Compartir
Publicidad
He jugado a Paladins y creo que es algo más que una copia free-to-play de Overwatch
Análisis

He jugado a Paladins y creo que es algo más que una copia free-to-play de Overwatch

Publicidad
Publicidad

Aunque lleva un año saltando de beta en beta y la idea sobre su desarrollo se remonta a antes de que Hi-Rez Studios se hiciese un hueco en la escena competitiva con ‘Smite’, ‘Paladins’ salta ahora a la palestra por dos razones obvias: su llegada a Steam Early Access como free-to-play y sus inconfundibles comparaciones con ‘Overwatch’.

Sobre lo segundo ya se ha hablado largo y tendido, admitiendo los desarrolladores que las comparaciones son obvias pero que la idea es anterior a conocerse el juego de Blizzard, y que lo único que les quedó fue seguir adelante no sólo aprovechando ideas del nuevo juego, también tirando adelante otras muy parecidas que ya se encontraban en versiones primerizas de ‘Paladins’.

Paladins

Paladins vs Overwatch: FIGHT

Sin embargo no estamos aquí para eso, es evidente que estamos ante dos títulos muy similares que se valen de la estética cartoon y los poderes de un MOBA al uso para dar forma a enfrentamientos de cinco contra cinco en los que, por ahora, sólo la protección y control de objetivos nos llevarán hasta la victoria.

La falta de un lore que nos ponga en situación y la falta de carisma de algunos personajes (probablemente secundada por las citadas comparativas con ‘Overwatch’), además de los errores clásicos de una versión primeriza de un juego, han llevado a ‘Paladins’ a ser el objetivo de múltiples críticas a lo largo y ancho de la red.

Y sin embargo ahí está, colocado como uno de los títulos de Early Access más jugados y superando en número de usuarios a la gran joya actual de Hi-Rez, ese festival de dioses dándose manoplazos llamado ‘Smite’. ¿Por qué? Pues principalmente porque es jodidamente divertido (y gratis).

Paladins2

¿Lo mejor? La sensación de progreso

‘Paladins’ apoya su sistema free-to-play en lo que muchos acabamos pensando que sería ‘Overwatch’, un juego con una serie de héroes gratuitos que podría admitir rotaciones al más puro estilo ‘Heroes of the Storm’ y que, mediante micropagos o utilizando las monedas que ganas con cada partida según tu rendimiento o nivel de héroe, pueden ser comprados de forma gratuita.

Lo que diferencia a ‘Paladins’, y sin duda merece mención, es la inclusión de un sistema de cartas en el que apoyar el progreso de personajes. Es decir, aquí los cofres que vamos ganando conforme subimos de nivel nuestra cuenta no sólo nos ofrecen skins para personajes y armas, también cartas con las que modificar nuestras estadísticas.

Al inicio de cada nivel elegimos una serie de esas cartas conseguidas para modificar cuatro parámetros concretos del personaje: características básicas como longitud de salto o combustible para un jetpack, potenciar las dos habilidades principales y mejorar la habilidad especial que se recarga con el paso del tiempo.

Paladins

Como eres tú el que elige las cartas que utilizas en cada partida y hasta qué punto las mejoras según un sistema de puntos (no puedes llevar todas en nivel legendario, debes escoger qué cartas utilizas y hasta qué punto las mejoras para mantener, o no, un equilibrio), el juego cede hueco a una experimentación y sensación de progreso que se echaba en falta en el juego de Blizzard.

Al poder juguetear y compartir distintas combinaciones con amigos, sumado a la necesidad de ir consiguiendo cartas en cofres o comprándolas con monedas, la sensación de estar avanzando en el juego para conseguir algo más que nuevos trajes resulta muy satisfactoria.

Un juego con mucho margen de mejora

Lo malo de todo esto, porque siempre hay una parte mala, es que buenas ideas como la de las cartas, la posibilidad de utilizar los puntos que hemos hecho en la partida para mejorar estadísticas como enfriamiento de habilidades o daño de nuestras armas, y la alegría que supone poder desplazarte a caballo desde la zona de respawn hasta el meollo de la partida ganando valiosos segundos, chocan directamente con otras que no están igual de pulidas.

Pip Riding Horse

Está la diferencia entre héroes, el cómo este choca directamente con este otro para que la estrategia sea clave en su elección, que no aparece por ningún sitio, cajas de colisión de personajes exageradísimas, mapas repetitivos y sin chispa, héroes demasiado desnivelados y, probablemente la que más me molesta de todas ellas, la falta de una sensación de potencia en las armas.

Da igual que dispares cohetes o dardos, todo el rato parecerá que estás atacando con gominolas porque el juego no sabe transmitir la potencia de fuego que tienes en tus manos. Sin embargo cabe recordar que estamos ante un juego en Early Access, un título con mucho margen de mejora al que sin duda aún le queda un largo recorrido para convertirse en un competidor nato en la nueva escena de FPS con héroes.

Por ahora, lo mejor que se puede decir de él, es que sus prometedoras ideas y su caracter free-to-play lo convierten en un título perfecto en el que seguir mejorando mientras sus desarrolladores se encargan de convertirlo en una parte importante de la escena competitiva. Lo consiguieron con ‘Smite’ y hay razones más que suficientes para que también ocurra con este ‘Paladins’.

Plataformas: Steam
Multijugador: Sí
Desarrollador: Hi-Rez Studios
Compañía: Hi-Rez Studios
Lanzamiento: Disponible en Early Access
Precio: F2P

Sitio oficial | Paladins

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos