Compartir
Publicidad

Cuatro ediciones del E3 especialmente memorables

Cuatro ediciones del E3 especialmente memorables
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La gran semana del videojuego ha llegado con el E3 2014, cargado como siempre de noticias a todo color, análisis en detalle y grandes promesas para los años venideros. Una vez más hemos oído hablar de vencedores y vencidos, de éxitos y fracasos, de sorpresas y decepciones... Muchas son las pasiones que giran en torno a una cita absolutamente imprescindible para cualquier aficionado o profesional del sector.

Admitámoslo: el E3 nos pone; nos pone mucho. A lo largo de los años hemos visto girar toda una industria valorada en miles de millones en torno a unos cuantos stands llamativos y a unas salas de conferencias abarrotadas, escribiéndose con ello algunas páginas verdaderamente inolvidables en la corta historia de este negocio. Vale, reconozco que algunos años han sido un poco coñazo, pero dejadme ejercer libremente la nostalgia recordando los momentos que sí merecieron la pena.

Desde los tiempos en los que recibíamos las novedades semanas después a través de la revista de turno, hasta estos días en los que descubrimos todo al instante gracias a las maravillas de Internet, el E3 ha cambiado mucho y nosotros con él. Con todo el pescado vendido ya en la edición de 2014, vamos a tirar de archivo para recordar cuatro ediciones del E3 especialmente memorables. Os aviso de que quizás os sintáis un poco mayores leyendo estas líneas, pero yo no me hago responsable.

E3 1997: la edad de los héroes

En el año 1997 la cuarta generación de consolas estaba ya más que agotada y la siguiente hornada de consolas venía liderada por PlayStation, Sega Saturn y Nintendo 64. La batalla no había hecho más que empezar y el destino de las tres plataformas estaba aún por decidir, algo en lo que tuvieron mucho que ver los juegos presentados aquel año en el E3. Frente a ellas, el PC reinaba a sus anchas en su propia categoría y aún tenía por delante unos años especialmente dorados.

'Metal Gear Solid' dejó a todo el mundo boquiabierto gracias a un tráiler absolutamente memorable.

La feria de creciente popularidad celebró su tercera edición en Atlanta, recibiendo 40.000 visitantes para disfrutar de más de 1.500 juegos presentados y de seis conferencias ofrecidas por las grandes compañías del momento. La decisión de abandonar Los Ángeles en favor de la capital de Georgia, muy de moda en aquel momento por la reciente celebración de los Juegos Olímpicos, resultó más bien discutible en el plano organizativo y el chiringuito no tardó en regresar a California, pero a nivel de títulos fue un evento increíble.

El mayor golpe sobre la mesa que se dio en favor de Sony vino por cuenta de Konami con la presentación de 'Metal Gear Solid', título que dejó a todo el mundo boquiabierto gracias a un tráiler absolutamente memorable; recuerdo que en su momento debí verlo cientos de veces. También ayudaron a impulsar la popularidad de la máquina otros títulos llevados a Atlanta como 'Final Fantasy VII', 'Oddworld' o 'Resident Evil 2'.

Nintendo mientras tanto presumía de bits con la consola más potente del momento, aunque curiosamente la presentación de 'GoldenEye 007' no consiguió convencer al público en aquel momento, en parte porque se vio obligado a sufrir comparaciones con otros shooters de PC mucho más vistosos; por suerte, el tiempo puso en su lugar a la excelente obra de Rare. Otros destacados para esta plataforma fueron 'F-Zero 64', 'Star Fox 64' y 'Banjo-Kazooie'.

Pero donde más se centraron los focos en aquel momento fue en desarrollos para PC, con Valve dando los primeros pasos para hacer historia gracias al anuncio de 'Half-Life', aunque es cierto que se encontraba todavía en un estado bastante prematuro de desarrollo. La acción en primera persona lo dominaba todo y durante aquel año el escenario fue ocupado por obras como 'Quake II', 'Sin', 'Unreal', 'Daikatana' y 'Prey'. Por aquel entonces también se empezó a hablar de 'Duke Nukem Forever', historia que ya sabéis cómo acabó.

E3 1999: cultura de la transición

Sony había ganado claramente la batalla con su primera PlayStation, pero el resto de compañías no se iban a quedar de brazos cruzados esperando otra victoria aplastante del novato de la clase. Es por ello que tanto Sega como Nintendo aprovecharon la quinta edición del E3 para poner sobre la mesa sus apuestas de futuro ahora que PlayStation 2 ya asomaba la patita por debajo de la puerta. Eso sí, no todas llegaron igual de preparadas a la cita.

La apuesta más fuerte por el relevo generacional llegó de la mano de Sega, que presentó con Dreamcast su última gran apuesta.

Para su quinta edición, los organizadores de la exposición decidieron regresas a sus orígenes en Los Ángeles, poniendo así fin al experimento de Atlanta. La industria estaba en ese momento en el punto de mira de la opinión pública por terribles acontecimientos aún muy presentes como el de la masacre de Columbine, la cual no tardó en ser vinculada a la influencia videojuegos. Eran tiempos complicados.

La apuesta más fuerte por el relevo generacional llegó de la mano de Sega, que presentó con Dreamcast su última gran apuesta por seguir viva como fabricante, combinando amor por su propia tradición con ideas muy valientes e incluso vanguardistas en algunos aspectos; no obstante, ya sabemos que la cosa no resultó bien para ellos. La consola estaba prácticamente lista y se anunció ya con fecha y precio de lanzamiento, acreditando además muy buenas maneras con títulos como 'Sonic Adventure', 'Soul Calibur' o 'The House of the Dead 2'. Lástima que el entusiasmo del momento no se tradujera en unas ventas acordes durante los años siguientes.

Por su parte, Nintendo y Sony se limitaron a hablar de máquinas en un estado mucho más inicial de su desarrollo. La primera introducía a Dolphin como prototipo de lo que tiempo después sería GameCube, confirmando la participación en el proyecto de IBM y Panasonic; la segunda llegó al evento con unas cuantas demos técnicas muy vistosas pero poco tangibles. Eso sí, ambas dieron aún cancha a sus consolas previas con juegos como 'Perfect Dark', 'Super Smash Bros.', 'Final Fantasy VIII', 'Dino Crisis' y 'Crash Team Racing'. Cosa seria.

Aunque no perdáis de vista al PC, porque ahí también se vivió un desembarco de escándalo con obras que llevaban las capacidades técnicas del momento a nuevos límites como 'Max Payne', 'Deus Ex', 'Quake III: Arena' o 'Los Sims'. Por último, es obligado mencionar también otro intento muy loable aunque definitivamente fallido como fue el de Neo Geo Pocket, que poco pudo hacer ante el protagonismo de una Game Boy Color concebida únicamente para alcanzar el éxito más rotundo posible.

E3 2005: la revolución sí fue televisada

Aunque las conferencias aún quedaban lejos de ser los espectáculos de luces y sonido que hoy en día presenciamos, el E3 había ido creciendo en tamaño y repercusión hasta ser ya el mayor punto de referencia del año para los jugadores. Pero el 2005 fue especialmente importante para su crecimiento global por ser el primer año en que se retransmitió en directo a todo al mundo a través de Internet, algo que hoy en día consideramos simplemente imprescindible. Gracias a ello, todos pudimos unirnos a los 70.000 afortunados asistentes que sí lo vivieron en persona.

Nintendo prometió cambiarlo todo con Revolution, el prototipo que más tarde se convertiría en la superventas Wii.

No cabe duda de que la ocasión merecía semejante despliegue de medios técnicos, pues la séptima generación de consolas se empezaba a introducir en nuestras vidas durante aquel verano. Como bien es sabido, Sega no consiguió sobrevivir a la última batalla, pero los otros tres contendientes se presentaron en Los Ángeles dispuestos a que todas las miradas se posaran sobre ellos. Una vez más, no todos pusieron la misma cantidad de carne en el asador.

Nintendo prometió cambiarlo todo con Revolution, el prototipo que más tarde se convertiría en la superventas Wii, aunque no quiso dejar claro cómo planeaba hacerlo y se reservó todo lo referente a sus singulares controles de movimiento para una posterior presentación en el Tokyo Game Show. Eso sí, aún tuvo tiempo de dar una última y merecida alegría a GameCube con 'The Legend of Zelda: Twilight Princess' (aunque al final muchos lo acabamos jugando en su versión para Wii).

Microsoft había generado una agresiva campaña de promoción previa a la presentación de Xbox 360 y le fue complicado mantenerse a la altura de la expectativas que ellos mismos habían establecido, pero tampoco se defendió mal con un primer anticipo del futuro en títulos como 'Gears of War', 'Project Gotham Racing 3', 'Dead or Alive 4' y 'Perfect Dark Zero'. Por aquel entonces también se dio a conocer 'Alan Wake', aunque tras un largo periodo de desarrollo, el resultado final poco tuvo que ver con lo que pudimos ver aquel año.

Por su parte, Sony prefirió ser más reservada en las semanas previas para soltar la bomba en una conferencia por todo lo alto, siendo con ello la que consiguió salir más reforzada de aquel primer envite. Eso sí, algunas promesas realizadas aquella jornada, como esa que tanta polémica trajo de 'Killzone 2', acabaron pasando factura tiempo después a la imagen de la compañía. Mucho dieron que hablar también juegos como 'Metal Gear Solid 4', 'Heavenly Sword' o ese 'The Getaway 3' que nunca llegó a suceder, aunque para chasco el que nos llevamos con aquella demostración técnica basada en 'Final Fantasy VII' que nos hizo soñar por breves instantes con el remake más deseado de todos los tiempos.

En 2005 las compañías ya no daban la misma relevancia al desarrollo para ordenadores que en épocas anteriores, pero que nadie piense que el PC pasó desapercibido aquel año, pues ahí estuvo Will Wright sorprendiendo con 'Spore', la estrategia pujando fuerte con 'Age of Empires III' y 'Civilization IV', la acción más explosiva que nunca con 'Battlefield 2', 'Call of Duty 2' y 'F.E.A.R.', y por supuesto la épica insuperable de 'The Elder Scrolls IV: Oblivion'. Mucha tela para cortar.

E3 2009: regreso a la grandeza

A pesar de nacer con la vocación de ser una exposición claramente orientada a profesionales, la popularidad del E3 le llevó a convertirse en una cita de masas, algo que cualquier organizador de eventos celebraría dando palmas con las orejas. No obstante, los responsables del E3 parecían estar pensando en otra cosa cuando en el año 2007 decidieron convertirlo en un evento accesible solo bajo invitación y mucho más reducido. Como muestra de ello los 60.000 asistentes del 2006 se vieron reducidos a solo 10.000 en 2007 y a unos exiguos 5.000 en 2008.

Microsoft organizó una fastuosa conferencia por cuyo escenario circularon los supervivientes de The Beatles, Steven Spielberg y Tony Hawk.

Por suerte, la lógica les llevó a dar marcha atrás en 2009 retomando la gran escala y abriendo de nuevo sus puertas a un total de 41.000 visitantes. Las compañías decidieron estar a la altura de las circunstancias con presentaciones como nunca antes se habían visto y fuertes inversiones que demostraban por qué el E3 volvía a ser el reino del videojuego.

Nintendo llegó al evento avalada por el éxito indiscutible de Wii y con la firme promesa de mejorar una presentación bastante pobre realizada en 2008, así que se dedicó a lo que mejor saber hacer, que es anunciar más y más juegos: 'New Super Mario Bros. Wii', 'Super Mario Galaxy 2', 'Golden Sun DS', 'Metroid: Other M' o 'The Conduit' fueron solo algunos destacados. Tras terminar la conferencia, todos nos preguntamos dónde había ido a parar Link, respuesta que respondió el mismísimo Miyamoto posteriormente a puerta cerrada presentando algunos diseños conceptuales de 'The Legend of Zelda: Skyward Sword'.

Mientras tanto, Sony y Microsoft pensaron que algo tendría el agua cuando la bendicen, así que se lanzaron a presentar sus propios controles de movimiento. En el caso de la compañía americana, su apuesta fue el sensor Project Natal, posteriormente rebautizado como Kinect. Para darlo a conocer, se organizó una fastuosa conferencia por cuyo escenario circularon los supervivientes de The Beatles, Steven Spielberg y Tony Hawk, entre otras celebridades. ¿Y juegos? Bueno, de eso también hubo para rato con 'Metal Gear Solid: Rising', 'Forza Motorsport 3', 'Mass Effect 2', 'Left 4 Dead 2' o 'Crysis 2'.

En el caso de Sony el acercamiento al juego en movimiento llegó con PlayStation Move, prometiendo una respuesta perfecta a nuestros gestos pero no muchos títulos para sacarle partido. En cambio, por el formato tradicional sí que tuvimos buenas propuestas con 'Uncharted 2: Among Thieves', 'God of War III, 'Gran Turismo 5', 'Heavy Rain' y ese 'The Last Guardian' que aún seguimos esperando sentados. La casa japonesa también aprovechó la ocasión para dar a conocer la particular apuesta de PSP Go.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio