Compartir
Publicidad
El nuevo DLC de Watch Dogs 2 se llama Sin Compromiso y, tras jugarlo, el nombre no podría ser más acertado
Análisis

El nuevo DLC de Watch Dogs 2 se llama Sin Compromiso y, tras jugarlo, el nombre no podría ser más acertado

Publicidad
Publicidad

Hay tres formas de acercarse a los DLC. La primera es la de dar más excusas para los que aún no han comprado el juego se decidan a hacerlo. La segunda es la de crear contenido para que la gente que ya está en él siga enganchada. La tercera es la de haber cortado un trozo de la campaña y ahora meterlo para anunciar que hay algo nuevo.

'Watch Dogs 2' se acerca peligrosamente a esa última, ofreciendo un nuevo capítulo que, por escueto y poco original, da la sensación de ser un mero parche que en ningún caso aporta nada más allá de lo que ya vimos en el juego completo.

Sin compromiso (con el fan)

Nada de eso sería un problema de no ser porque superarlo te va a llevar menos de una hora. Si bien es cierto que los fans del multijugador tienen más excusas para seguir pegados a él, dudo mucho que el valor inicial de 'Watch Dogs 2' esté atado a ese aspecto. Al menos en mi caso, su apuesta online fue uno de esos añadidos que están porque tienen que estar, pero no el detonante que me hizo recomendar el juego.

Precisamente por eso aquí esperaba algo más, un golpe sobre la mesa a la altura de las genialidades que entregaba la historia principal en vez de un mero refrito de cosas ya vistas en escenarios y situaciones ya quemadas.

Watchdogs24

Con la excusa de frenar una parodia porno que pretende burlarse de Desde, Marcus y compañía deben poner en evidencia a un director porno que luego acaba siendo algo más que un bromista (trata de blancas en colaboración con la mafia rusa).

Misiones muy descafeinadas

La cosa se complica y lo que parecía una misión de entrar, salir y recoger aplausos, acaba siendo un berenjenal en el que también debes fastidiar a la banda que apoya sus tejemanejes. Eso se traduce en varios segmentos tan diferenciados como conocidos.

Está la misión de infiltración a base de ir saltando de cámara en cámara dentro de un complejo cerrado, la de enfrentarte a la mafia con sigilo en un punto en el que no dispones de armas, la de enfrentarte con armas, la de liarla con un coche y la de atacar la base principal de la mafia con todas las opciones posibles.

La primera fue un paseo, la segunda un festival de tiros gracias a la llamada de bandas y policía que dejó todo limpio mientras yo esperaba pacientemente a que terminase todo sin despeinarme, y con el resto tres cuartos de lo mismo. Para que nos entendamos, ni reto, ni originalidad ni tiempo de juego a destacar.

Watchdogs21

Esperaba algo más

Si me molesta especialmente decir todo eso es porque lo único que puedo decir de ello es que sigue siendo igual de entretenido que la campaña principal, pero es inevitable quedarte de pasta de boniato cuando pasados unos minutos se completa la misión y lo único a lo que puedes saltar es a un multijugador que no me había hecho volver al juego con anterioridad.

Entiendo que ahí está la clave del asunto y que parte del problema es mío, si sigues jugando online a 'Watch Dogs 2' tienes la oportunidad de explotarlo un poco más. No sé hasta qué punto seguirá viva la comunidad del juego, sería cuestión de ver métricas de Ubisoft en ese sentido, pero se me hace difícil imaginar un escenario en el que el comprador del pase de temporada del juego no quede, como mínimo, desencantado con lo que la compañía a puesto aquí sobre la mesa. Menos aún viendo que el cariño hacia otras franquicias como 'Ghost Recon Wildlands' en ese sentido ha sido bastante mayor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio