Compartir
Publicidad
Publicidad

Sagas gratuitas vol. 1: 'Romanius'

Sagas gratuitas vol. 1: 'Romanius'
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los ratos muertos, y aunque parezca mentira, algunos preferimos tener a mano un divertimento rápido en el portátil y somos incluso capaces de renunciar a una buena ración de tiros en el PC o la consola. ¿O acaso alguien duda que el buscaminos (buscaminas... te curras un post y sólo te señalan la errata) y el solitario son los dos juegos en PC que más horas de entretenimiento reportan al día? Pues hay vida más allá de los inventos maquiavélicos de tito Gates para que todos los oficinistas del mundo se jueguen su puesto. Los juegos freeware son una estupenda opción y si vienen por parejas, mejor.

La saga de 'Romanius' compuesta, que sepamos, por dos partes es un ejemplo perfecto de diversión a raudales. En el primer capítulo encarnamos a un potente hoplita, Romanius, cuyo objetivo es merendarse a un cíclope malcarado, pero antes tendrá que abrirse camino por medio de brincos o certeros punzazos con su pica. Y como los malos disparan flechas, el joven y hercúleo Romanius tiene un escudo para defenderse y una pócima que envía a los insultantes enemigos a freír monas.

'Romanius II' es como el primero, pero mejorado: scroll horizontal, pica y escudo, una música bárbara... y como extra, el alargamiento de la pica, más y diferentes malos que merendarse y ¡sangre! La excusa argumental es lo de menos: tras cargarnos al ejército cíclope del apestoso Trollypheus, ahora debemos enfrentarnos a sus dos hermanos, Groydonamys y Ograleu.

En ambos casos, el modo Historia nos embarca en una aventura a través de las fases con una intro que querríamos para la peli 'Troya' (y sin el pesado de Brad Pitt), y un modo Batalla para que nos enfrentemos al villano que más nos disgute en el nivel que más nos apetezca.

¿Y por qué estos dos juegos y no cualquier otro? Pues básicamente porque nos gustan, porque no cuestan un céntimo y porque nos ha llamado la atención la ambientación, aspecto en el que los desarrolladores han puesto mucho mimo.

Sí, juegos gratis los hay a patadas, y para pasar un buen rato sin complicaciones también tenemos un catálogo tan vasto como Internet, pero son los detalles, esas pinceladas de creatividad minúsculas, las que elevan a unos juegos y sepultan a otros.

Después de estas palabras a medio camino entre la profecía de domingo a las 3 de la mañana en canal local y el sermón del buen samaritano, vamos a lo práctico. Para jugar a la primera parte online, sólo tenéis que entrar en este enlace y si no habéis tenido bastante, pasaos por esta página también de Minijuegos y tendréis vuestro merecido. Eso sí, en clave positiva: diversión rápida, sin complejos ni artificios.

Otra opción es descargarlos, por lo menos hasta que Renfe instale WiFi en sus trayectos (o quiebre y una empresa japonesa se haga cargo del follón ferroviario de este país). 'Romanius' se puede bajar desde esta página y 'Romanius II' desde este otro enlace.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos