Compartir
Publicidad
El Parlament de Catalunya aprueba una iniciativa de Ciudadanos para favorecer el sector videojuegos. ¿Es suficiente?
Cultura

El Parlament de Catalunya aprueba una iniciativa de Ciudadanos para favorecer el sector videojuegos. ¿Es suficiente?

Publicidad
Publicidad

En período preelectoral todos los partidos políticos se afanan por poner sobre la mesa sus mejores promesas, independientemente de si más adelante van a poder cumplirlas o no por muy descabelladas que suenen en un primer momento. Y los videojuegos, aunque de forma tímida y con muy poca fanfarria, también se cuelan por ahí de vez en cuando.

Este es uno de esos casos: el Parlament de Catalunya aprobó ayer por unanimidad una iniciativa presentada por Ciudadanos en la que la formación insta al gobierno catalán a tomar medidas a favor de la industria del videojuego. Una industria, la nuestra, que mueve mucho dinero a nivel de consumo pero que está a la cola en cuanto a producción y desarrollo.

Es una muy buena noticia que los partidos políticos incluyan medidas favorables a la industria de los videojuegos en sus programas políticos, pero hay que ir más allá

Durante el pasado Mobile World Congress el director general de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), José María Moreno, se reunió con Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Catalunya, con el objetivo de compartir propuestas relacionadas con el sector de los videojuegos en nuestro país. Arrimadas se comprometió a presentar propuestas tanto a nivel autonómico como nacional para favorecer el desarrollo de esta industria ya que, según sus propias palabras, “España debe desarrollar una industria de innovación y cultural como los videojuegos”.

Tras las propuestas llega la aprobación por parte del Parlament de Catalunya de una iniciativa de Ciudadanos que insta al Gobierno catalán a “implementar las medidas necesarias para facilitar las inversiones internacionales de la industria del videojuego, con el objetivo de crear un ecosistema de referencia a nivel internacional en materia de innovación, tecnología y cultura y generar oportunidades laborales, especialmente entre los jóvenes”.

Pero ¿qué medidas son esas?

Aquí es donde el asunto se queda a medias por ahora. Es una muy buena noticia que los partidos políticos incluyan medidas favorables a la industria de los videojuegos en sus programas políticos, como ya os contamos en este artículo a mediados del pasado mes de marzo, pero eso de “implementar las medidas necesarias para facilitar las inversiones internacionales de la industria del videojuego” es demasiado amplio y vago.

¿Qué medidas específicas se van a tomar? ¿Cómo van a conseguir los gobiernos autonómicos, en este caso concreto el catalán, y el gobierno central que la producción y el desarrollo de videojuegos en nuestro país se convierta en una industria fuerte e incluso de referencia? ¿Alguien cree que es suficiente con organizar grandes eventos de videojuegos? Sobre todo si las cosas no se hacen bien: este año vamos a tener dos, la Madrid Gaming Experience y el Barcelona Games World, que se celebrarán en el mismo mes y que surgen de un desacuerdo entre IFEMA y AEVI.

La sensación es que los partidos políticos llevan años mencionando los videojuegos un tanto de pasada en sus programas electorales y la situación actual es la que es: gran consumo de videojuegos, mala infraestructura para su producción y desarrollo.

¿No cabría esperar algo mucho más concreto y potente a estas alturas por parte de todos los partidos políticos?

Podemos hablaba entre otras cosas de la creación de una Agencia del Videojuego que estaría vinculada a la Dirección General de Cultura Digital y dependiente del Ministerio de Cultura y Comunicación; el PSOE de establecer un plan específico de desarrollo de la creación y producción del Videojuego en España, de incentivos y de impulsar el sector; el PP de “potenciar campos de expresión artística y cultural como la animación o la industria del videojuego”. Y poco más.

En mayor o menor medida los principales partidos políticos dejan caer algo sobre la industria de los videojuegos en sus programas, sobre todo desde que les dio por mirar los números y vieron que factura cerca de 1.000 millones de euros al año en España, doblando así la cifra alcanzada por la industria del cine. Pero creemos que las propuestas que hay sobre la mesa son insuficientes y, sobre todo, muy vagas.

Si tal y como dice la iniciativa de Ciudadanos aprobada por el Parlament de Catalunya “la industria del videojuego es un sector vinculado a la innovación, la tecnología y la cultura que lidera el sector audiovisual”, ¿no cabría esperar algo mucho más concreto y potente a estas alturas por parte de todos los partidos políticos? ¿Se volverán a olvidar del tema una vez pasadas las próximas elecciones generales?

En VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio