Sigue a Vidaextra

Duke Nukem 3d - Analisis

Analizar un juego con más de 10 años de antiguedad es todo un reto. Pero si se trata de un juego como ‘Duke Nukem 3D’, más que un reto, es un homenaje. Y es que estamos hablando, señoras y señores, de mi FPS favorito… al menos hasta la llegada de ‘Quake II’.

Lo primero que debe quedar claro al hablar del mismo es que es exactamente el mismo juego que salió para PC hace 12 años, excepto por un par de detalles, siendo el más curioso de ellos que… los menús del juego están traducido al castellano. Y es que después de tantos años eligiendo el modo de dificultad “Let’s Rock” (si, no soy un gran jugador) se me hace raro encontrar ahora la opción “Dale caña” en su lugar.

Pero vamos a lo que nos interesa ¿Vale la pena comprar de nuevo ‘Duke Nukem 3D’ en su versión para Xbox Live Arcade? Yo creo que sí, y os explicaré por qué.

Un juego mítico

Lo primero que debemos tener en cuenta al hablar de ‘Duke Nukem 3D’ es que es todo un icono. Un símbolo de la época pre-3D que, con unos medios técnicos inferiores a otros títulos de la época, consiguió crear un universo consistente. Era una de las primeras veces que un FPS huía de los entornos de ciencia ficción o los oscuros pasillos espaciales de ‘DooM’ para situarnos en la ciudad de Los Ángeles, y podíamos ver los rascacielos del cielo nocturno al mirar hacia el horizonte.

También era la primera vez que un juego permitía interactuar con tantos elementos del entorno: romper cristales, utilizar los lavabos de un servicio, descorrer la cortina de un cine, jugar una partida de billas… el mundo de ‘Duke Nukem 3D’ estaba vivo, y podíamos explorarlo una vez eliminada la horda de alienígenas que lo invadían.

Duke Nukem 3D - Cinema

Y es que, por si alguien todavía no lo sabe, el argumento del juego es una invasión alienígena de la tierra, invasión a la que el tío Duke se enfrentará él solito con todo un arsenal de armas a cada cual más original. Hasta diez armas (incluyendo el cañon de microondas del Plutonium Pack) que buscan, ante todo, divertir al jugador.

No voy a entrar a comentarlas todas porque son de sobra conocidas, pero para los que no las conozcan, basta destacar la existencia de una pistola que congela a nuestros enemigos para que a continuación podamos patearlos y romperlos en pedazos, o un rayo reductor que los encoge al tamaño adecuado para matarlos de un solo pisotón, o las trampas láser que se activan cuando un enemigo cruza en el camino de su rayo…

Control

Lo primero que sorprende al jugar al juego es que el control es bueno. Sorprendentemente bueno, incluso para quien no esté acostumbrado a jugar a un FPS con un mando. Nada más comenzar a jugar, y sin ni siquiera mirar las instrucciones, enseguida me hice con el manejo. Los gatillos superiores se utilizan para disparar (el derecho dispara nuestro arma y el izquierdo sirve para dar patadas), mientras que con los botones L y R superiores elegimos el arma siguiente o anterior del inventario.

Duke Nukem 3D - Plutonium Pack

Por otra parte, el botón A es el de salto, el X es el de usar (para abrir puertas, activar interruptores…), el Y sirve para agacharnos y, por último, el botón B usa el objeto del inventario que tengamos seleccionado (nos moveremos entre ellos con el pad direccional). Simple y bien pensado, no hace falta más para jugar.

Modo online

Por último, la característica más destacada de esta nueva versión, y la que sin duda justifica principalmente su compra, es el modo online. Y es que hay muchos juegos que superan técnicamente a ‘Duke Nukem 3D’, y más en una consola plagada de FPS como Xbox 360, pero pocos son tan divertidos.

Ningún juego como ‘Duke Nukem 3D’ ha sabido plasmar hasta ahora un multijugador tan gamberro, repleto de trampas para divertirnos a costa de nuestros amigos. Por poner un par de ejemplos: nada como tender una trampa utilizando un Holoduke (una versión holográfica de nosotros mismos) junto al cual habremos plantado convenientemente unas cuantas pipebombs.

Basta esperar un poco, agazapados convenientemente, y en cuanto algún jugador se acerque a cobrarse un frag fácil… ¡Bum! pulsamos el interruptor para hacerle volar por los aires.

Duke Nukem 3D - Dukematch

O, como no, el otro gran clásico a la hora de poner trampas: las trampas láser. Aunque el rayo rojo es bastante fácil de ver (y eviar) en un espacio abierto, son especialmente efectivas si las colocamos, por ejemplo, justo al doblar una esquina, en el marco de una puerta o, mi favorito: a la salida de un ascensor, de modo que cuando el jugador lo haya activado y mire hacia arriba, sea demasiado tarde para evitar la trampa.

El multijugador de ‘Duke Nukem’ está lleno de estas pequeñas satisfacciones que lo hacen tremendamente divertido. Y, si admitís un consejo, jugad en ‘Hotel Hell’ (el antepenúltimo nivel del juego), ya que es uno de los mejores mapas multijugador jamás creado.

También hay un modo cooperativo para hasta ocho jugadores, pero claro, colaborar no es igual de atractivo que fastidiar al contrario… o al menos, no tan divertido.

Conclusiones

El juego no decepcionará a quien ya lo conozca. Y aunque es cierto que se podrían haber mejorado sus gráficos y crear un remake en toda regla (aprovechando la existencia de modificaciones de usuarios con texturas en alta resolución y modelos tridimensionales) lo cierto es que el poder volver a disfrutar de Duke Nukem en multijugador es un importante añadido.

Y es que debido al arcaico sistema de multijugador en red local de MS-DOS que poseía el juego original, era bastante dificil jugar online por internet, tarea que esta versión para Xbox Live solventa por completo. A esto hay que sumarle el ya mencionado modo cooperativo y por tanto la posibilidad de patear traseros alienígenas con otros siete amigos.

Duke Nukem 3D - Cooperativo

Si tuviera que sugerir alguna mejora, apostaría porque Microsoft permitiera compartir de forma fácil los viejos mapas creados para la versión de ‘Duke Nukem 3D’ para PC. Hay auténticas maravillas circulando por internet: un poblado fantasma del oeste americano, rodeado de precipicios y con un tren que para puntualmente cada cinco minutos (y al que podemos subirnos, por supuesto), un circuito de carreras lleno de coches en movimiento, una serie de torres altísimas conectadas por pasarelas desde las cuales afrontamos una muerte segura si nos caemos… e incluso la propia Casa Blanca; son solo algunos de los muchos mapas personalizados que recuerdo del juego.

Pero al margen de elucubraciones sobre el futuro del mismo, y teniendo en cuenta que el juego cuesta 800 MS Points (unos 10 euros) corresponde a vosotros la decisión final sobre si merece la pena la inversión. Quien sabe, quizá nos veamos en alguna partida online…

Ficha Técnica: ‘Duke Nukem 3D’

Duke Nukem 3D
  • Plataforma: Xbox 360
  • Distribuidor: Online
  • Estudio: 3D realms
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 800 puntos

Vídeo | Gametrailers

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios