Compartir
Publicidad
Publicidad

La historia de Lucas Ordoñez: de jugador de 'Gran Turismo' a piloto profesional

La historia de Lucas Ordoñez: de jugador de 'Gran Turismo' a piloto profesional
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que muchos de los que jugáis a ‘Gran Turismo’ os preguntáis hasta que punto es verídico el nivel de simulación del juego. Es más, seguro que más de uno se creerá capaz, merced a los conocimientos adquiridos tras largas sesiones de juego, de ponerse al volante de un vehículo real.

En la mayoría de los casos, claro está, esto puede suponer un fracaso estrepitoso. Porque está claro que ser buen piloto en un videojuego no implica serlo en la vida real. Pero como siempre, existen honrosas excepciones a esta regla. Y una de esas excepciones es el tema de nuestro artículo de hoy: el caso de Lucas Ordoñez, que dió el salto de jugador de ‘Gran Turismo’ a convertirse en piloto profesional.

La historia de Lucas comenzó hace aproximadamente un añ, con su participación, como otros tantos jugadores, en la GT Academy 2008, una competición organizada por Nissan y PlayStation en la que los fans del juego podían demostrar su habilidad con el juego de PS3 ‘Gran Turismo 5 Prologue’. Para ello había que conseguir el mejor tiempo en una vuelta a uno de los circuitos del juego, lo que daba opción a participar en la competición nacional y, si se clasificaban en esta, en la ronda final a nivel mundial.

GT5 Prologue

Pues bien, de entre los 25.000 participantes iniciales, nuestro Lucas,se proclamó campeón absoluto. Junto a Lucas, también fue agraciado con el segundo puesto el inglés Álex Buncombe, que se convertiría en su compañero de equipo.

¿Compañero de equipo? Pues sí, porque el premio para ambos era la posibilidad de participar, esta vez a los mandos de un coche real, en las 24 horas de Dubai TOYO Tires. El coche en cuestión era un Nissan 350Z de categoría GT4. Una bestia de 280 caballos de potencia que ninguno de ellos había conducido previamente... en la vida real, claro está.

Nissan 350Z

Así pues, sin experiencia previa en la competición, Lucas y su compañero demostraron hasta que punto los videojuegos pueden servir como entrenamiento, alzándose con un meritorio 45º puesto del total de 75 participantes en dicha competición.

Después de un resultado elogiable (al fin y al cabo, soportar las 24 horas de competición sin experiencia previa ya impresiona de por sí), los responsables de PlayStation y RNJ Motorsport decidieron que ambos jugadores se habían ganado la oportunidad de seguir demostrando su habilidad como pilotos y les ofrecieron el disputar una temporada completa bajo el paragüas del equipo GT Academy partners RJN Motorsport creado para la ocasión.

Y los resultados no podían ser más espectaculares. Lucas ha firmado una primera temporada espectacular, con dos victorias y tres segundos puestos en el podio. Asimismo, Ordóñez se ha alzado con la plata a nivel individual y, junto a su compañero, ha ganado el campeonatos por equipos. Y todo ello en un final campeonato de infarto, en el que todo se decidió en la última carrera, celebrada en El Algarve, Portugal.

Lucas y Álex celebrando la victoria

En declaraciones de Lucas:

“Estos han sido los 18 meses más alucinantes de mi vida (...) Cuando miro hacia atrás y pienso en todo lo que ha pasado desde que entrara en la competición online de GT Academy con mi PS3, hay demasiados momentos increíbles. Toda esta experiencia ha sido como un sueño. Y qué fin de semana tan sorprendente, lleno de altibajos en la carrera. Terminar ganándola y obteniendo la segunda posición en el campeonato en mi primer año compitiendo es genial. Tanto mi compañero Alex Buncombe como RJN Motorsport han estado fantásticos también, y es fabuloso que ganásemos el título por equipos. No hay duda de que GT Academy ha cambiado mi vida.”

El futuro se presenta muy prometedor, por tanto, para este joven piloto de 24 años que seguro que no imaginaba como su habilidad con el videojuego le permitiría dar el salto, de pleno derecho, a la carrera de piloto de competición profesional.

Y a nosotros, nos deja una historia de superación personal y, sobre todo, un fantástico argumento para replicar a todos aquellos que dicen que los videojuegos “no sirven para nada”.

Vía | Gran Angular, Desconsolados, El Mundo, Vandal, Terra Motor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos