Sigue a Vidaextra

SEGA

Ahora los frentes están más abiertos, pero hubo una época en la que las discusiones en el patio del colegio sólo tenían dos protagonistas. Tras conocer el pasado de una de ellas, Nintendo, llega el momento de indagar un poco en el de su rival, la fatídica historia de la todopoderosa SEGA.

SG-1000, la primera consola de sobremesa de SEGA

Vídeo | YouTube

Creada a partir de una fusión entre las compañías Service Games y Rosen Enterprises en 1965, el principal exponente de SEGA en los años venideros serían las máquinas arcade, que apoyadas por el éxito de la marca con máquinas como ‘Periscope’, dieron alas a la compañía para alcanzar una cifra de hasta 140 juegos distintos antes de 1980. Es ese el momento en el que empiezan las idas y venidas a nivel empresarial, intentando entrar en el mercado doméstico licenciando algunos de sus juegos y acabando en manos de la compañía Gulf+Western.

No fue hasta entonces que decidieron dar el salto al hardware de sobremesa presentando la SG-1000. Corría el año 83 y como una señal del castigo que se le venía encima al mercado con la crisis de Atari, la consola no consiguió despegar en Japón, viéndose obligada Gulf+Western ha deshacerse de la marca tras algunas actualizaciones de la máquina que tampoco acabaron de cuajar entre el público.

Es el momento en el que entran en escena nombres clave de la compañía como Yu Suzuki, que entra a trabajar en la compañía para marcar el rumbo sus recreativas con clásicos como ‘Hang-On’ o ‘Space Harrier’, una inyección de optimismo que permitió seguir trabajando para intentarlo una vez más, esta vez con la SG-1000 Mark III.

La llegada de Master System

Sega Master System

La nueva videoconsola Mark III llega a Japón y se da de bruces contra un monstruo en constante crecimiento llamado NES. En SEGA piensan que de perdidos al río e intentan ganar una porción del pastel repitiendo el mismo error que habían cometido unos meses antes. Una capa de pintura, un nuevo diseño y a ver mundo bajo el nombre de SEGA Master System.

El problema es que por aquél entonces la máquina de Nintendo ya llevaba un año de ventaja y los acuerdos con otras compañías para la exclusividad de los títulos dejaron a SEGA en calzoncillos, aclamando a la figura de Alex Kidd para poder luchar contra el fontanero bigotudo que se estaba haciendo con el control.

Había que reponerse del susto, dejar de rezar a ‘Alex Kidd in Miracle World’ y ‘Wonder Boy’ y buscar una solución antes de seguir manteniéndose de las migajas que se recogían en Europa. Si el triunfo de Nintendo tenía algo que ver con su llegada al mercado, el próximo primer golpe lo darían ellos.

Genesis Does What Nintendon’t

Vídeo | YouTube

Dos años después de su llegada a Japón, en 1990, SEGA Mega Drive llega a España. Es el momento en el que empiezo a tener constancia de la marca SEGA, una auténtica locura comparada con la Atari 2600 que se ponía en la tele del salón los domingos lluviosos. Tras pegársela de nuevo en Japón, la compañía experimenta un crecimiento espectacular en el mercado occidental

Alex Kidd queda almacenado en el baúl de los recuerdos, minimizando su aparición en las máquinas de SEGA para dejar el paso libre a la nueva mascota de la compañía, un erizo azul que tras aparecer colgado del retrovisor del coche de la máquina arcade ‘Rad Mobile’, inicia su andadura de la mano de Yuji Naka con ‘Sonic the Hedgehog’.

Es la época más dulce de la compañía, que consigue hacerse un hueco con una publicidad muy agresiva y crítica frente a la competencia, así como con acuerdos importantísimos como el que derivó en la época dorada de Disney y Virgin Interactive, de la que salieron joyas como las ediciones para la máquina de ‘Aladdin’ y ‘The Lion King’, con aquél mítico inicio que rezaba:

Everything the light touches is our kingdom

La segunda entrega de la serie Sonic llega a Mega Drive en un lanzamiento simultáneo a nivel mundial para plantar cara a la reciente llegada de SNES a Europa, momento en el que la filosofía de golpear primero empieza a crecer de nuevo y SEGA inicia un periplo de expansiones técnicas de la consola con inventos como el SEGA Mega-CD y el SEGA 32X.

Saturn entra en escena

Sega Saturn

Con Game Gear prácticamente abandonada a su suerte por culpa de su autonomía y la lucha de David contra Goliat frente a la Game Boy de Nintendo, la compañía intenta revelarse de nuevo con la llegada de las 3D. ¿Pero para qué comprar los periféricos anteriormente mencionados si dentro de nada van a lanzar SEGA Saturn?

Los niños que habían crecido con los títulos de Disney de SEGA Mega Drive reclamaban algo más, y seguir la estela de 3DO parecía ser la opción más recomendable. A finales del 94 SEGA Saturn empieza su aventura con las prisas de siempre, esta vez para que el proyecto de Sony tras su desacuerdo con Nintendo no interfiriese en su camino hacia el éxito.

El resultado fue un lanzamiento con un catálogo que no le hacía honor a la potencia de la máquina, lo suficientemente reducido para que la consola iniciase su periplo en la quinta generación con mal pie. La complejidad de su programación y la posterior llegada de Nintendo 64 acabaron relegando a la máquina a un tercer plano del que nunca más saldría, ni siquiera valiéndose de auténticos juegazos como ‘Panzer Dragoon’ o ‘Virtua Fighter’ para salvarse de un final que acabaron tomándose con demasiada filosofía.

Vídeo | YouTube

Dreamcast, crónica de una muerte anunciada

Sega Dreamcast

Tocaba quemar un último cartucho y ese resultó ser un prototipo conocido como Katana. En noviembre de 1998 la máquina, renombrada como SEGA Dreamcast llega a Japón para hacer lo propio un año después en occidente. El retorno del erizo con ‘Sonic Adventure’ y la promoción del juego del futuro apoyado por su modem online no fue suficiente para convencer al público.

Las ventas de software de la compañía decayeron por culpa de los fallos de seguridad de la máquina y ni siquiera el aumento de ventas en hardware consiguió equilibrar la balanza. Recuerdo el momento exacto en el que conocí el futuro de la máquina: PlayStation 2 se había hecho con el control del mercado provocando el segundo éxito de Sony frente a sus competidores y la portada de mi revista favorita por aquél entonces abría su última edición con la trágica noticia de la muerte de Dreamcast.

No podía creer que SEGA se rindiese de nuevo, no después de ‘Soul Calibur’, ‘Crazy Taxy’ o ‘Jet Set Radio’, no tras haber tirado por los suelos el precio de la máquina y haber depositado yo todas mis esperanzas en sagas como ‘Shenmue’. Si hasta tenían la Visual Memory, eso tenía que encantar a los japoneses sí o sí.

El confuso futuro de SEGA

Sonic

Nada más lejos de la realidad, el problema venía de dentro, de una compañía herida de muerte que tuvo que tomar la decisión de finalizar la producción de la consola en 2001, manteniéndola moribunda unos años más con la llegada a Japón de distintos títulos. No había futuro en el hardware, ni siquiera para continuar con el proyecto de Dreamcast 2 en el que estaban trabajando. Era el fin de la compañía que habíamos aprendido a adorar y el inicio de su periplo como desarrolladora third party.

El punto y final de Dreamcast se ha alargado incluso hasta nuestros días con el reciente anuncio de ‘Redux: Dark Matters’, un título financiado mediante Kickstarter que ejemplifica a la perfección el deseo de muchos usuarios de negar la muerte de la máquina.

El resto de la historia ya la conocéis, los que un día fueron sus enemigos han acabado convirtiéndose en valioso aliados para la salvación de una compañía que sigue corriendo de mano en mano valiéndose de sus éxitos pasados para seguir sacando la cabeza a flote.

Atrás quedan ya las colecciones de cromos sobre sus juegos, los vídeos promocionales y las apariciones de personajes míticos como Segata Sanshiro. El papel de rebelde le venía a la compañía que ni pintado, pero las políticas de mejor y más barato no evitaron un final que aún a día de hoy muchos lamentamos. SEGA, la que se escribía con mayúsculas, ya no es la misma, y ni una aparición repentina en un E3 con una nueva consola bajo el brazo podría arrojar algo de esperanza. Lo único que nos queda a los fans de la marca es centrarnos en los buenos momentos que nos regalaron sus consolas y juegos.

Vídeo | YouTube

Vídeo | YouTube

Más en VidaExtra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

48 comentarios