Fin de partida para Nvidia: la compra de Arm es frenada en seco por los reguladores

Fin de partida para Nvidia: la compra de Arm es frenada en seco por los reguladores
2 comentarios

No alcanzaba las estratosféricas cifras de la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft, pero estamos hablando de un acuerdo histórico. Nvidia presentó una oferta por valor de 40.000 millones de dólares para hacerse con Arm, la empresa líder a nivel mundial en lo referente al diseño de procesadores móviles. Además, sus microarquitecturas cimientan multitud de ordenadores portátiles y de sobremesa.

Ahora, todo se ha ido al garete. La Unión Europea y la FTC (Comisión Federal de Comercio) estadounidense han establecido que existían riesgos importantes para la libre competencia de cerrarse la operación. Un control excesivo sobre la tecnología de computación por parte de Nvidia ha sido el principal argumento, apoyado por quejas por parte de Qualcomm o Microsoft.

La consecuencia directa es clara, tal y como ha anunciado la propia Nvidia. "Las partes acordaron rescindir el acuerdo debido a importantes desafíos regulatorios (...), a pesar de los esfuerzos de buena fe de las partes", explican desde la compañía tecnológica. Nvidia no se libra de pagar, puesto que SoftBank, propietaria de Arm, tiene garantizados 1.250 millones de dólares de compensación por la ruptura de la operación.

Todavía hay más tela que cortar. SoftBank ha decidido lanzarse a bolsa junto con Arm antes de que finalice el año fiscal, es decir, el 31 de marzo de 2023. Independientemente de cómo le vaya a la compañía, el actual CEO de Arm no estará en primera fila para verlo. Simon Segars abandona su puesto para ser sustituido por Rene Haas, antiguo empleado de Nvidia.

Temas
Inicio