casi extra oficial algunas consolas de la anterior generación, llegaron iOS y Android y a día de hoy son 17 las opciones de publicación.

iOS, Android, Windows Phone, Windows 8, Blackberry, PC, Mac, Linux, Navegador, Oculus Rift, PS3, PS4, PS Vita, PS Mobile, Xbox One, Xbox 360 y Wii U… por el momento. Aunque no sería de extrañar que se sumaran más plataformas dentro de unos meses.

Y el nuevo Unity parece estar preparado para ello gracias al Unity Cloud. Un servicio que detectará cuando el repositorio en el que almacenamos el proyecto sufre cambios importantes, los buscará y una vez detectados y validados empezará a compilar la aplicación desde la nube. Una vez compilada enviará un e-mail automático a los desarrolladores para que se la descarguen en la plataforma correspondiente. Los que hayáis trabajado con el programa sabéis del auténtico coñazo que es cambiar de plataforma una vez Unity se configura para una en concreto.

unity-shaders.jpg

Unity Cloud llega para que el proceso sea rápido e indoloro y muchos estudios de desarrollo pequeños afronten el problema de tener que compilar en el último momento (con la de errores que da y lo traumático del proceso). Los que hayáis sufrido la experiencia, sabéis de qué hablo.

Pero el Unity del futuro estará pensado también para el multijugador y parte de los planes de la compañía pasan por permitir establecer modelos de juego en red, crear habitaciones y conectar a los jugadores unos con otros. ¿Cuando? Se espera que esta implementación llegue a lo largo del ciclo de vida de la versión 5.0.

Las lecciones aprendidas del mundo móvil

unity-grow.jpg

El mundo del videojuego en móvil lo ha cambiado todo. Ahora los usuarios de consola tienen necesidades “sociales” que antes eran impensables y que son fruto de esta sociedad interconectada y móvil en la que vivimos. ¿Compartir una partida o logros en Facebook, twitter o Youtube? ¿Mande?

Por lo que parece es algo que todos los motores del mundo deberán incorporar tarde o temprano del mismo modo que la nueva generación de consolas se hace fuerte por sus bondades “sociales”. Puede que a mi ya no me pille la moda, os confieso que eso de grabar mi partida y compartirla o convertirme en espectador pasivo de las partidas de otro no me llama nada, pero es una realidad que está aquí y la compra de Twich por una millonada demuestra que estoy desfasado.

Grabar las partidas, compartirlas en redes sociales y así convencer a otros jugadores de que el juego es la leche y muy divertido. Una manera perfectamente válida y muy viral de conseguir nuevos jugadores, nueva audiencia.

plataformas.jpg
Una audiencia que intentaremos comprender y de la que analizaremos el comportamiento hasta la saciedad buscando maneras de conseguir rentabilidad. El estigma de los juegos móviles modernos. El peligro que corren los diseñadores de dejarse llevar por las métricas en lugar de por las sensaciones, por las aventuras… y Unity, vendrá repleto de métricas.

Podremos analizar y segmentar a nuestros jugadores por edad, país o grupos de interés. Extraer la información necesaria de ellos y modificar la aplicación según lo que arrojan esos datos para aumentar el ratio de conversión monetaria. Célebre es la anécdota de un gran estudio de desarrollo que utiliza esas métricas para cambiar los menús de los juegos una vez ya se han puesto a la venta. Así, cambiando el diseño, potenciando unas opciones y ocultando otras, pueden influir en lo que los usuarios eligen.

Es que incluso el futuro del programa pasa por incorporar su propio sistema de publicidad al estilo Google Ads o iAds de Apple pero con todavía más opciones de personalización. Puede, si los gigantes lo permiten, que dentro de unos años tengamos juegos free-to-play en consola a cambio de anuncios en el juego. ¿Os apostáis algo?

Pero antes de mirar al futuro... ¿y si arreglamos el presente de Unity 3D?

La mayoría de planes de futuro en Unity pivotan sobre la próxima versión 5.0. Una versión esperadísima y que se supone , como hemos visto, un gran cambio respecto a la versión actual. Pero antes llegará en breve la versión 4.6 que incluirá algunas mejoras muy esperadas y que debería estabilizar el motor 2D (incluido hace relativamente poco), presentar el sistema de interfaces que heredará la versión 5.0 y que sustituirá alternativas de terceros como nGUI y sobre todo mejorar la estabilidad.

Ese es el talón de Aquiles del Unity actual.

Si habéis terminado un desarrollo en Unity posiblemente hayáis sufrido alguno de sus bugs más famosos. Lógicos en cualquier software por otra parte. Ocasiones en las que se niega a arrancar el proyecto (a nosotros nos pasó con el "cloth engine" que incorpora por defecto. Si teníamos telas con físicas, el motor no arrancaba. Si las quitábamos e incluso nos cargábamos los "prefabs" que habíamos creado para ellas, volvía a funcionar), corrupción de algunos archivos, ralentizaciones bestiales en los Mac, colapso de los recursos del sistema operativo, cierres inesperados... y aún y así, sigue siendo una gran herramienta.

Una herramienta que debe mirar al futuro, sí, pero sin olvidar el presente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos