Compartir
Publicidad
Las primeras horas de juego con Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville me han cautivado, pero se nota que aún está verde
Análisis

Las primeras horas de juego con Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville me han cautivado, pero se nota que aún está verde

Publicidad
Publicidad

Sabíamos que el próximo Plants vs. Zombies: Garden Warfare saldría este mismo año, pero no imaginábamos que EA, tras el vídeo de ayer, lo fuese a lanzar al mercado justo después... a modo de acceso anticipado especial.

Esta Founder's Edition es el juego completo, pero de momento cuenta con pocos modos disponibles. PopCap Games los irá habilitando cada semana hasta el lanzamiento de la versión final el próximo 18 de octubre en Origin, PS4 y Xbox One. Pero como gran seguidor de la casa desde sus inicios con la estrategia, tenía que probarlo y ver si se habían cumplido mis deseos.

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville es lo que había soñado, pero ha salido con prisas

Battle for Neighborville

De entrada, lo estaba más que cantado, tal y como había sucedido con Plants vs. Zombies: Garden Warfare 2, es que volvemos a estar ante una entrega que requiere estar conectados obligatoriamente a Internet para jugar. El motivo es que se ha hecho más hincapié si cabe a su componente social, ahora con servidores que pueden albergar hasta a 24 jugadores a la vez.

El patio de recreo es ahora el punto de reunión para las partidas públicas, viendo al resto de gente en la base de las plantas o en la de los zombis, según se tercie, por si queremos entablar amistad para organizar las partidas de carácter cooperativo. O bien invitar a los colegas. Cada base nos permite hacer lo mismo, por lo demás, que en la anterior entrega, desde practicar hasta personalizar a las plantas y a los zombis, con acceso directo para el resto de modos de juego, como el portal para el multijugador o su historia.

Tiene, eso sí, un núcleo central en forma de parque de atracciones donde se pueden juntar todos los jugadores de ese servidor, a modo de PvP sin ningún tipo de preocupación salvo por pasar el rato haciendo el cabra y ganar puntos de experiencia fáciles disparando, ya de paso, a las múltiples dianas.

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville viene acompañado de muchas novedades y cambios respecto a Plants vs. Zombies: Garden Warfare 2, como a la hora de modificar las habilidades de plantas y zombis. Por ejemplo, ahora el Cactus no cuenta con nueces defensivas, sino que puede pegar un salto y planear breves segundos por el aire; o el zombi All-Star, que ahora su defensa crea una burbuja que cubre un radio mucho más amplio.

Aparte de contar con un control más ágil (ahora todos pueden correr), es muy de agradecer el incremento en la plantilla de personajes, con tres adiciones por cada bando. A saber: Gorro de noche, Bocadragón y Bellota para las plantas; y Héroe ochentero, Patinadora eléctrica y Cadete espacial para los zombis. De todos ellos, me ha encantado Bellota, ya que puede transformarse en Roble de un modo similar al de Zombidito con su Z-Mech.

Un anticipo por fascículos... hasta octubre

Battle for Neighborville

Entrando en faena, hay que recalcar que, por ahora, Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville está muy justo en contenidos. Aparte del citado patio de recreo, tan solo está disponible un modo PvP online (Absorción de territorios), donde habrá que defender o atacar unos objetivos para seguir avanzando y que se queda cojo en comparación a otros modos de la saga, y un modo historia para las plantas llamado Centro. A medida que vayan pasando las semanas se incorporarán más modos de juego, por fortuna.

¿Y qué tal está su renovada historia? Cuenta con un mapa aparte de gran tamaño donde podremos movernos con libertad e ir cumpliendo misiones. Éstas, de momento, no están tan bien planteadas por parar la acción cada dos por tres para mostrar algunas escenas y que la partida se guarde en diversos puntos de control, por si fallamos. Pero es que además he notado varios errores de bulto, como que uno de los jefes se teletransportase al cielo (cuando no puede volar) para acabar muriendo a los segundos y ganar la partida, o que otros se queden quietos sin saber qué hacer. Sí, es una beta

La navegación por el Centro sí que me ha gustado, al resultar muy viva y con muchos secretos por descubrir, no solamente en lo relativo a gnomos ocultos o cofres que contienen diversos tesoros, sino por el aumento de enemigos en pantalla respecto al anterior Garden Warfare. Apetece dar paseos aunque no tengamos marcada ninguna misión, por el simple placer de ir viéndo qué se nos puede plantar a pocos metros o ver un coleccionable.

¿Lo mejor? Aunque aún no haya podido probar su modo cooperativo, según la información facilitada por EA, en consolas vamos a contar, por fin, con un modo cooperativo a pantalla partida para cuatro personas en todos los modos de juego, lo que supone un aumento del doble respecto al anterior.

Yo seguiré escudriñando cada rincón de su Centro a lo largo de estos días hasta que vayan llegando el resto de modos, como Derrotar por equipos, Operaciones de Jardín y Cementerios, Arena de Batallas o el Centro zombi. En líneas generales me han convencido los cambios y novedades, pero aún es demasiado pronto para recomendar su compra al ser acceso anticipado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio