Compartir
Publicidad

Samurai Warriors 4, primeras impresiones

Samurai Warriors 4, primeras impresiones
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dinasty Warriors popularizó el subgénero de acción en tercera persona del one man army, o lo que es lo mismo: un tipo dándose piñazos con grupos de enemigos que rozan lo infinito. La cantidad sobre la calidad les dijeron, y así les pasa luego.

La fórmula ha funcionado bien y hemos tenido versiones de todo tipo. Aunque todo el mundo mira a Hyrule Warriors, Samurai Warriors 4 también quiere ofrecernos una buena ración de ejércitos gigantes a los que matar como si no hubiera un mañana. Ya lo hemos podido probar y estas son nuestras impresiones.

Solos frente a un ejército

Samurai Warriors 4 nos pone en la piel de un pequeño grupo de héroes de la época del Japón imperial con un objetivo muy sencillo: acabar con todos aquellos que se opongan a los deseos de nuestro señor. Con un buen arma en mano, nos lamzamos al campo de batalla a conquistar territorios y a frenar las acometidas de nuestros enemigos. Nosotros solos, claro.

La dinámica es la propia de un género conservador que no ha evolucionado mucho en su mecánica. Escenarios pequeños donde tendremos que ir barriendo del mapa a enemigos para ir desbloqueando zonas, ayudando a otros compañeros en apuros y, en resumen, cumplir todas las misiones que se nos vayan encargando.

sam-1.png

Es un juego de acción en tercera persona pero no un hack and slash por lo que no esperéis complicados sistemas de bloqueo de ataques o movimientos para zafarnos de los golpes. Aquí nuestra habilidad se centra en cómo de rápido podemos acabar con los enemigos de la pantalla a través de dos botones de ataque y una serie de combos sencillos.

También tenemos un tercer botón para realizar especiales pero no se puede decir que Samurai Warriors 4 sea un juego especialmente complejo. Lo que no quita para que disfrutemos como un enano haciendo polvo a todos los soldados mequetrefes a los que el desarrollador del juego ha castigado con la terrible tarea de ser carne de cañón en el campo de batalla.

sam-1.png

Poder cambiar de personaje, y los dos nuevos movimientos no aportan mucha novedad pero la combinación de todos los elementos dentro del juego es lo suficientemente amplia ya que podremos ir subiendo de nivel. También podremos crear nuestro propio personaje, pero esta opción no estaba disponible en demo que hemos probado.

Samurai Warriors 4 no viene para innovar sino para reafirmar las ideas clásicas de la franquicia

El rimo es similar al de otros juegos: rápido, con pocos momentos de pausa y con una imperiosa necesidad de estar siempre en movimiento en el mapa para cubrir diferentes puntos y objetivos. Por fortuna contaremos con un caballo para movernos de forma más rápida por el escenario.

sam-1.png

Gráficamente, hemos jugado a la versión de Playstation 4, es un juego que de momento no supone un escalón más en lo que hemos visto hasta ahora. Muchos detalles en pantalla pero nada que no hayamos visto hasta la fecha. Se ve bien, gana en movimiento respecto a los pantallazos, pero no es uno de los puntos más destacables de esta aventura.

Tecmo Koei no da lugar a ningún engaño con su Samurai Warriors 4. El hecho de que sea un homenaje al décimo aniversario de la saga dejado claro que se trata de un tributo a la compañía y a sus juegos. O lo que es lo mismo: los cambios son pequeños y permanece, a priori, como un juego bastante conservador.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio