Publicidad

Subnautica Below Zero es como tener una máquina del tiempo, volver al pasado y jugar a Subnautica por primera vez
Análisis

Subnautica Below Zero es como tener una máquina del tiempo, volver al pasado y jugar a Subnautica por primera vez

Nunca me cansaré de recomendar Subnautica. Además de uno de los indies más ambiciosos y grandes de los últimos años, y el perfecto ejemplo de hasta qué punto los accesos anticipados pueden salvar a un estudio y conseguir que los juegos crezcan enormemente, es también uno de los mejores juegos de esta generación. Así, sin paños calientes.

Y precisamente por todas esas horas de diversión y descubrimiento que me otorgó en su día, Subnautica Below Zero es tan importante. Porque rejugar un juego está bien, pero hacerlo en un entorno completamente nuevo, y con aún más sorpresas que no ves venir, es una auténtica gozada.

Otra genialidad submarina

Nacido como expansión y convertido después en algo cercano a un Subnautica 1.5 en vez de una secuela, Below Zero nos lleva hasta un nuevo planeta helado con todo lo que ello conlleva. Hay nuevos biomas, animales, recursos, construcciones y vehículos.

Below2

Pese a los cambios, todo resulta más o menos reconocible para quien invirtiese una buena cantidad de horas en el primero, pero como ya imaginaréis los que entréis en ese saco, un nuevo mapa lo cambia todo.

Su historia, uno de los temas que ha ido evolucionando durante estos últimos meses y que promete renovarse y variar con la próxima actualización, es otro perfecto ejemplo de hasta qué punto la gente de Unknown Worlds ha dominado un estilo propio de narrar.

Puedes pasarte meses a lo tuyo sin que la historia avance, esperando el juego a que encuentres en una de tus exploraciones  esa pequeña cueva que desencadene la trama. Me parece brutal cómo esa estrategia te invita a seguir rebuscando en las profundidades más allá de las mejoras que puedas adquirir.

Below3

No quiero hablar aquí más de la cuenta, pero sigue siendo igual de loco y sorprendente que en la primera entrega, más si cabe teniendo en cuenta la entrada en escena de ciertos personajes y el cariz más cinemático y espectacular que han querido otorgarle a esas presentaciones.

A la espera del broche de oro

Si el cúlmen de los vehículos de Subnautica estaba en el excepcional submarino Cyclops, un mastodonte que se convertía en una base móvil para que pudieses olvidarte de la comodidad de tu hogar y salir a buscar misterios, aquí el equivalente sería el SeaTruck.

Haciendo honor a su nombre, estamos ante un camión modulable que empieza como un mero vehículo de paseo al estilo Seamoth, pero con la particularidad de poder engancharlo a distintos añadidos dependiendo de lo que necesitemos en cada momento: camarote, creación de objetos, almacén, garaje para el Prawn…

Below4

Y conducirlo en cualquiera de sus modalidades, qué decir que no se repitiese ya con el resto de vehículos submarinos creado por esta gente. Sin duda una experiencia de lo más satisfactoria, especialmente cuando juegas con teclado y ratón y ves cómo las manos sobre los mandos de la nave se mueven con una sincronización perfecta. 

Poca broma con esto. De verdad. Si Nintendo hiciera un juego de submarinos del futuro, conociendo su pasión por los detalles y el mimo que ponen en cada uno de ellos, sin duda se conducirían así de bien.

Ahora queda por ver cómo cierran la historia y le ponen un lazo. Cómo todas esas mejoras cierran el círculo para poner el broche de oro a un juego que es ya, sin estar terminado, muy recomendable. Y sobre todo, ver qué nos depara el futuro, porque si algo ha quedado claro es que a este pequeño equipo de genios hay que seguirlos muy de cerca.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios