Análisis de Thymesia, el Souls que abraza la alquimia del parry y se diluye en su falta de ambición
Análisis

Análisis de Thymesia, el Souls que abraza la alquimia del parry y se diluye en su falta de ambición

La camada de juegos Souls no parece tener fin. Está claro que Hidetaka Miyazaki junto al equipo de FromSoftware han dado lugar a un género que se nutre de múltiples variantes. Thymesia es una de ellas y apuesta por imitar estéticamente a una de las obras más recordadas del estudio.

OverBorder Studio ha apostado por fijarse en Bloodborne a nivel visual, pero en el apartado mecánico han buscado absorber la maestría con la que debe dominarse Sekiro: Shadows Die Twice. Con todo, el mundo de la alquimia sostiene una trama que se evapora demasiado rápido.

Bienvenido a Hermes

Como bien sabemos, el arte de la alquimia es realmente complejo e inesperado. El uso de pócimas de todo tipo puede ser peligroso y eso es lo que le ha sucedido al reino de Hermes, escenario principal de Thymesia. Sus habitantes comenzaron a codiciar el uso de la alquimia, lo que derivó en una infección incontrolable.

Bajo esta premisa se nos pone al control de Corvus, el cual ha perdido sus recuerdos y debe recuperarlos para devolver el brillo que una vez Hermes supo tener. Como viene siendo habitual en esta clase de títulos, a las primeras de cambio nos topamos con un jefe que nos supera en todos los apartados, por lo que terminamos claudicando.

Ahora sí, tras despertar en la Colina del Filósofo, nos toparemos con Aisemy, un personaje que nos guiará en nuestros primeros pasos por este mundo. El juego posee un planteamiento por niveles, concretamente cuatro, y en cada uno de ellos debemos superar la zona hasta toparnos con el jefazo final.

Thymesia

Si bien varían los lugares, pasando del Árbol del Mar de los Necios a la Fortaleza de Hermes, no lo hacen las armas principales que blandimos. Corvus es muy veloz y se vale de un sable para infligir daño a los monstruos, pero dicho daño no se consuma hasta que atacamos con la garra que poseemos.

A través de la combinación de ambas herramientas es como diezmamos a cualquiera que se ponga por delante, si bien hay una guinda que corona el postre. Todo ello sirve para dejar aturdidos a los enemigos y es en ese momento cuando podemos ejecutarlo sin complicaciones o cargar el ataque de garra para adueñarnos del arma que utiliza.

De esta forma, Thymesia le da una gran variedad a la batería de armas que podemos utilizar. En esta extracción conseguimos una lanza, hacha o martillo de un único uso, pero si descansamos en uno de los numerosos faroles del escenario, podremos desbloquear dicha arma infecta para siempre.

Junto con las mejoras que podemos imprimir, también se pueden realizar diferentes ajustes para el propio Corvus. Usando puntos de habilidad, podemos hacer que el protagonista recupere vida con las ejecuciones, haga dos esquives seguidos o que su defensa aumente cuando tiene la vida al máximo gracias a los talentos.

Thymesia

Por supuesto, si no estamos conformes podemos reiniciar el árbol de habilidades y modificarlo de nuevo, por lo que ninguna decisión es definitiva, dejando margen para la experimentación. Por otro lado están las pociones, que se dividen en tres categorías con características propias que podemos mejorar con atributos nuevos. Con todo, es innegable el peso que posee el parry en Thymesia, mejor conocido como desvío en Hermes.

Al igual que con el amigo Sekiro, esta parte mecánica es fundamental y si estamos acostumbrados a ella, sacaremos una ventaja descomunal en los combates. Los rivales, en la mayoría de las ocasiones, telegrafían sus movimientos, por lo que es fácil anticiparse a lo que van a hacer para evitar el daño.

Si lo hacemos bien, comenzaremos a acumular daño de una forma sorprendentemente rápida y logrando acabar con jefes de un solo plumazo. Una vez te acostumbras, es realmente entretenido combinar las armas secundarias con esquives, desvíos y la forma de jugar que elijas.

Thymesia

Además, los enemigos pueden realizar ataques definitivos, los cuales podemos contrarrestar lanzando plumas para detenerlos. Combinar todas estas mecánicas es realmente satisfactorio y te sentirás en pleno dominio de la situación para superar fácilmente los retos. Sin embargo, todo ello juega en contra de Thymesia.

Un suspiro alquímico

El reino de Hermes recuerda inevitablemente a Yharnam con sus callejones victorianos, detalles rozando lo medieval y esquinas lúgubres. Lo mismo sucede con la Colina del Filósofo, que viene a ser el Sueño del Cazador y que nos permite enviarnos a los mencionados cuatro niveles.

Cada uno de ellos posee la clásica estructura Souls de atajos que se abren para agilizar el paso, enemigos acechando a cada momento y un buen contrincante al final del camino. A pesar de todo, es una lástima que se terminen tan rápido.

Thymesia

Apenas hay nada que hacer más allá de ir directo al objetivo y solo vale la pena desviarse para recoger algún documento con más detalles sobre la historia o fragmentos de recuerdos para subir de nivel. Si bien el diseño del nivel es correcto, no se puede decir lo mismo del bestiario. Es increíblemente escasa la variedad de criaturas con las que pelearemos y tan solo hay un esfuerzo notable con los jefes, los cuales sí que destacan visualmente.

La victoria contra cada uno de ellos se nos recompensará con un objeto imprescindible para crear la Respuesta de Hermes. Se trata de una poción alquímica capaz de curar al reino de la infección, pero para ello debemos averiguar cuál es la fórmula correcta. Teniendo esto en cuenta, podremos desbloquear varios finales en los que acertamos plenamente, damos una de cal y otra de arena o fracasamos estrepitosamente.

Es cierto que podemos regresar a todos los lugares a través de misiones secundarias en las que, en ocasiones, encontramos nuevos jefes ocultos, pero es una pena que tan solo caminemos por cuatro lugares diferentes. Es por ello que la duración es de unas 10 horas, hasta las 20 si quieres sacarle todo el jugo a Thymesia.

Thymesia

Todavía más rápida será la experiencia teniendo en cuenta que los tiempos de carga duran apenas un suspiro. Hablamos de un juego que va directo a la nueva generación de PS5 y Xbox Series -aterrizando en Nintendo Switch gracias al poder de la nube- y sí que se nota en este sentido el buen trabajo realizado. Eso sí, estamos ante una producción AA y todavía se pueden encontrar momentos en los que la pantalla se congela.

Incluso los frames se pueden ir a paseo en situaciones concretas. Además, la traducción no está completa, con mensajes todavía en inglés, mientras que se echa mucho en falta algún tipo de doblaje, ya que nunca oiremos la voz de ningún personaje.

La opinión de VidaExtra

Siguiendo la estela de los títulos Souls, Thymesia se convierte en un divertimento muy pasajero. Si ansías volver a sumergirte en el género, no te toparás con un gran reto, pero disfrutarás de unos combates dinámicos en los que prima el parry sobre todas las cosas. La ambientación posee esa estela que nos dejó Bloodborne y nos permite disfrutar de varios finales.

La rejugabilidad se basa en misiones secundarias que nos invitan a pelear contra jefes opcionales, si bien el contenido es escaso y las monstruosidades con las que nos cruzamos están poco inspiradas. A Thymesia le ha faltado más ambición para brillar, aunque el poso que deja no le impide ser satisfactorio.

cover

Thymesia

Plataformas PS5 (versión analizada), Xbox Series, Nintendo Switch y PC
Multijugador No
Desarrollador OverBoard Interactive
Compañía Team17
Lanzamiento 18 de julio de 2022

Lo mejor

  • Una vez lo dominas, fluyes en los combates
  • La variedad de finales
  • El ramillete de armas infectas

Lo peor

  • El bestiario es escasísimo
  • Poca variedad de escenarios, se echa de menos más contenido

Temas
Inicio
Inicio