Compartir
Publicidad

'The Flying Hamster'. Análisis

'The Flying Hamster'. Análisis
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Perteneciente al creciente catálogo de Minis de PSP y PS3, ya tenemos disponible en PSN desde hace unos días ‘The Flying Hamster’, la propuesta en plan shoot’em up colorista por parte de The Game Atelier. Una propuesta que se antojaba llamativa, tanto por su estética retro, como por la extraña mezcla de conceptos: ¿un hámster que vuela y que lanza escupitajos para eliminar a los enemigos? Suena bien.

Pero a veces la realidad nos juega de vez en cuando una mala pasada, y con ‘The Flying Hamster’ me he llevado uno de los mayores chascos de los últimos años. No es tan divertido como aparenta. Pero analicemos sus pros y sus contras en su correspondiente análisis.

En los shump, por lo general, la historia es lo de menos. Y aquí a ‘The Flying Hamster’ no se le puede criticar por este aspecto, ya que la premisa para iniciar el aluvión de escupitajos se ve propiciada por el secuestro de la novia de nuestro protagonista. Una novia que será muy propensa a secuestros, como veremos. Los vídeos que nos mostrarán a ambos protagonistas serán de lo más simpáticos, y casi de lo poco destacable.

The Flying Hamster. ¡A escupir se ha dicho!

The Flying Hamster

El problema de ‘The Flying Hamster’ viene al comenzar una partida. Ya de entrada (insisto, aquí la historia es lo de menos, y textos poco veremos) sorprende la chapuza que han hecho en The Game Atelier con su traducción al español. Su “fichero de datos cargado con suceso” hace que el famoso “su fiesta le espera arriba” sea meramente anecdótico. Pero hay más, como el “amuniciones” en vez de municiones. Pero como digo, poco texto veremos, y aunque choca bastante a estas alturas, tampoco hay que darle tanta importancia.

El verdadero problema viene cuando experimentamos el juego en sí. ‘The Flying Hamster’ es sencillo y nos propone pocos retos y poca variedad. Aparte del escupitajo (que podremos recargar para lanzar un disparo más potente, igual que con las demás “amuniciones”) podremos lanzar tomates, plátanos, cerveza, fuego… Pero su duración es muy, pero que muy limitada. Es uno de los principales problemas que le veo. Podemos coger uno de estos tipos de disparo, y a los dos o tres segundos ya lo habremos gastado. Salvo el plátano, que en estado de recarga nos sirve como escudo, y por lo tanto se mantiene indefinidamente hasta que se estrelle en algún enemigo, el resto tienen una vida poco duradera, por lo que nos pasaremos más tiempo escupiendo que otra cosa. Y aún así, con lo poco que quita este disparo (ni en estado de recarga), lo más normal es esquivar a los enemigos y a sus disparos.

Por suerte chocar contra el suelo o las paredes no nos quitará energía, algo que se agradece. Además, habrá fases en las que tendremos que eliminar muros o incluso pasar a toda pastilla por una zona con poco espacio de maniobra. Estas zonas le dan más dinamismo al juego, que ya de por sí peca de poco original, y eso que estéticamente me atraía. Pero no ayuda que haya tan pocas fases: cinco en total. Cada una con títulos muy descriptivos: un bosque junto al mar, ¡qué calor hace aquí!, Japón, en la tormenta, y fuerza de defensa hámster.

The Flying Hamster

Otro de los problemas que le veo (por mucho que lo intente, pocas cosas se salvan en esta creación de The Game Atelier tras haber probado no pocos shoot’em ups) a ‘The Flying Hamster’ es que tiene una curva de dificultad exagerada. Las cuatro primeras fases son muy sencillas, y salvo por despistes o torpeza al utilizar las distintas armas no deberíamos tener muchos problemas. Pero es que en la última… la cosa se desmadra porque se nos juntarán muchas cosas: láseres caprichosos, paredes que nos obligan a calcular mejor nuestros movimientos, más enemigos… En fin, que no se parece en nada al paseo de las anteriores fases. Aunque algo no cambia: el patrón del jefe final es muy previsible. No tanto como los anteriores, pero igualmente con poca variedad de movimientos. Otro de los aspectos en los que falla especialmente, porque a un shoot’em up se le tiene que exigir que el duelo contra los bosses sea todo un reto.

En cualquier caso, una vez superadas todas las fases desbloquearemos el modo difícil, pero sinceramente, no motiva nada a rejugarlo. Además, tampoco se complica tanto la historia. Pero salvo que aún con todo lo visto nos haya gustado y nos pique el obtener un mejor registro de puntos, no veo otro motivo para volver a pasar todo. Ahora bien, al menos la música sí que ha estado a la altura. Pero es que pagar casi siete euros por esto, cuando hay videojuegos gratuitos con mayor duración y variedad… Una pena.

Ficha Técnica: The Flying Hamster

The Flying Hamster
  • Plataformas: PS3 y PSP (Minis)
  • Editor: The Game Atelier
  • Desarrollador: The Game Atelier
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 6,99 euros

Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos