Síguenos

Ducktales Remastered

Menudo empacho de juegos hemos tenido la semana pasada en el Showroom de Nintendo. Diez juegos en total y con el cierre del ‘Ducktales Remastered’ de WayForward, remake de uno de los títulos más míticos del gran catálogo de la NES. Consola que cumple 30 años precisamente hoy.

Capcom, junto con Disney, nos lo presentó el pasado mes de marzo, y por fortuna (nótese el juego de palabras en referencia al rico tío Gilito) su salida está muy cerca. La duda es: ¿hará honor al original de 8 bits? ¿Qué tal está el nuevo apartado gráfico? ¿Seguirá siendo difícil? Vayamos a verlo.

‘Ducktales Remastered’, esencia de 8 bits

Ducktales Remastered

El mayor temor que se le puede presentar a alguien que haya tenido la suerte de haber disfrutado del ‘Ducktales’ original de NES de 1989 es si la jugabilidad sigue intacta, al igual que su nivel de dificultad. Podéis estar tranquilos, porque sí, ambas cosas se mantienen. El control no podía estar más simplificado (con dos botones, como en la NES), y a la vez ser tan exigente, como antaño.

Con un botón saltaremos y podremos usar después el bastón del tío Gilito, con el que eliminaremos a los indeseables y de paso rebotaremos en el suelo para llegar a zonas más elevadas, y con otro daremos golpes con el bastón a ras de suelo, para romper cosas o lanzar algunos elementos para que impacten contra el enemigo, logrando en algunos casos hacer carambolas con mucha clase.

En esta pequeña demostración de ‘Ducktales Remastered’ pudimos seleccionar el nivel de dificultad entre tres tipos distintos (fácil, normal y difícil), siendo nuestra elección la más cercana al clásico de finales de los ochenta. Y resulta un reto, cómo no. Porque a veces tendremos complicado el sortear a los enemigos debido al poco margen de movimiento al encontrarnos algunas zonas estrechas. Eso por no mencionar que las fases son de por sí largas, aumentando la probabilidad de que nos maten.

Pero con un apartado gráfico más actual

Ducktales Remastered

El píxel tiene su encanto. Da igual el tiempo que pase, que su arte nos parece atemporal. Lo que no quita que el dibujo hecho a mano, cuando se hace con gusto, también nos encante. Como pasa con la gran mayoría de los trabajos de WayForward. Y ‘Ducktales Remastered’ no es la excepción.

Ni las imágenes, ni siquiera los vídeos le hacen justicia. En movimiento, en persona, es una gozada. Es como estar en la serie animada. Lo que no está a su misma altura es el diseño de los escenarios, con un toque distinto que por momentos rompe esa magia. Pero sólo por momentos, ya que los personajes, tanto del bando de los buenos, como el tío Gilito y sus sobrinos, como de los enemigos, copan toda nuestra atención. Eso y los cofres, con sus gemas. Que aquí tendremos que conseguir dinero, y lo habrá por los rincones más recónditos. A veces salteremos y nos caerá el dinero, literalmente. Otras veces tendremos que “atravesar” paredes invisibles para dar con una habitación oculta. Y otras veces calcular bien los saltos con bastón. Nada que no hayamos visto en la NES.

Aunque si se nos pasó en su día, aquí tendremos una oportunidad para remediarlo. Y por plataformas no será, que lo veremos en casi todas las actuales. Como diría Cuba, ¡enséñame la pasta!

Plataformas: PC (Steam), PS3 (PSN), Wii U (eShop, versión analizada) y Xbox 360 (XBLA)
Desarrollador: WayForward
Distribuidor: Capcom
Lanzamiento: 13 de agosto (PC), 14 (PS3), 15 (Wii U) y 11 de septiembre (Xbox 360)
Precio: 14,99 euros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios