Publicidad

34 trucos y consejos de Desperados III para ser el mejor vaquero de este Salvaje Oeste
Guías y trucos

34 trucos y consejos de Desperados III para ser el mejor vaquero de este Salvaje Oeste

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Han sido muchos años de espera por Desperados III pero ha merecido la pena tanto esfuerzo. Mimimi Games (Shadow Tactics: Blades of the Shogun) lo ha vuelto a bordar, creando el mejor representante de los juegos a lo Commandos.

Si probaste su anterior trabajo de 2016 te sentirás como en casa, de lo contrario te costará aprender ciertas mecánicas hasta que te consideres el mejor vaquero del Salvaje Oeste. Lo importante es tener paciencia y sobre todo... no te precipites.

Nociones básicas al adentrarse en Desperados III

Desperados III
  • Analiza el entorno, porque no hay un solo camino disponible para cumplir una misión. Es importante fijarse en todo lo que nos rodea, porque se nos puede pasar por alto alguna ruta con la que podemos evitar el contacto directo con enemigos. Incluso puertas. Resalta los puntos calientes y no dudes en girar la cámara o hacer zoom, ya de paso. Tómate tu tiempo antes de una jugada.
  • Usa el cono de visión en todo momento para saber hacia dónde mira cada enemigo. Es más, puedes crear puntos fijos que te indican si alguien te puede ver al llegar a esa zona en cuestión. Memoriza cada patrón y no te arriesgues.
  • Agáchate. Todos los enemigos reducen su visión a cierto punto (verde a rayas) y a esa distancia no te pueden ver. El único inconveniente es que te moverás más despacio. Y si por lo que sea, te han descubierto, tienes unos brevísimos instantes para rectificar, bien sea agachándote o saliendo de su cono de visión antes de ponerse en alerta. Pero si están en rojo... la cagaste, Burt Lancaster.
  • Usa el guardado rápido a menudo. Que no te sepa mal usarlo porque es muy práctico y cómodo y te ahorrará muchos minutos de cargas innecesarias. Cuando pases un punto difícil, guarda. Aunque tampoco te pases y guardes con cada aviso de un minuto. Se puede desactivar. De hecho, te lo recomendamos.
  • Por muy cómodo que sea jugar con mando, si juegas desde PC, es mejor que optes por el teclado y ratón al tener más a mano todos los accesos directos.
  • Esconde los cuerpos enemigos (o de civiles inconscientes) en los arbustos, pozos, armarios... o tíralos al vacío. Es muy útil, no solamente para que no te descubran investigando una muerte, por ejemplo, sino que al ocultar un cadáver tras un arbusto dicho cuerpo se esfumará (literalmente) de la pantalla. Genial.
  • Ten cuidado al arrastrar los cuerpos, porque algunos personajes lo hacen de pie (con lo que te descubren fácil y rápidamente) y otros agachados, como McCoy.
  • Fíjate en las peculiaridades de cada protagonista: Cooper puede escalar por las hiedras e incluso nadar, mientras que Héctor puede cargar con dos cuerpos a la vez. Es de vital importancia que sepas de memoria los pros y contras de cada personaje sin tener que consultarlo constantemente para evitar disgustos.
  • De igual modo, presta atención al ruido que genera cada acción. Todo disparo genera ruido en un radio determinado, pudiendo ser mayor o menor según el tipo de arma empuñada. Incluso matar con el cuchillo genera un poco de ruido.
  • Si prefieres evitar las muertes, que sepas que noquear genera menos ruido... pero tendrás que atar después al enemigo para evitar que recobre el sentido y pueda alertar al resto. Eso sí, cuando lo ates y lo metas en un arbusto, por ejemplo, desaparecerá. Y esto se aplica también a los civiles, por si quieres noquear a algún pesado y quitarlo del mapa sin matarlo. Un problema menos.

Aprovechando el entorno de este Salvaje Oeste

Desperados III
  • Usa maniobras de distracción. Ya sea la moneda de Cooper, el silbido de Héctor o la bolsa de McCoy, habrá situaciones en las que deberás provocar al enemigo para que abandone su punto de vigilancia para poder noquearlo o matarlo en un lugar más seguro, lejos de todas las miradas del resto de gente.
  • Ojo, que los civiles si ven un acto criminal, alertarán al enemigo.
  • Es más, buena parte de los enemigos podrán echar en falta a sus compañeros al realizar su patrulla. Si ven que no están, bromearán sobre si han ido a mear... hasta que empezarán a buscar durante un rato. Ten cuidado y espera un poco.
  • Haz uso del modo Duelo. Esta característica ha mejorado significativamente respecto a Shadow Tactics: Blades of the Shogun, al poder realizar de golpe más acciones con el juego en pausa. Puedes usarla con un solo personaje para que ejecute varias habilidades seguidas o bien entre los cinco protagonistas, por lo que es ideal para matar a varios enemigos de una sentada. Planifica bien, porque será indispensable al final de la aventura... No dejes ningún cabo suelto.
  • Si puedes provocar un accidente natural, mejor. Los enemigos no sospecharán si muere alguien por la caída de una roca, por ejemplo. La distracción perfecta. Casi siempre podrás matar a varios pájaros de un tiro y seguir como si nada.
  • No te obsesiones por las placas de desafío. La primera vez que juegas una misión no sabrás qué placas podrás desbloquear, por lo que juega a tu ritmo con lo que te pida el cuerpo. Ya llegará el momento de rejugar (si así lo deseas) para mejorar tu táctica o tu tiempo. Donde sí deberías prestar atención es en la información de ciertas placas, porque te pueden sugerir otras ideas originales.
  • Si no sabes qué hacer, consulta de vez en cuando los objetivos o incluso las pistas que irá soltando el juego según progreses en la misión. Y es que el tamaño de algunos mapas es enorme y no siempre estarán juntos todos.
  • Ten cuidado con los guardias ataviados con un poncho de color rojo, puesto que no abandonarán su puesto de vigilancia ni tampoco se dejan engañar por las maniobras de distracción. Si puedes eliminarlos cuanto antes, mejor.
  • Son peores los casacas largas, de mayor tamaño. Son básicamente una versión potenciada y más dura que tan solo podrá matar en condiciones Héctor con su hacha o sus puños. Si quieres hacerlo con el resto, necesitarás cooperar aturdiéndolo primero con un disparo y rematándolo después con un cuchillo por la espalda y sin que te pille de cara. Así reducirás a cero sus cuatro puntos.
  • La munición es escasa, por lo que no puedes ir en plan Rambo por el Salvaje Oeste. Y ya no digamos si te pones en los niveles superiores de dificultad... Por lo tanto, fíjate bien en los baúles de munición y para quién se corresponde.
  • Ten mucho cuidado con la luz en zonas oscuras, puesto que amplía el cono de visión del enemigo, con lo que ya no te será posible agacharte si hay claridad por esa zona. Apaga las fuentes de luz siempre y cuando te sea posible, aunque el enemigo intente después volver a encenderlas. O aprovéchalo para matarlo.

El variado elenco de héroes en Desperados III

Desperados III
  • Cooper puede disparar su revólver dos veces en una sola acción. El ruido que genera es grande, pero a veces podrás usarlo sin temer por las consecuencias. Y si lo combinas con el cuchillo, podrás matar a tres a la vez. Una bestia parda.
  • El combo "trampa y silbido" con Héctor es sumamente útil. Por un lado, tienes a Bianca, su trampa para osos. La colocas en un punto estratégico y silbas después para que el enemigo siga el rastro de ese ruido. Y... ¡ZAS! Muerto. Si colocas a Bianca en un punto estratégico, te ahorrarás disgustos innecesarios.
  • Recuerda que Héctor es el único que puede cargar con dos cuerpos a la vez. O que McCoy y Kate cargan a uno agachados, reduciendo mucho su visibilidad.
  • Kate es la maestra del engaño cuando consigue un vestido. Salvo con los perros y los casacas largas, puede distraer a cualquier enemigo para que mire hacia donde está ella. Incluso para que la sigan durante unos segundos y que abandonen su puesto de vigilancia. Pero claro, antes hay que tener un disfraz.
  • Por cierto, sus frascos de perfume son uno de los pocos que ciegan hasta a los casacas largas. Muy útil al reducir ostensiblemente su visión. Tenlo presente.
  • Que Kate sea también una maestra de la seducción no significa que no sea letal, puesto que su pistola es una de las mejores al ser súper silenciosa, con un radio de ruido sumamente pequeño. Puedes combinarlo con el "paseo".
  • La pistola de McCoy es probablemente la mejor debido al enorme radio de acción gracias a su mira telescópica. Y también es bastante silenciosa. Cárgate a los ponchos que están en los puestos más elevados sin alertar a nadie.
  • Su bolso es otra buena maniobra de distracción, al hacer que muchos enemigos (salvo ponchos y casacas largas, claro) vayan a investigar, saliendo de su zona de confort. Eso sí, tendrás que recoger después el bolso si lo quieres usar más veces. Sucede lo mismo con el cuchillo de John Cooper.
  • Héctor Mendoza cuenta con una escopeta recortada que puede matar a varios enemigos a la vez. Genera mucho ruido, pero la recompensa es mayor por la sangría que genera con un solo disparo. Que no te dé miedo causar el caos.
  • McCoy, Héctor e Isabelle son los únicos que tienen botiquines.
  • Ya que mencionamos a Isabelle, hay que hablar de la gran incorporación a la saga Desperados. Gracias a sus habilidades con el vudú, puede controlar un enemigo a voluntad sacrificando un punto de vida. Su radio de acción será limitado, pero podrás matar a otros (siempre y cuando no te vean, de lo contrario tardarán poco en dispararte) o provocar algún accidente natural.
  • Aparte del control mental, su mejor habilidad es la de conectar, puesto que permite conectar, valga la redundancia, a dos enemigos para que sufran las mismas consecuencias. Sí, tras disparar esos dos dardos, si matas a uno con tu hoz, el otro morirá aunque esté a 10 metros de distancia. Y lógicamente, puedes combinar conectar con control mental. Isabelle Moreau es brutal.
  • Para colmo, cuenta con una gata, lo que le da un plus de molonidad. Stella es otra maniobra segura de distracción, así que úsala siempre que puedas.

Y si ni con esas puedes, te recordamos los trucos (trampas) para Desperados III.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios