Síguenos

Halo: Spartan Assault

Esperábamos con muchas ganas la llegada de ‘Halo: Spartan Assault’, y por dos motivos. Por ser una nueva entrega de la prolífica saga ‘Halo’, y por ver si se podía convertir en el gran salvador de la Tienda Windows de Windows 8, muy necesitada de cariño, con alta proliferación de títulos de naturaleza móvil que no consiguen darle el peso necesario al nuevo Sistema Operativo de Microsoft.

Había muchas esperanzas, por lo tanto, en este trabajo de Vanguard Games bajo la tutela de 343 Industries, y lo cierto es que, salvando las distancias respecto a la saga en que se basa, donde saca lo mejor de sí con la vista en primera persona, no ha resultado ser un mal producto. Analicémoslo.

A pesar de situarse cronológicamente entre ‘Halo 3’ y ‘Halo 4’, viviendo las primeras misiones del programa Spartan Ops, el enfoque de ‘Halo: Spartan Assault’ es bastante distinto, y no solamente por el cambio de perspectiva (aquí con vista isométrica), sino por su naturaleza arcade, muy directa y en pequeñas dosis, picándonos para rejugar cada fase y completar todos sus desafíos.

‘Halo: Spartan Assault’, el ‘Halo’ más arcade

Halo: Spartan Assault

Debo decir que me impresionó bastante, y no en el buen sentido, la primera toma de contacto con este trabajo de Vanguard Games. La primera fase era muy cerrada y corta. Demasiado. De ahí que al instante me preguntase: ¿va a ser así durante 24 fases más? Pero por fortuna no siempre es así.

‘Halo: Spartan Assault’ es muy arcade, sí, en el sentido de plantear un juego más directo, sin complicaciones, sin objetivos secundarios, sin exploración (salvo la necesaria para llegar hasta un objetivo prioritario, claro), y pensando en enlazar el mayor número de combos (sin que nos dañen) para obtener la mayor puntuación final y lograr la ansiada medalla de oro. Así con las 25 fases.

Pero no siempre transcurre en entornos tan cerrados. Tampoco es que sea la panacea en este sentido, pero sin duda la primera fase del sector A nos puede dar una imagen bastante equivocada. Además que, por extraño que parezca, las misiones suelen ser algo variadas. A veces tendremos que eliminar a los Covenant, a veces tendremos que escoltar a nuestros aliados, y otras aguantar una posición afrontando oleadas de enemigos, siendo las más divertidas las que afrontaremos en vehículos de la UNSC, o incluso de los propios Covenant. En cuanto a la propia duración de cada fase, no suele exceder los cinco minutos, y siempre al final se nos mostrarán nuestros resultados en base a nuestra actuación, sumando los puntos por enemigos abatidos, los puntos por medallas (de combos y similares), y bonificación por tiempo, dándonos una recompensa de experiencia y una medalla.

Esta medalla será de bronce, plata u oro, y será todo un desafío conseguir oro en las 25 fases de la campaña. Porque aunque al principio dé la sensación de ser un juego fácil, habrá alguna fase que se nos podrá complicar un poco (principalmente las de escolta o de defensa). ¿Y para qué sirve la experiencia aquí? Para nada. ¿Y cómo es eso? Porque el sistema es una chapuza. La experiencia sirve para comprar armas (principales o secundarias), habilidades de armadura y potenciadores. El problema es que cada compra que hagamos tendrá, por así decir, un solo uso. Compramos lo que sea para una fase, la completamos, avanzamos a la siguiente… y si queremos repetir la anterior con lo que habíamos comprado, ya no lo tendremos. Al principio compré un rifle de francotirador, y tras ver que se esfumó pasé del tema. Porque la experiencia no se regala, y lo que cuesta cada cosa es elevado.

Tipos de calaveras, medallas y desafíos

Halo: Spartan Assault

Hay dos formas, eso sí, para aumentar la experiencia. Una de ellas es pasando por caja, como si esto fuese un free-to-play (que no lo es), y otra el utilizar calaveras para complicar bastante la partida, pero subiendo considerablemente la experiencia que ganaremos. Hay un total de seis calaveras, y no todas multiplicarán por igual la experiencia. Además que sólo podremos equiparnos con dos por fase:

  • Calavera Hueco: el Spartan sólo tiene un escudo
  • Calavera Pacifista: los escudos y la armadura se agotan al disparar
  • Calavera Hambre: las armas soltadas tienen mucha menos munición
  • Calavera Ojo Morado: los escudos sólo se recargan al atacar cuerpo a cuerpo a los enemigos
  • Calavera Tormenta Eléctrica: los enemigos son más difíciles
  • Calavera Ceguera: se ocultan elementos vitales del HUD

Las calaveras convierten a ‘Halo: Spartan Assault’ un juego más desafiante, y en el principal reclamo si queremos conseguir experiencia por la vía rápida sin pasar por caja. Las calaveras que utilicemos en cada fase se mostrarán además en los marcadores online, para saber si hemos obtenido la máxima puntuación de nuestros contactos sin modificar nada o yendo a lo duro. Que eso también pica lo suyo.

Aunque también le darán bastante vida a las fases las medallas específicas de combo, como eliminar a varios enemigos sin que dañen nuestro escudo, y cosas por el estilo, y los desafíos internos, como eliminar a ciertos enemigos con una mágnum, a unas torrentas con granadas, y similar. Por cada fase hay tres desafíos, y estos nos darán bastante experiencia. Y además cada semana habrá tres desafíos que irán variando y que también nos darán importantes sumas de experiencia. Aunque visto lo visto, poco sentido tiene esto si luego no se conserva lo que compramos. ¿Alguien lo comprende?

Un “halo” de esperanza para Tienda Windows

Halo: Spartan Assault

Teniendo bien presente su naturaleza, ‘Halo: Spartan Assault’ no es perfecto, ni tampoco es el mejor representante de la saga del Jefe Maestro. A pesar de que divierte, y de que pronto nos damos cuenta de que es más rejugable de lo que parece, por el buen número de desafíos a sus espaldas (75, sin contar los semanales), hay ciertos aspectos que nos chirrían bastante. Como el no poder personalizar los controles. En nuestro caso hemos optado por el control mediante ratón y teclado (también se puede jugar con control táctil), y hay que ceñirse a lo que viene por defecto: WASD para movernos, Q para la habilidad de armadura, E para usar/recoger/entrar/salir, Shift para cambiar de arma, Ctrl para cambiar de granada, espacio para atacar cuerpo a cuerpo, clic izquierdo para atacar, y clic derecho para lanzar granada. Y ya. Si no nos gusta nos fastidiamos, porque no se puede cambiar.

De hecho las opciones son bastante parcas en opciones, valga la redundancia. Ni siquiera podemos cambiar la calidad gráfica del juego, ya de por sí bastante normalilla. Podremos modificar el volumen y poner subtítulos, o revisionar las distintas cinemáticas que hayamos desbloqueado en la historia, las cuáles son algo sosas. ¿Y qué hay de las voces? Pues que vienen en español latino. Al menos donde sí pasa con nota en el apartado sonoro es en su banda sonora, de auténtico lujo, compuesta por Tom Salta. Aunque no tan buena como otras entregas de la saga ‘Halo’.

En definitiva, un trabajo por parte de Vanguard Games mejorable, pero divertido y rejugable que consigue picarnos gracias a sus desafíos. Se echa en falta mayor duración, eso sí, o un modo cooperativo. Pero por lo menos ya tenemos un exclusivo de la Tienda Windows bastante digno.

Plataformas: PC (Windows 8; versión analizada) y Windows Phone 8
Desarrollador: Vanguard Games y 343 Industries
Distribuidor: Microsoft Studios
Lanzamiento: 19 de julio de 2013
Precio: 5,99 euros (Windows 8) y 6,49 euros (Windows Phone 8)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios