Compartir
Publicidad
Publicidad
Análisis de Bravely Second: End Layer, el regreso a Luxendarc por la puerta grande
Análisis

Análisis de Bravely Second: End Layer, el regreso a Luxendarc por la puerta grande

Publicidad
Publicidad

Hoy en día los RPG no son tan comunes como antaño. Las consolas de Nintendo, sobre todo sus portátiles, siempre han sido una buena casa para este tipo de títulos, como bien ha demostrado por ejemplo Square Enix en todo este tiempo, más concretamente con el lanzamiento de 'Bravely Default' hace poco más de dos años y volviendo a la carga ahora con su secuela 'Bravely Second: End Layer'.

En su momento el lanzamiento de la primera parte tuvo una acogida más que sobresaliente. Se notaba que el público demandaba algún juego que regresara a los RPG de la vieja escuela con combates por turnos con una gran historia detrás. Así que Square Enix ha debido de pensar, si ya funcionó una vez, ¿por qué cambiarlo?

Si hay una cosa en la que se nota claramente que 'Bravely Second: End Layer' está desarrollado por Square Enix es en que perfectamente podría ser considerado un 'Final Fantasy' de los de la vieja escuela. Aún así cuenta con los suficientes elementos que le hacen único, pero no los suficientes para distinguirlos de su predecesor, algo sobre lo que hablaremos más adelante.

Una historia que traerá viejos recuerdos

Bravely Second Ciudad

Lo primero es ponernos un poco en situación y es que en un RPG el argumento es una pieza clave a la hora de decantarse por él. En este caso es importante destacar que todos aquellos que no hayan jugado a la primera parte se perderán una gran cantidad de detalles sobre esta trama ambientada dos años después. A pesar de que nada más empezar el juego intenta ponernos un poco en situación a modo resumen no acaba siendo lo suficientemente bueno para estar al tanto de todo lo que ha sucedido, lo que no quita que se pueda disfrutar de la aventura aún así, pero está claro que los que tengan en su posesión la precuela entenderán mejor todo.

No vamos a revelar el argumento entero desde el que parte la aventura y haremos hincapié únicamente en algunos aspectos significativos. El protagonista será Yew Geneolgia, un caballero que tendrá la misión de rescatar a la papisa Agnes Obligue, quien se encuentra atrapada en la nave espacial Paraiso que se desplaza por todo el continente. En su viaje Yew deberá hacer frente a situaciones como la perdida o la traición que le convertirán en todo un soldado que luchará por el reino.

A pesar del resumen que nos ofrece la secuela, los que hayan jugado a la primera entrega entenderán mejor el argumento.

No obstante, no estará solo en todo esto y en seguida se encontrará con viejos personajes de 'Bravely Default' como son dos de sus protagonistas, Edea y Tiz Arrior, con sus mismos comportamientos y forma de ser. A ambos también se unirá Magnolia, una misteriosa guerrera que proviene de la luna y con un curioso lenguaje que utiliza palabras en francés, aunque acabará resultando una gran aliada.

Juntos formarán un equipo inseparable con el que irán conociendo a más personajes aliados y a otros que tratarán de frenarles el paso. En cualquier caso la historia está muy bien llevada y en todo momento te dan ganas de jugar más y más con tal se saber que es lo siguiente que ocurrirá. Además, no resultará especialmente corta la duración, ya que los capítulos durarán una buena cantidad de horas cada uno de ellos.

Dos años después... prácticamente todo sigue igual

Cuando uno adquiere un juego nuevo y se trata de la continuación de uno anterior lo primero que espera es que hayan introducido alguna novedad. Sin embargo, en el caso de 'Bravely Second: End Layer' se puede contar prácticamente con los dedos de una sola mano los elementos nuevos que han introducido, porque en el caso de los combates la mecánica será casi idéntica.

Bravely Second Combate

De esta forma volvemos a los encuentros aleatorios por el mapa con enfrentamientos por turnos en los que veremos los mismos comandos. Entre ellos uno se podrá limitar a atacar únicamente con golpes físicos, aunque también podrá ejecutar habilidades obtenidas a raíz de los diferentes oficios y de subir de nivel, para así lanzar magias de daño ofensivas o defensivas o incluso ataques más poderosos de lo normal.

Los comandos Bravely y Default vuelven a hacer acto de presencia junto con su respectivo consumo y ganancia de puntos PB. Con ellos podemos tener bajo nuestro control la cantidad de veces que podemos llegar a atacar en un mismo turno, hasta un máximo de cuatro ocasiones al mismo tiempo. Básicamente eso es lo que nos permitirá Bravely utilizando a cambio puntos PB, los cuales se irán restando de uno en uno, pero mientras se encuentren en una cifra negativa no podremos realizar ninguna acción y ahí es donde entra la miga de los combates. Los puntos se regenerarán de uno en uno cada turno que pase, aunque disponemos también del comando Default, que servirá para defenderse de los enemigos y conseguir a cambio un punto de PB adicional, así hasta un máximo de tres.

Es muy importante la estrategia que queramos seguir porque pueden acabar siendo determinantes a la hora de salir victoriosos de una batalla o sumar una derrota a nuestras espaldas. Pero no todo acaba siendo un calco y es que los jugadores contarán con una ayuda más como es el Bravely Second, un reloj de arena que congelará el tiempo durante los enfrentamientos y así aprovechar para atacar cuando queramos. No obstante, la regeneración de este objeto tan vital se limita a uno por día y si se quiere emplear más veces hay que pagar dinero real por él, aunque os podemos asegurar que podéis prescindir de ello sin problemas.

Bravely Second Summoner

El ritmo de los combates también es algo que se puede cambiar tanto dentro como fuera de ellos. Por ejemplo podremos decidir si queremos que nos aparezcan enemigos con una mayor o menor frecuencia o incluso elegir no toparnos con ninguno, poniendo en riesgo la ganancia de puntos de experiencia, claro está. Por su parte, como novedad cuando ataquemos, el juego nos dejará establecer una serie de combinaciones para no tener que acceder a ellas manualmente y así librar los enfrentamientos a una velocidad francamente superior. Además, podremos librar combates encadenados que nos recompensarán con más puntos de experiencia y objetos si los acabamos en menos de un turno cada uno de ellos, multiplicando así nuestras ganancias hasta un máximo de x2.

Sin duda estos detalles acaban resultando a la larga una ayuda importantísima para poder regresar atrás sin tener que sufrir la constante presencia de malvadas criaturas o también para subir de nivel más rápido. En cualquier caso la dificultad no es muy elevada, pudiendo elegir entre tres diferentes y cambiándola en cualquier momento de la partida si queremos, pero cualquiera que se adentre por primera vez en esta saga podrá partir desde un nivel medio sin ningún problema

No hay que olvidar tampoco que los personajes a lo largo del juego tendrán la oportunidad de aprender diferentes oficios, algo que ya vimos en vídeo hace unas semanas. Las profesiones irán desde magos hasta obispos, pasando por guerreros que solo viven para el combate. Cuanta más experiencia obtengamos más habilidades aprenderemos, aunque estos empleos solo se podrán subir de uno en uno, de forma que será importante buscar el equilibrio entre los diferentes personajes para así tener un conjunto de equipo ideal.

Tu mundo me suena

Si hay algo que tampoco ha evolucionado demasiado en esta secuela es el mapa de Luxendarc, con unas mazmorras y ciudades que volveremos a visitar una vez más y cuyo diseño no es que haya cambiado demasiado en el transcurso de este par de años. Esto no quita naturalmente que durante la aventura crucemos zonas nuevas e inéditas, pero el factor sorpresa no resulta tan impactante a la larga.

Dentro de toda esta igualdad destaca la introducción de una misión secundaria como es la reconstrucción de la Luna, del hogar de Magnolia. A los jugadores se les facilitará una opción para restaurar edificios de diferentes características que ofrecen ventajas para los personajes. Su vuelta a la normalidad de basará en un tiempo real que deberemos de dejar pasar y que podremos lograr que se disminuya si empleamos amigos con los que nos hayamos cruzado con la función StreetPass.

A nivel técnico no resulta un cambio demasiado destacable si ya hemos jugado a la primera entrega, pero el efecto 3D está perfectamente conseguido. Además, los modelados de los escenarios, los personajes y del juego en general es una auténtica maravilla, con tonos muy coloridos y vivos. Algo similar sucede con la banda sonora con temas que han sido reciclados y mejorados con respecto a los de la precuela, a los que se suman una buena tanda de músicas nuevas y un gran doblaje al completo en inglés (con subtítulos en castellano), algo que igual incomoda a algunos al haber prescindido de las voces originales en japonés.

Bravely Second Trio Paladines

La duración en definitiva puede situarse perfectamente en una media de entre 50-100 horas llevando un ritmo normal de juego, que ya viene a ser entretenimiento para una buena cantidad de tardes. Si es cierto que los que hayan jugado a la primera parte echarán en falta más novedades y les de la sensación de estar disfrutando de una expansión en lugar de una secuela. Esto no quiere decir que sea algo malo, ni mucho menos, dado que 'Bravely Second: End Layer' es un título que no debería faltar en vuestro catálogo de Nintendo 3DS.

Quizás se le podría haber agradecido más a Square Enix que hubiesen puesto más esmero en la introducción de más elementos nuevos, pero igual con eso conseguían el efecto contrario y eliminaban una química que ya funcionaba en la primera entrega y en su sucesora. Sea vuestra primera vez o no en el mundo de 'Bravely Default' será difícil que os decepcione.

Bravely Second End Layer

Bravely Second: End Layer

Plataformas Nintendo 3DS
Multijugador No
Desarrollador Square Enix
Compañía Nintendo
Lanzamiento 26 de febrero de 2016
Precio 35,69 euros

Lo mejor

  • La relación y diálogos entre los personajes.
  • Una fórmula en los combates que ya funcionaba y se ha mejorado.
  • Su enorme duración.

Lo peor

  • La dificultad puede resultar un poco baja en cualquiera de sus niveles.
  • Una falta en general de más novedades tanto en el mapa como en el resto de opciones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos