Llegó tarde y no sabía qué música debía interpretar, pero a la bailarina de Bayonetta le bastó con un baile para ganarse el papel

Llegó tarde y no sabía qué música debía interpretar, pero a la bailarina de Bayonetta le bastó con un baile para ganarse el papel
18 comentarios

Parece difícil creer que todos los movimientos de Bayonetta no estuviesen medidos al milímetro, pero lo cierto es que la historia detrás de los muchos bailes de la bruja de Platinum Games es mucho más natural y sorprendente. 

Aunque la colección de animaciones de Bayonetta es obra de varios artistas, de quienes cogieron desde los golpes hasta las volteretas, la artífice detrás de los movimientos de baile de la bruja es la bailarina Maiko Uchida. Su historia con el personaje es de esas que te hacen creer que el destino es algo más que una excusa para adornar la trama de una película de amor.  

Maiko Uchida no sólo llegó tarde a la audición, justo cuando Kamiya y su equipo ya estaban discutiendo qué bailarina era la que elegirían para el papel, sino que además no sabía qué tema debía bailar.

Entre los ya famosos mosqueos de Kamiya y la rigidez de los nipones para la profesionalidad, podéis imaginar la cara del equipo de Platinum Games cuando la artista reconoció no haber escuchado la música que le habían pedido que se preparase para la audición.

Sin embargo la cosa no fue a más. Pidió escuchar una parte del tema y, cuando creyó estar lista, se puso a bailar. En el momento en que Kamiya y su equipo vieron de lo que era capaz Maiko Uchida, no hubo ojos para ninguna otra bailarina. Habían encontrado a su Bayonetta.

En el extracto del documental que tenéis a continuación podéis ver la historia completa narrada por sus protagonistas y, de rebote, ver hasta qué punto la bailarina consiguió dar forma a mucho más que el baile de la protagonista.

Temas
Inicio