La primera polémica de ‘Assassin’s Creed IV: Black Flag’ llega por parte de la PETA

Síguenos

Assassin's Creed IV: Black Flag

‘Assassin’s Creed IV: Black Flag’ no ha salido a la venta todavía y ya hay polémica con él. Es más, no se trata sólo de que su fecha de salida esté fijada para el próximo 31 de octubre, es que el juego ha sido anunciado de forma oficial hace un par de días. No importa, la PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) está al tanto de todo y ya ha arremetido contra el juego.

Cuando aparecieron las primeras imágenes del juego pudimos ver alguna que otra ballena asomándose, y más tarde se confirmó que en ‘Assassin’s Creed IV: Black Flag’ podremos pescarlas. Esto es lo que a la PETA le ha disgustado hasta tal punto que ha emitido el siguiente comunicado:

La caza de ballenas —esto es, dispararles con arpones y dejarlas forcejear durante una hora o más antes de que mueran o sean cortadas mientras siguen con vida— podría parecer algo perteneciente al pasado, pero esta sangrienta industria sigue en pie en la actualidad plantándole cara a la condena internacional y es una desgracia que un juego la glorifique. PETA anima a las empresas de videojuegos a crear juegos que celebren la vida de los animales, no juegos que promuevan su dolor y muerte.

Estamos de nuevo ante el típico caso de organización X que quiere llamar la atención y que no acaba de distinguir —o lo hace pero le conviene lo contrario— la línea que separa la realidad de la ficción. ‘Assassin’s Creed IV: Black Flag’, por lo que hemos visto, nos sumergirá en una historia de piratas situada en el siglo XVIII, una época en la que la caza de ballenas llevaba ya un tiempo funcionando a nivel industrial y que los desarrolladores han querido recoger.

Yo en un videojuego puedo matar personas (cualquier FPS sirve), ballenas, ciervos, conejos, lobos… De hecho en el nuevo ‘Tomb Raider’, por ejemplo, podemos hacer todo esto si queremos obtener recompensas. La primera vez que el juego nos obliga a abatir un ciervo para poder comer, Lara se lamenta e incluso le pide perdón al animal. Y todo sigue teniendo lugar en un entorno ficticio, digital.

No quisiera volver a lo mismo de siempre, creo que a estas alturas deberíamos todos tener claro que lo que pasa en los videojuegos se queda en los videojuegos. Y que si puedo o tengo que cazar ballenas poligonales en ‘Assassin’s Creed IV: Black Flag’ lo haré tranquilamente, por mucha estima que le tenga a estos animales. Seguramente estaré de acuerdo con la PETA en muchas de sus ideas, pero aquí ha vuelto a patinar.

Vía | Venturebeat

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios