Publicidad

Resogun

Publicidad

'Resogun': análisis

Análisis

Se podría iniciar este análisis de 'Resogun' haciendo un breve símil: si Xbox 360 tuvo 'Geometry Wars: Retro Evolved 2' como uno de sus primeros abanderados descargables, PS4 hace lo propio con 'Resogun', tanto a nivel visual como a nivel...

Leer más »

Publicidad

Noticias de Resogun en Vida Extra

Se podría iniciar este análisis de 'Resogun' haciendo un breve símil: si Xbox 360 tuvo 'Geometry Wars: Retro Evolved 2' como uno de sus primeros abanderados descargables, PS4 hace lo propio con 'Resogun', tanto a nivel visual como a nivel jugable. Toda una delicia si amamos los shumps. Aunque una delicia, como veremos a continuación, que se nos puede quedar un poco corta. Máxime si tenemos en cuenta su precio (vale que sea un regalo de Playstation Plus este mes, pero es algo temporal y no deja de ser un alquiler), que no es barato, precisamente. Pero como primera muestra de lo que puede hacer Housemarque (creador de 'Dead Nation' y 'Super Stardust HD' en PS3) en PS4 nos gusta. Porque le vemos potencial y deja bien claro que el género shoot'em up no está muerto. 'Resogun', un shoot'em up que da muchas vueltas Si vísteis nuestro directo de doce horas con PS4 habréis comprobado de primera mano mi pericia con 'Resogun'. Y también mi torpeza. Me sentía animado para darle caña al modo veterano en directo, con un par, y lo cierto es que llegué sin demasiadas dificultades a la última fase. Hasta que di con el suelo varias veces y lo dejé porque teníamos que pasar a otro juego. Fue un día duro con tantas horas seguidas, pero si de algo sirvió ese streaming por Twitch fue para dejar claras las bondades y carencias de esta obra de Housemarque. Porque un shoot'em up, por mucho que nos guste, si dura un suspiro, ya no es tan bueno. Que en media hora me planté en su quinta y última fase. Pero empecemos por el principio. ¿Qué tiene de especial 'Resogun'? De entrada, su propuesta visual. Porque no es un shump de scroll lateral al estilo 'Gradius' o 'R-Type' (dos clásicos en los que se inspira un montón, por cierto), sino que nos plantea unas fases sobre las que giraremos sobre su eje, de un lado para otro, con total libertad, ya que los enemigos nos atacarán por los dos lados. ¿Y ya está? No, ni mucho menos. A este festival de luces y colores afrontando cientos de enemigos por ambos lados de la pantalla hay que sumarle la tarea de rescatar supervivientes, un poco al estilo de la saga 'PixelJunk Shooter'. En cada una de las cinco fases habrá diez supervivientes, y tan solo podremos rescatarlos cada vez que el juego nos avise de la presencia de los guardianes, fácilmente reconocibles por su destello verde. Si damos con ellos y los eliminamos, soltarán la llave de una celda de un superviviente, y tras ello deberemos rescatarlo para llevarlo a lugar seguro. Todo esto tenemos que deducirlo a medida que vamos jugando, ya que el juego no cuenta con tutoriales. De ahí que al principio no nos pispemos al 100% del tema de los supervivientes, sobre todo con los guardianes especiales, ya que en algunos casos habrá que eliminarlos de forma secuencial, no de golpe. Si fallamos con el orden, el superviviente morirá. ¿Y por qué son tan importantes los supervivientes, os preguntaréis? Porque aparte de darnos una bonificación de puntos, nos darán otras mejoras, como de escudo, arma, e incluso una vida extra. Con la experiencia, y a base de repetir fases ('Resogun' será exageradamente corto, pero es muy rejugable y nos pica constantemente) descubriremos interesantes formas de lidiar con los enemigos y los supervivientes. Por ejemplo, gracias a un trofeo he descubierto que es posible cargar con un superviviente y a la vez dispararle a otro, haciendo que levite en el aire, para, tras esfuerzo y un poco de paciencia, salvar los dos a la vez. Hasta podremos lanzarlos, por si nos vemos con puntería. Aunque aquí habrá que tener cuidado, que si caen al vacío, mueren. Y si liberamos a uno y tardamos en rescatarlo vendrá una nave enemiga para llevárselo, previo mensaje de aviso alertándonos de eso. Y no podemos permitirlo. Festival de luces y colores intenso, pero muy corto Decíamos en nuestro análisis de 'Killer Instinct' que contaba con un "festival de partículas para dejar clara la next-gen", y salvando las distancias, porque estamos ante un género muy distinto, en 'Resogun' se puede aplicar esta misma frase. Porque partículas tras eliminar enemigos las vamos a ver no a cientos, sino a miles, sobre todo contra los jefazos. Se puede echar en falta un poco más de variedad en las fases, porque si bien cambian de fondo y poco de superficie, nos parecerá estar jugando sobre la misma fase cinco veces seguidas. Ahora bien, cumple por lo demás a nivel visual y no molesta por ningún instante tanto intercambio de luces y colores, sabiendo dilucidar perfectamente en cualquier momento cuáles son los disparos del enemigo y cuáles los nuestros. Si nos matan será por culpa nuestra, no del juego. Aparte que esta obra de Housemarque cuenta con una curva de dificultad bastante buena empezando por los propios niveles de dificultad, con tres iniciales (novato, experimentado y veterano) y uno extra (maestro) a desbloquear. Muy diferentes entre sí. Para empezar, el nivel novato tendrá un límite de multiplicador "x5", mientras que en veterano podremos llegar hasta "x15", lo que se traduce en una mayor puntuación de cara a la clasificación mundial o entre los colegas. Pero las diferencias irán a más, como menos disparos de parte de los enemigos o incluso patrones de ataque más reducidos para los jefazos. Al menos es accesible. La gracia de 'Resogun', como en cualquier shoot'em up, será jugarlo en los niveles más altos de dificultad, ya que ahí nos pondrá verdaderamente a prueba, frustrándonos al ver cómo perdemos supervivientes por el camino o perdemos el multiplicador. También aquí nos exigirá sacarle más partido a las habilidades de la nave, siendo especialmente interesantes la de acelerar y sobrecarga. En el streaming que realizamos pensé que acelarar servía solamente para escapar de una situación difícil, pero no. Si usamos esa habilidad (que se recarga con el tiempo) podremos eliminar a cualquier enemigo que toquemos en ese estado, y cuantos más eliminemos mayor será la explosión final al terminar la aceleración. Mientras que sobrecarga es la ideal para hacer frente a una cantidad ingente de indeseables mientras engordamos nuestro multiplicador fácilmente. La pena es que aquí dependemos de las partículas verdes que sueltan los enemigos, con lo que la recarga es mucho más lenta. Y también depende de la nave que escojamos. Que a todo esto, hay tres en total. Cada una cuenta con parámetros de agilidad, aceleración y sobrecarga diferenciados, con la nave Nemesis (este nombre ya es homenaje a otro clásico de los juegos de naves) como la ideal para los expertos ya que cuenta con un nivel muy pobre de sobrecarga, mientras que Ferox es la más nivelada y Phobos la más potente en distancias cortas. En este sentido 'Resogun' está bien nivelado, y si nos va lo de jugar online, nos podemos aliar con otra persona con su cooperativo online. La pena es eso, que sea solamente online, echando muy en falta un cooperativo local que le vendría de perlas. Aunque en parte es lógico debido a su peculiar perspectiva. Sería un caos. En resumen, ¿es 'Resogun' el mejor exclusivo de PS4 hasta la fecha? Para nosotros sí. Lo que no quita que nos hubiese gustado habernos encontrado con un producto más completo que no lo ventilemos a las primeras de cambio. Se echan en falta más modos de juego y más fases, por ejemplo. Pero si os va lo de picaros con las puntuaciones, eso sí, váis a tener juego para rato. Muy divertido.

6,5

Resogun Plataformas PS4 Desarrollador Housemarque Compañía Sony Computer Entertainment Lanzamiento 29 de noviembre de 2013 Precio 14,99 euros Lo mejor Consigue picarnos El ajustado nivel de dificultad Divertido a rabiar Lo peor Que tenga tan pocas fases Y escasez de opciones, como ausencia de coop local Su precio En Playstation Store | Resogun

Publicidad

Inicio