Compartir
Publicidad
Publicidad

Ratones que juegan a videojuegos: experimentos científicos con el motor de 'Quake II'

Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La liberación del motor de 'Quake II', que se produjo hace ya unos cuantos años (allá por el 2001), no solo afectó a los que quieran desarrollar juegos en primera persona, que a partir de entonces pudieron contar con una herramienta de primer nivel como punto de partida para sus creaciones.

Y es que un motor de videojuego puede tener muchas más aplicaciones de las que parece en un principio, sirviendo por ejemplo para experimentos científicos como el llevado a cabo en la Universidad de Princeton por el neurocientífico David Tank.

El experimento en cuestión tenía por objetivo utilizar a un ratón de laboratorio para estudiar la actividad neuronal del cerebro a nivel celular. En concreto se centraba en la región del hipocampo, en donde se encuentran las neuronas que son activadas cuando el animal explora un lugar y se posiciona en relación a su entorno. Como cuando recorre un laberinto, vamos.

El problema, claro está, es que para medir la actividad cerebral del animal esto sería muy difícil de hacer si éste estuviera en movimiento real, así que se optó por una ingeniosa solución de realidad virtual.

Para ello se colocaron sensores en el cerebro del animal por medio de una especie de casco que lo mantenía fijo en su sitio, mientras sus patas se deslizaban por una especie de "trackball gigante" (para su tamaño, claro está) que replicaba el movimiento del mismo en la pantalla. Y para que este tuviera consciencia de estarse moviendo, frente a el se proyectaban imágenes generadas con una derivación del motor de 'Quake II'. Así pues, la rata creía estar recorriendo un laberinto mientras, en realidad, podríamos decir que estaba jugando a un videojuego.

La pantalla de proyección es una especie de versión en miniatura de una pantalla de IMAX, esto es, una pantalla semicircular que proporciona una sensación más inmersiva del espectador (o del animal de laboratorio, en este caso).

En definitiva, una aplicación curiosa del motor de un videojuego que, por otra parte, también muestra una magnífica implementación a pequeño tamaño de un sistema de realidad virtual.

Vía | Wired Vídeo | YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos