Compartir
Publicidad

Move Vs Kinect en una soleada mañana de sábado

Move Vs Kinect en una soleada mañana de sábado
Guardar
220 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las próxima navidad nos va a brindar uno de los mayores y más encarnizados enfrentamientos que se recuerdan en la industria del ocio interactivo. Sony y Microsoft han cogido por fin el testigo de Nintendo y quieren hacerse con ese nuevo mercado en el que nadie creía antes de la llegada Wii, las familias. Move y Kinect, las nuevas propuestas, vendrán arropadas por campañas millonarias que buscarán llamar la atención de los bolsillos de quienes de verdad siempre han tenido el dinero, los padres.

Una soleada mañana de sábado tuve la oportunidad de probar, en el apretado espacio de cuatro horas, estos inventos que prometen, según sus creadores, revolucionar de nuevo esta enorme industria que se mueve a golpe de inflados talonarios. Fue una estupenda ocasión para comparar casi directamente los nuevos dispositivos.

La primera impresión que puede uno llevarse es que Wii queda fuera de la contienda, que esto es un combate entre PS3 y Xbox 360. La consola de Nintendo ha marcado el camino a seguir y ya no cuenta con el efecto sorpresa. En una industria que se mueve y evoluciona técnicamente tan rápido el Wiimote huele a viejo, a fenómeno de las pasadas campañas. Ahora más que nunca queda en evidencia su escasez de potencia y su mirada ajena a la alta definición. El futuro se escribe en HD a golpe de tecnología punta.

El ojo que todo lo ve

Es precisamente el sabor añejo del anteriormente revolucionario mando de Nintendo el que podemos probar en PS3. En Sony han copiado y mejorado el invento sí, pero suena a canción mil veces escuchada. Es como esas lujosas remasterizaciones de los discos de los Beatles, suenan mejor que nunca pero realmente no dejan de ser las mismas canciones.

Move funciona y, como esas remasterizaciones de discos antiguos, entrará en miles de casas sin ningún esfuerzo, es una de las ventajas de la familiaridad, de lo conocido. La potencia de PS3 al servicio de los juegos casual viste con oropeles la tosquedad de las entrañas de Wii. Es un placer para la vista por sus gráficos y un placer a la hora de interactuar porque va más allá de lo que ofrece la blanca de Nintendo.

Move arco

Coger una flecha virtual que se esconde en tu espalda para colocarla suavemente en el arco, girar en el aire una raqueta de ping pong que se funde con tu mano, cubrirte con un escudo de un golpe enemigo mientras planeas tu contraataque,… todo fluye de forma agradable y sin problemas apreciables. Lo dicho, Move funciona y funcionará en las ventas. Su único hándicap, la falta de sorpresa por ser un mero perfeccionamiento y no un hallazgo. Y ahí es donde entra Kinect.

Microsoft ha dado varios saltos hacia adelante en un campo que ya había explotado Sony (prescindiendo totalmente del controlador con eyetoy) en la generación pasada. Tanto ha avanzado la tecnología desde entonces que aquellos juegos de PS2 parecen mucho más anticuados de lo que realmente son. Donde Sony no vio una continuidad Microsoft ha encontrado una mina de oro. Y sí, Kinect también funciona.

El calibrado que pide Move cada vez que empezamos a jugar o se une alguien en el modo multijugador en Kinect simplemente no es apreciable. En la prueba que hicimos Txema Marin (histórico de esta casa actualmente en Engadget) y yo, en un momento dado uno de los dos salió conscientemente del campo de visión de Kinect. El avatar desapareció de la partida que estaba en marcha. Cuando volvimos a ser dos jugadores unos segundos después, el avatar apareció de nuevo integrado en el juego. Repito, con la partida en marcha.

Villa y Txema

¿Cuál es entonces el problema de Kinect? Su exclusiva orientación hacia el mercado casual. Pero claro, ¿no era ese precisamente el objetivo, ir sin concesiones a por ese mercado? En ese sentido los usuarios clásicos de PS3 pueden estar tranquilos, la tecnología de Move es fácilmente aplicable a los títulos hardcore. Lo que todavía no alcanzo a adivinar es cómo sería aplicable Kinect a este tipo de títulos.

Me remito a las primeras líneas de este post. En una industria que se mueve a golpe de talonario Microsoft ha creado el invento perfecto para que la máquinaria siga funcionando. Kinect se puede vender como lo nunca visto, como el futuro que llama hoy mismo a nuestra puerta (el controlador es el propio jugador). Move es lo conocido pero más bonito. Juzgad vosotros qué es bueno, qué es malo. Servidor, de lo único que está seguro es de que estas navidades van a ser memorables.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos