Compartir
Publicidad
Análisis de Vaccine: no todo en la vida tiene cura
Análisis

Análisis de Vaccine: no todo en la vida tiene cura

Publicidad
Publicidad

Hay proyectos de naturaleza humilde de los que, por lógica, no se puede esperar demasiado. Es lo que nos sucedió con 'Vaccine' hace un par de semanas, cuando se publicó su último tráiler, con fecha incluida, para casi todos los sistemas actuales. Nos lo tomamos como un homenaje modesto a los survival horror de los 90, claramente inspirado en el Resident Evil' de 1996. Y poco más.

Gráficamente no podía competir con el gigante Capcom, ni tampoco era la intención de los barceloneses Rainy Night Creations. Si nos atraía era por esa vuelta a las raíces del género, y por el concepto interesante de ofrecer salas generadas de manera aleatoria. Al ser de terror, eso potenciaría, a priori, el efecto sorpresa. Aunque por desgracia en la práctica acabe haciendo aguas...

'Vaccine' está muy verde y no es por la sangre de las criaturas (que aquí es roja). Tiene fallos graves de diseño que empañan por completo la experiencia de juego. Y es que a veces no llega con tener una buena idea para destacar.

Buenas intenciones que se derrumban muy pronto

210217 Vaccine Review 01

El punto de partida de este survival horror español nos resultaba interesante, como comentamos hace unas semanas. Nuestro compañero está infectado y tenemos 30 minutos para dar con la vacuna. Podemos escoger entre dos agentes (Manuel G.P. y Rita O'Connor), cada uno con leves diferencias entre sí, pero el objetivo sigue siendo el mismo: la lucha contra el crono para curarlo.

La mansión sobre la que nos encontramos genera sus salas de manera aleatoria, lo que propicia el primer gran fallo del juego: se tienden a repetir los modelos demasiado en una misma partida. Al ser todo tan random, también se puede dar el caso de llegar hasta zonas donde no hay nada o el camino está completamente bloqueado (los pomos rotos en las puertas son lo más común), por lo que daremos vueltas tontamente. Y además, no contaremos con mapa para guiarnos.

Si bien el patrón casi idéntico de las salas se podría pasar por alto hasta cierto punto, hay que tener en cuenta que 'Vaccine' es una aventura que está pensada para morir mucho reintentando la partida una y otra vez. Y esto provocará, inevitablemente, que la sensación de déjà vu se incremente exponencialmente.

Agregar, ya de paso, que bajo esa naturaleza aparentemente de rogue-like se esconde una aventura en la que al morir perderemos todo. Toda nuestra experiencia, al igual que los objetos conseguidos, se irán al garete. Tan solo nuestro rango (en base a nuestra puntuación) y nuestro mejor tiempo en alcanzar la vacuna, serán los únicos que nos recuerden que no vamos a empezar de cero.

Vaccine, un homenaje cansino al survival horror

210217 Vaccine Review 02

'Vaccine' tampoco resulta un alarde de originalidad o variedad en cuanto a sus criaturas se refiere. Parecen la versión pobre de los zombis y lickers de 'Resident Evil' (hasta veremos cómo el monstruo que regenta la vacuna parece el primo lejano de Tyrant), a excepción, tal vez, de las ratas y los murciélagos.

Esa aleatoriedad para presentarnos las criaturas por las salas deriva en trolleadas por parte del juego, que nos puede meter en las primeras zonas un licker, cuando tan solo tenemos un cuchillo, y quedarse tan pancho. No hay ni rastro de coherencia, y eso acaba agotando la paciencia de cualquiera. Porque si bien los zombis son fáciles una vez se les pilla el truco (un par de ataques o tres de cuchillo y unos pasos hacia atrás, y repetir el proceso), contra los otros seres dependeremos en exceso de la pistola o la escopeta. O bien de un repelente de criaturas, cuyo uso dura tan solo los segundos suficientes para matar al bicho.

Como habréis deducido, ese espíritu aleatorio también se impregna de los objetos, aunque subamos el parámetro de suerte. Igual en una partida obtenemos muchos repelentes, pero sin rastro de pistola o botiquines. Y todo se agota muy pronto. Dependemos demasiado de la partida perfecta y no se incita demasiado la rejugabilidad, pese a que sea, irónicamente, su núcleo principal. Porque incluso aunque consigamos la primera vacuna, regresaremos de nuevo al principio (ahí conservando la experiencia y los objetos, tranquilos) y tocará repetir todo de nuevo en otra mansión generada aleatoriamente. Así un par de veces más. Y cansa.

De anecdótico resulta, por lo tanto, que cada acción que hagamos nos reporte experiencia con la que poder subir los distintos parámetros de los personajes (Determinación, Resistencia, Salud, Puntería y Suerte), ya que si nos matan lo perderemos todo. Y tampoco es que en Rainy Night Creations hayan estado muy iluminados con los puzles de los generadores que controlan cada dimensión, y eso que el concepto de su mansión, insistimos, nos resultaba atractivo.

La opinión de VidaExtra

Es una pena el desenlace que ha tenido 'Vaccine', porque ya partíamos de entrada con unas expectativas menores al ser una producción muy humilde. Sin embargo los fallos de diseño pesan demasiado y acaban por lastrar toda la experiencia de juego. Ni el fan más acérrimo de los survival horror de los 90 se los perdonará.

Vaccine

Vaccine

Plataformas Digital (Steam, PS4, Wii U y Xbox One; versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Rainy Night Creations
Compañía Rainy Night Creations
Lanzamiento 21 de febrero de 2017
Precio 9,99 euros (Steam y Xbox One) y 11,99 euros (PS4)

Lo mejor

  • Concepto interesante...

Lo peor

  • ...lastrado por el patrón de las salas
  • Todo es demasiado aleatorio, hasta el punto de ofrecer partidas desiguales que agotan nuestra paciencia
  • Se torna repetitivo (más de lo previsto)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio