Riot Games llega a un acuerdo para pagar 100 millones de dólares tras haber sido demandada por discriminación de género

Riot Games llega a un acuerdo para pagar 100 millones de dólares tras haber sido demandada por discriminación de género
116 comentarios

Riot Games, los creadores de League of Legends, han logrado resolver una demanda que le fue presentada a la compañía en 2018 por las ex-empleadas Melanie McCracken y Jes Negrón. Para ponernos un poco en antecedentes, ese año Kotaku publicó un artículo en el que informaba acerca del sexismo y la discriminación de género que existía en la compañía.

En 2019 accedió a pagar 10 millones de dólares a las personas implicadas. Sin embargo, el Departamento de Vivienda y Empleo Justo de California (DFEH), intervino en todo este asunto y bloqueó la operación al oponerse al acuerdo, ya que la agencia argumentaba que Riot Games debería pagar hasta 400 millones de dólares por los actos cometidos.

No obstante, después de tres años por fin se ha llegado a un acuerdo para que la desarrolladora pague 100 millones de dólares. De esta cantidad, 80 millones irán destinados a mujeres que trabajan actualmente en la compañía o lo hicieron anteriormente desde noviembre de 2014, lo que afecta al menos a 2.365 personas, mientras que los 20 millones restantes serán para los abogados y gastos varios.

Además de todo esto, Riot ha asegurado que realizará cambios sistemáticos sustanciales, lo que conlleva un análisis de igualdad de género en los sueldos, promociones y asignaciones durante tres años. A su vez, se ha comprometido a crear un fondo de 18 millones de dólares, seis por cada uno de estos años, con el fin de financiar las actividades y ajustar el pago de igualdad.

Un representante ha querido pronunciarse al respecto de todo este asunto y sobre la forma en la que lo ha afrontado, prometiendo que de cara al futuro se hará todo lo posible por alcanzar una auténtica igualdad de género en la industria de los videojuegos:

Hace tres años Riot estaba en el centro de lo que se convirtió en un ajuste de cuentas en nuestra industria. Tuvimos que hacer frente al hecho de que, a pesar de nuestras mejores intenciones, no siempre habíamos estado a la altura de nuestros valores. Como compañía nos encontrábamos en una encrucijada; podríamos negar las deficiencias de nuestra cultura o podíamos disculparnos, corregir el rumbo y hacer una mejor Riot. Elegimos esta última opción. Estamos increíblemente agradecidos con todos los miembros que han trabajando para crear una cultura donde la inclusión es la norma, donde estamos profundamente comprometidos con la justicia y la igualdad, y donde abrazar la diversidad alimenta la creatividad y la innovación.
Si bien estamos orgullosos de lo lejos que hemos llegado desde 2018, también debemos asumir las responsabilidades del pasado. Esperamos que este acuerdo reconozca adecuadamente a aquellos que han sufrido experiencias negativas en Riot y demuestr nuestro deseo de predicar con el ejemplo para conseguir una mayor responsabilidad e igualdad en la industria de los videojuegos.
Temas
Inicio