Compartir
Publicidad
Análisis de Batman: Arkham VR. Ahora puedes ser el Caballero Oscuro
Análisis

Análisis de Batman: Arkham VR. Ahora puedes ser el Caballero Oscuro

Publicidad
Publicidad

‘Batman: Arkham VR’ cumple ese sueño que los fans más acérrimos del personaje creado por Bob Kane y Bill Finger llevan teniendo desde hace años: meterse en la piel del mismísimo Caballero Oscuro.

Desde el año 2009, Rocksteady nos ha estado haciendo disfrutar con las aventuras protagonizadas por Batman gracias a su excelente saga Arkham, pero todo lo veíamos de lejos, en la pantalla del televisor o del monitor. ‘Batman: Arkham VR’ lo cambia todo y nos mete de lleno en las azoteas, las calles y las alcantarillas de Gotham.

Estás en Gotham. Eres Batman

Me sigue resultando complicado explicarle a alguien que no haya probado esta tecnología lo que se siente al jugar con un casco de realidad virtual, en este caso concreto el PlayStation VR. Todo se vuelve mucho más íntimo y personal.

Con Gotham, por ejemplo, ya no tienes una representación de la ciudad en una pantalla situada a unos metros delante de ti: estás dentro de ella, en sus calles. Desde las alturas, basta con girar la cabeza a un lado y a otro para ver todos esos lugares que ya conoces gracias a los anteriores Arkham. Están ahí, a tu alrededor. Tienen volumen. Casi puedes sentir los olores, el frío y la humedad. Eso sí, tengo que aclarar que, aunque gráficamente luce de maravilla, el casco no ofrece el mismo detalle y acabado que el televisor por motivos evidentes.

Rocksteady ha hecho un trabajo realmente espectacular. Y sí, la experiencia principal de ‘Batman: Arkham VR’ dura muy poco, vamos a quitarnos de encima este tema ya. En función de si quieres ir a saco o tomártelo todo de forma más pausada, la pequeña historia que nos cuenta ‘Batman: Arkham VR’ puede durarte entre 60 y 90 minutos.

Una vez finalizada aparecerá Enigma y se abrirá una segunda vuelta por la experiencia en la que deberemos encontrar y resolver los distintos acertijos propuestos por dicho personaje, aumentando considerablemente el número de horas que le puede uno dedicar. Por no hablar de todo lo que se va desbloqueando en la batcueva: minijuegos, fichas de personajes, pistas de audio y más.

Batman: Arkham VR

Cómo se juega a Batman: Arkham VR

‘Batman: Arkham VR’ está pensado para ser jugado de pie y haciendo uso de PlayStation Move para obtener el mayor realismo posible, pero se puede disfrutar sentado e incluso con un DualShock sin problemas. En el primer caso veremos las manos de Batman replicando los movimientos que realicemos con los mandos y podremos interactuar con los objetos y los entornos de forma más natural. Sin embargo, la experiencia no está tan pulida como para ofrecer un grado de precisión demasiado alto y a veces las manos pueden hacer extraños.

Además, la zona segura tanto para el casco como para los mandos tiene unos límites, sobre todo en vertical, que pueden hacer desaparecer las manos como por arte de magia. No es algo demasiado importante, puesto que en realidad los movimientos que vamos a tener que llevar a cabo se realizan a una altura segura, pero está ahí.

Por otro lado, si usamos el pad para jugar, bastará con dirigir nuestra mirada hacia el objeto con el que queramos interactuar para que se ilumine. Pulsando un botón, y usando los sticks, llevaremos a cabo todo tipo de acciones: usar palancas, abrir puertas, coger y mover objetos, etc. Resulta todo muy sencillo y, una vez más, el hecho de estar dentro del juego lo hace todo muy espectacular.

La batcueva, por ejemplo, le quita a uno el aliento cuando baja a ella por primera vez. Recuerdo haber estado un rato sin hacer nada que hiciera avanzar la historia, simplemente contemplando la paredes rocosas o el agua caer, jugueteando con algunos cacharros y máquinas, o echándole un vistazo a los vehículos disponibles (sólo dos al principio, luego se pueden desbloquear más).

Alfred me insistía una y otra vez en la misión que debía llevar a cabo, pero yo lo que quería era que me dejara en paz un rato: la batcueva tiene varias zonas y mi intención era examinarlas todas con tranquilidad… y alucinando a cada paso.

El viaje no existe gráficamente, no hay secuencias que incluyan movimientos a gran velocidad. No hay mareos
Batman: Arkham VR

Llegados a este punto creo que debo contaros cómo se desplaza Batman en este juego, ya que en realidad no anda. O, mejor dicho, no vamos a experimentar la sensación de andar estando en la piel del Caballero Oscuro, siendo él. Tampoco vamos a ver en pantalla cómo cruza la batcueva de una zona a otra con el gancho ni cómo va de la batcueva hasta las calles de Gotham en alguno de sus vehículos. Y ahora os explico por qué esto es así y por qué, aunque le resta realismo, me parece una buena decisión.

Los mareos son la razón principal. O más bien, el intento de Rocksteady para evitarlos por completo. Si algo me ha quedado claro durante los días que llevo probando el PlayStation VR en casa con todo tipo de juegos es que es muy fácil marearse cuando el movimiento en pantalla es rápido, sobre todo si nos movemos hacia algún sitio mirando hacia otro lado. Es algo que por ahora no está solucionado, por lo que los estudios tienen que recurrir a otros recursos si quieren esquivar estas situaciones.

Lo que ha hecho Rocksteady es tan sencillo como poco realista pero muy efectivo, ya que es imposible marearse jugando a ‘Batman: Arkham VR’. Si usamos el gancho para movernos por las distintas zonas de la batcueva o al finalizar una misión, no veremos el momento en el que se produce el movimiento. Lanzamos el gancho y, cuando está sujeto en el punto de anclaje, la pantalla se torna negra y sólo escuchamos lo que está sucediendo.

Lo mismo sucede cuando viajamos en el batmóvil, por ejemplo. Pantalla en negro y escuchamos el motor y todo lo demás. El viaje no existe gráficamente, no hay secuencias que incluyan movimientos a gran velocidad. No hay mareos.

Cuando Batman va a pie (cuando vamos a pie, porque ahora somos Batman y no un avatar en tercera persona) la cosa cambia un poco. Desde el punto donde estemos situados podremos movernos a otros puntos cercanos convenientemente señalados con tan solo pulsar un botón. No veremos el desplazamiento tampoco, pero el cambio de ubicación es prácticamente inmediato. Y siempre podremos mirar alrededor en 360º, aunque para no rompernos el cuello tenemos la opción de girar 180º con un botón y ver directamente qué tenemos detrás.

Así pues, podremos observar una misma situación desde distintos puntos y ángulos, algo esencial sobre todo en la primera misión. En ella deberemos averiguar qué le ha sucedido a Nightwing haciendo uso de nuestros juguetitos de detective: el escáner, la posibilidad de hacer avanzar o retroceder una secuencia de eventos, etc. Lo cierto es que nunca había sido tan espectacular y gratificante llevar a cabo este tipo de misiones que también hemos visto en anteriores Arkham.

Impresiona mucho también tener a personajes como Robin o El Joker tan cerca. Ya no son solamente representaciones en una pantalla situada a algunos metros de ti, ahora los tienes delante y son tan altos como tú.

La opinión de VidaExtra

‘Batman: Arkham VR’ es una pequeña muestra de cómo se puede aprovechar la Realidad Virtual para crear experiencias distintas especialmente desarrolladas para ser disfrutadas con un esta tecnología y no debe ser entendido como un videojuego completo. Pero esto mismo, con una historia y una buena elección de situaciones, podría llegar a convertirse en un juego capaz de ofrecer algo distinto. Cruzo los dedos para que Rocksteady se lance con un título completo que ofrezca este tipo de mecánicas.

La RV, tal y como yo lo veo ahora, es ideal para coger universos nuevos o ya existentes y ofrecer juegos que nos los muestren desde otros ángulos. Cuando probé la demo de ‘Portal’ para el HTC Vive hace algo más de un año lo vi claro: un ‘Portal’ tal y como lo conocemos no tendría mucho sentido en Realidad Virtual, pero sí un juego que me pudiera meter en la piel de otro personaje de ese universo, tal vez un ingeniero de Aperture Science, y a partir de ahí montar un relato con sus propias reglas y mecánicas. Sería como ver todo ese mundo desde otra perspectiva totalmente distinta.

Con ‘Batman: Arkham VR’ me ha pasado exactamente lo mismo. Me ha parecido una propuesta ideal para explotar la parte más detectivesca de la saga, para hacer un juego de desarrollo más pausado -no exento de momentos tensos, que los hay- que pueda ofrecernos otro ángulo del universo que desde el año 2009 ha ido construyendo Rocksteady.

Batman: Arkham VR

Batman: Arkham VR

Plataformas PS4 con PSVR
Multijugador No
Desarrollador Rocksteady
Compañía Warner Bros. Interactive
Lanzamiento 13 de octubre de 2016
Precio 19,99 euros

Lo mejor

  • Eres Batman
  • Estar DENTRO de Gotham
  • Las mecánicas de juego adaptadas a la RV

Lo peor

  • Que dure tan poco al no ser un juego completo
  • Que el Move haga cosas raras a veces

Batman: Arkham VR

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos