Publicidad

Zombies, policías y extraterrestres: las películas a las que homenajea la Trilogía del Cornetto de Edgar Wright
Cine

Zombies, policías y extraterrestres: las películas a las que homenajea la Trilogía del Cornetto de Edgar Wright

¿Qué tienen en común el subgénero de los zombies, el de las buddy cops, y el de las invasiones alienígenas? Por un lado, que todas vivieron su apogeo en las décadas de los 70, 80 y 90. Por otro, que suelen hacer uso de un contexto intencionadamente extremo para tratar temas bastante cercanos, incluso políticos, demostrando que ni siquiera el apocalipsis más improbable es excusa para la evasión. Y por último, que Edgar Wright los ha dirigido todos.

La Trilogía del Cornetto empezó en 2004 con Zombies Party (Shaun of the Dead en su título original), pero no fue hasta la salida de Arma Fatal (Hot Fuzz) en 2007 que se acuñó el término. Ambas incluían algún gag relacionado con los helados Cornetto, el cual se mantuvo más adelante en la conclusión de la trilogía, Bienvenidos al Fin del Mundo (The World’s End, 2013).

Arma Fatal Arma Fatal

A pesar de que se consideran una saga cerrada, realmente cada una es independiente de las demás, y ni siquiera están ambientadas en el mismo universo. Sin embargo, comparten actores, temas, chistes, y un gusto por lo referencial bastante evidente. La primera es un homenaje a las películas de zombies, la segunda a las películas de policías, y la tercera a las películas de extraterrestres. Sabor rojo de Cornetto para la primera, azul para la segunda y verde para la tercera, simbolizando precisamente esos marcos referenciales.

Mucho se ha hablado de estas películas como parodias de todos estos subgéneros, pero en realidad ese término queda bastante lejos de lo que realmente son: largometrajes hechos y derechos, en forma de comedia sí, pero que se encuentran entre lo mejorcito de cada nicho. Simon Pegg, actor principal y coguionista de todas las entregas, ha mencionado en alguna  ocasión que no son parodias porque no menoprecian el material original, sino que lo admiran.

Homenaje sería el término más adecuado por lo que decíamos antes. Son auténticas cartas de amor a los referentes de su respectivo género, plagadas de guiños por todos lados. De eso vamos a hablar hoy aquí, de las principales películas a las que homenajea la Trilogía del Cornetto dirigida por Edgar Wright.

Sin más dilación, comenzamos.

La noche de los muertos vivientes

  • Dirigida por: George A. Romero
  • Año: 1968

La saga de los muertos de George A. Romero es el principal referente de Zombies Party, así como de casi cualquier película de zombies que vino después de ella. La noche de los muertos vivientes prácticamente acuñó el concepto de no-muerto que tenemos hoy en día, estableciendo sus reglas principales, el peligro apocalíptico y las dinámicas de supervivencia ante unos enemigos implacables.

Hay varios guiños a esta película a lo largo de Zombies Party, siendo el más destacable cuando Ed grita por teléfono “vamos a por ti, Barbara”. Frase extraída directamente del film de Romero.

Zombi (Dawn of the Dead)

  • Dirigida por: George A. Romero
  • Año: 1978

Pero el colofón se lo lleva la secuela, llamada aquí en España Zombi, aunque más conocida en el resto del mundo como Dawn of the Dead (no confundir con el remake de 2004 de Zack Snyder). Inspiración básica para Wright no solo en el nombre, con el que hace un juego de palabras (Shaun of the Dead), sino también en el uso de los zombies como pretexto para explorar distintos aspectos del ser humano.

Dawn of the Dead es una más que evidente sátira del consumismo exacerbado y del egoísmo inherente a este, rasgos que se acentúan incluso más durante el apocalipsis de los no-muertos. Zombies Party, aunque no necesariamente se encuadra en la misma línea discursiva, también nos muestra a personajes tan obcecados consigo mismos que apenas se dan cuenta de la amenaza que les rodea hasta que ya es demasiado tarde.

Arma Letal

  • Dirigida por: Richard Donner
  • Año: 1987

Para hacer Arma Fatal, Edgar Wright y Simon Pegg se vieron más de cien películas de acción con el fin de extraer cuantas más referencias mejor. Sería imposible enumerarlas todas, pero al menos no puede faltar la más obvia. Arma Letal es otra de esas películas que ayudaron a redefinir su propio género, marcando un antes y un después para las buddy cops movies.

Hasta el título en español de la película de Wright es un juego de palabras con el clásico de 1987. Y es que casi todo se encuentra también aquí: crímenes, acción a raudales, y sobre todo, dos protagonistas diametralmente opuestos que deben apartar sus diferencias en pos de la justicia.

Saga Dos Policías Rebeldes

  • Dirigida por: Michael Bay
  • Año: 1995

Si hablamos de cine de acción, obviamente no puede faltar Michael Bay. En 1995 dio inicio a una saga en la que la química entre Will Smith y Martin Lawrence como policías poco ortodoxos fue la clave. Ya de por sí esta cinta era una colección de referencias al género, incluida la propia Arma Letal. Pero la acción apabullante y constante marca de Bay, junto a sus protagonistas, es lo que le ha granjeado una identidad propia.

Arma Fatal no solo extrae los elementos básicos. Es decir: dúo protagonista investigando un crimen, frases lapidarias que quedan demasiado bien, o el impresionante tiroteo del tercer acto donde Nicholas y Danny se convierten realmente en dos policías rebeldes (jé). Además de eso, la propia película Dos Policías Rebeldes II aparece tal cual en Arma Fatal. Los dos personajes principales de esta última quedan una noche para verla en casa, junto a la siguiente película que viene a continuación.

Le llaman Bodhi

  • Dirigida por: Kathryn Bigelow
  • Año: 1991

Una de las escenas favoritas de Danny es cuando Johnny Utah (Keanu Reeves) tiene a tiro a Bodhi (Patrick Swayze), el criminal al que estaba persiguiendo. Sin embargo, el vínculo que ambos habían desarrollado mientras Utah se infiltraba en la banda de surfistas atracadores de Bodhi le impide acabar el trabajo, y en vez de eso le deja escapar mientras dispara al aire en señal de frustración.

Arma Fatal recrea más adelante esta misma escena con el propio Danny, aunque no es a Nicholas a quien intentaba disparar, ni mucho menos. Un gag referencial sí, pero en el que resuena ese conflicto entre el deber y la lealtad sobre el que ambas películas giran. Y queda genial.

La invasión de los ultracuerpos (remake)

  • Dirigida por: Philip Kaufman
  • Año: 1978

Los alienígenas nos invaden. Una premisa que se ha usado incontables veces en el cine, especialmente en los últimos años, para contar historias con tintes épicos y guerras a gran escala. Sin embargo, esta cinta (que a su vez es un remake de otra del mismo nombre de 1956) prefiere optar por el terror y el suspense.

No solo nos han invadido, sino que además se están haciendo pasar por nuestros semejantes. Hasta tu vecino podría ser un extraterreste sin que te des cuenta. Ese "están entre nosotros" tan efectivo para contar historias sobre el aislamiento y la falta de empatía y que tan bien supo captar Bienvenidos al fin del mundo con sus "simples".

Están vivos

  • Dirigida por: John Carpenter
  • Año: 1988

Pero si hay una obra magna en esto de las invasiones alienígenas que Bienvenidos al fin del mundo ha seguido como si fuera la Biblia, esa es sin duda la mítica Están Vivos de John Carpenter. Aunque parte de una premisa similar a La invasión de los ultracuerpos, el simple miedo al otro no es aquí precisamente el hilo conductor.

La película es una ácida crítica al capitalismo y a la ideología imperialista, con unos extraterrestres que toman la forma de gente rica cuya única ambición para con los seres humanos es exprimirlos cual ganado. Un marco de opresión en el que ambas cintas, la de Wright y la de Carpenter, plantean la misma pregunta y la misma respuesta: ¿vivir sometidos al yugo alien bajo difusas promesas de prosperidad y tranquilidad, o rebelarnos para reclamar la identidad que nos han robado? Evidentemente, elegimos lo segundo.

La trilogía de los Tres Colores

  • Dirigida por: Krzysztof Kieślowski
  • Años: 1993-1994

Terminamos con un homenaje no tan evidente, pero que sigue siendo crucial. Lo de hacer una trilogía de películas con historias independientes aunque conectadas a través de un hilo temático tampoco es nueva. Edgar Wright ha admitido que, aunque empezó como un simple chiste con helados que se repitió en la segunda película, finalmente quiso hacer algo similar a la trilogía de los Tres Colores de Krzysztof Kieślowski, cuyas tres entregas se estrenaron entre 1993 y 1994.

Azul, Blanco y Rojo (así se llaman las tres prelículas) representan los colores de la bandera de Francia, al ser una producción de este país. Cada una gira alrededor de uno de los tres temas del lema francés por antonomasia: liberdad, igualdad y fraternidad. Todas ellas muestran a personajes que, de una forma u otra, tienen una fuerte conexión con su pasado.

Bienvenidos al fin del mundo Bienvenidos al fin del mundo

Algo que, en cierta medida, comparte la Trilogía del Cornetto. Más allá del aspecto referencial que vemos en la superficie, el de los zombies, los polis y los aliens; las películas de Edgar Wright y Simon Pegg tratan sobre la madurez. Personajes que empiezan siendo básicamente niños atrapados en cuerpos de adulto, y que al salir de su zona de confort se ven obligados a tomar las riendas de su vida para dejar atrás su perpetua adolescencia.

Un crecimiento en el que incluso los espectadores podemos vernos reflejados. Empezamos pensando que es otra parodia más con la comedia por delante, pero acabamos dándonos cuenta de que son algunas de las mejores películas de zombies, polis y aliens que jamás se han hecho. Como cualquier otra cinta de estos géneros, saben perfectamente que eso no es más que una mera capa superficial (y genial, ojo) para contar una historia humana.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios