Compartir
Publicidad
Análisis de Boxboy! + Boxgirl!: un chicle que creíamos caduco y demuestra poder seguir estirándose
Análisis

Análisis de Boxboy! + Boxgirl!: un chicle que creíamos caduco y demuestra poder seguir estirándose

Publicidad
Publicidad

Boxboy! + Boxgirl! es uno de esos juegos con los que uno ya no contaba. Más allá de la despedida que suponía llamar Bye-Bye BoxBoy! al tercer título de la saga, es el típico juego de puzles cuyo chicle no parece poder estirarse más una vez lo has terminado. Ya ocurrió con el primer BoxBoy! hace cuatro años, y también con sus dos entregas siguientes, todas para 3DS.

Sin embargo no estamos ante un juego cualquiera de un estudio mundano. Si algo ha demostrado HAL Laboratory es que no entiende de agotamiento en sus fórmulas, y haber arrastrado la idea de Kirby desde hace más de 25 años da buena cuenta de ello. Boxboy! + Boxgirl! viene dispuesto a demostrar que esa habilidad no está sólo atada a la bola rosa de Nintendo.

A HAL Laboratory no se le acaban los chicles

Nacido como una idea aislada, un proyecto pequeño con la intención de desconectar del trabajo con Kirby, Yasuhiro Mukae empezó a trabajar en el primer BoxBoy! para demostrarse que podía crear un proyecto en el que participar como diseñador y director. El resultado fue uno de los juegos más simples y originales de cuantos llegaron a 3DS.

Box4

Una caja que crea cajas para superar puzles. Dos líneas que actúen como pies para dotarle de la posibilidad de saltar y dos ojos que sirvan como guía para marcar hacia qué dirección está orientado. Simplificar la idea hasta la extenuación, incluso borrando de ella las notas de color o desechando la posibilidad de que sea Kirby el protagonista. Una caja, un Boxboy, y nada más.

Bueno sí, una última cosa. La clásica lección de diseño de videojuegos que Nintendo ha explotado hasta masterizar. La presentación de ideas muy pequeñas y concretas que se vayan trabajando a través de pequeños retos antes de saltar al siguiente tramo, donde habrá otro pequeño cambio que se sumará a la mezcla para mantener el mismo ciclo. 

En el éxito de la fórmula está, por supuesto, el buen hacer de HAL Laboratory para crear niveles y desafíos lo suficientemente escuetos para que nunca haya alguien atascado o aburrido. Un buen ejemplo de esa forma de esquivar el tedio que ofrece el equipo japonés a la hora de reciclar y experimentar con las mismas ideas.

Box3

La idea primigenia

Tal y como ocurría con anteriores entregas la premisa es exactamente la misma. Cada nivel nos obliga a trabajar con un número limitado de cajas que Qbby, el protagonista, podrá llegar a crear. Cajas que, como si del juego de la serpiente se tratase, podremos ordenar en el sentido que creamos necesario para completar el puzle.

Al principio sólo la opción de generarlas y dejarlas en el suelo o lanzarlas tímidamente hacia adelante. Conforme vamos superando niveles, nuevas opciones y habilidades como transportarnos hasta la última que esté sobre suelo firme o golpearlas para enviarlas hasta que choquen con otra superficie.

Todo ello con la intención de salvar huecos, activar interruptores, escalar paredes o evitar que elementos dañinos lleguen a tocarnos. Siempre con la intención de exprimir un concepto durante alrededor de siete niveles antes de poder saltar al siguiente y empezar a combinarlos entre ellos.

Box2

Como reto adicional, una o más coronas repartidas por cada escenario que nos obligarán a rompernos un poco más el coco para conseguirlas y, para mayor complejidad, otra serie de logros sólo desbloqueables si superamos el nivel con un número de cajas concreto. Para los valientes, el regalo de unas monedas especiales que podremos canjear en la tienda en forma de nuevos trajes para los protagonistas.

Las novedades de Boxboy! + Boxgirl!

Como no sólo de nuevos puzles vive Boxboy! + Boxgirl!, el juego introduce a ese segundo personaje para juguetear con una idea que venía aplazándose para otro momento desde el primer título, la creación de un modo multijugador cooperativo en el que ambos personajes deben ayudarse mutuamente para superar niveles. 

En total 270 retos repartidos en tres modos en los que Qudy, una caja alargada con la posibilidad de inclinarse, cierra el plantel de personajes a explotar. Una selección más que generosa con la que, sin embargo, es fácil que sospechosos habituales de la saga se sientan aburridos o sin un reto que sepa saciar su apetito.

Box5

Ocurre especialmente durante los primeros niveles, cuando toca repetir retos de iniciación que ya tienes más que dominados a través de las tres entregas anteriores. Y se hace aún más pesado por el trabajo de HAL a la hora de hacer la experiencia excesivamente pausada. El clásico ritmo nipón de querer explicar y presentar en exceso las cosas cuando lo que te pide el cuerpo es continuar jugando. 

Por supuesto es algo que en absoluto notarán los que se animen por primera vez en la saga, pero resulta irremediable no acabar cansándose del trámite de superar niveles a la velocidad del rayo y luego chocar con menús de selección y pantallas de carga que no deberían hacer acto de presencia a estas alturas de la película. 

La opinión de VidaExtra

Pese a los pocos “pero” que puedas ponerle a Boxboy! + Boxgirl!, lo que prevalece por encima de todo es el gran trabajo de HAL Laboratory al devolvernos a su ya mítico personaje con una buena sartenada de novedades. Ya no por la inclusión del modo cooperativo o Qudy, también por la aparente facilidad con la que evitan repetir ideas de juegos anteriores para seguir experimentando con nuevas.

Boxboy! + Boxgirl! es el típico juego que parece ofrecer mucho menos de lo que realmente esconde. Un proceso de descubrimiento en el que valorar el esfuerzo que hay detrás de la creación de cada pequeño desafío, pero también la demostración por parte de Nintendo, una vez más, que con muy poco se pueden crear grandes experiencias.

Boxboy! + Boxgirl!

Boxboy! + Boxgirl!

Plataformas Switch
Multijugador
Desarrollador HAL Laboratory
Compañía Nintendo
Lanzamiento 26 de abril
Precio 9,99 euros

Lo mejor

  • 270 niveles de puro vicio
  • Una lección de diseño a la hora de crear puzles
  • La opción de jugar en cooperativo

Lo peor

  • El trámite entre niveles puede hacerse muy pesado
  • Inicio repetitivo para los que ya hayan jugado a la saga

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio