Sigue a

PlayStation mirada al pasado

Estamos a unas horas de que se desvele el misterio y Sony nos enseñe esa mirada al futuro que prometieron hace unos días. Las espadas están en lo alto y los aguerridos usuarios claman al unísono un sólo nombre: PlayStation 4.

Queremos saber qué demonios tiene Sony preparado para la próxima generación de consolas y el evento especial en Nueva York posiblemente nos saque de dudas. Pero para entender mejor lo que nos depara el futuro no hay nada como echar la vista atrás y contemplar el pasado. Lo que ha sido la marca PlayStation y lo que es a día de hoy. Por eso os damos la bienvenida a este repaso histórico al que hemos llamado: PlayStation, una mirada al pasado.

La historia de PlayStation

Sony

Ken Kutaragi no era precisamente el empleado de Sony más popular. Quizá por edad o por manera de afrontar los problemas no encajaba demasiado con la junta directiva que presidía Norio Ohga en el Sony de finales de los años 80.

Y eso que Kutaragi había conseguido firmar algunos acuerdos realmente impresionantes para la compañía. Un par de años antes, al enterarse de que Nintendo preparaba una nueva consola de sobremesa para reemplazar a su popular NES, consiguió convencer a la compañía japonesa de que necesitaban un chip de audio de altas prestaciones que él mismo había co-desarrollado.

Norio Ohga - Ken Kutaragi

Algo mejor que lo que ofrecía su rival directo y que además Sony tenía a punto de caramelo para empezar la producción. El procesador SPC-700 de ocho canales. Dicho y hecho, Nintendo pasó por el aro y firmó el primer contrato que unía a las dos compañías.

Más tarde, cuando Nintendo se planteaba su futuro y empezaba a conceptualizar que el cartucho quizá no era la mejor solución para los videojuegos que estaban por llegar apareció una extensión del CD-ROM tradicional bastante interesante y que encajaba con lo que quería parte de la compañía. El CD-ROM XA combinaba audio, vídeo y datos comprimidos y permitía el acceso a ellos de forma simultánea.

Además no presentaba los defectos que los soportes magneto ópticos de la época (con los que Nintendo estaba jugueteando como posibilidad) tenían. Lo mejor de todo es que el CD-ROM XA había sido desarrollado por Sony y por Philips así que en ese momento volvió a surgir un nombre en la mesa de los directivos de Nintendo. ¿Cómo se llama el empleado de Sony que nos ha dejado tan contentos con el chip de sonido de la SNES? Ken Kutaragi.

Un contrato injusto

Nintendo quería una unidad lectora de CD’s para su consola de sobremesa. Juegos en un nuevo formato de CD, diseñado por Sony, que pudieran mejorar radicalmente la experiencia de juego en Super Nintendo. Sega, esta es otra historia, también pretendería seguir la misma línea con resultados funestos.

Sony, por su parte, pretendía lanzar una consola compatible con los juegos de Super Nintendo en cartucho y que además pudiese ejecutar los nuevos videojuegos desarrollados para ese periférico óptico de la consola de Nintendo. De haber seguido adelante con el trato la posición de Sony hubiese sido exageradamente ventajosa sobre la de Nintendo.

El contrato de colaboración que establecía esos términos se había firmado a finales de los años ochenta y el panorama había cambiado mucho en poco tiempo. En el CES de 1991 Nintendo y Sony pretendían presentar los productos que habían surgido de su “joint-venture” tras cientos de prototipos. Pero no contaban con la figura de Hiroshi Yamauchi.

Prototipos

Yamauchi, el histórico presidente emérito de la compañía, tuvo acceso al contrato original que se había firmado en 1988 unos días antes de la presentación en el CES 1991 y horrorizado decidió anularlo en secreto y de forma unilateral. Sin entender cómo se había firmado algo que dejaba a Nintendo tan indefensa, el control de los derechos sobre los juegos en CD y el contenido digital pertenecía casi exclusivamente a Sony, se propuso buscar una alianza con Philips, máximo rival de Sony en aquellos tiempos, que resultase más ventajosa para su compañía.

El día de la gran presentación de la joint-venture entre Sony y Nintendo había llegado. Los asistentes del CES esperaban para ver qué era ese dispositivo llamado Play Station en el que habían estado trabajando y Howard Lincoln, presidente de Nintendo of America en aquel entonces, salía al escenario sonriendo. Nadie podía suponer lo que Howard iba a anunciar, al menos nadie en Sony.

Nintendo rompía la relación laboral con Sony, abandonaba todo el trabajo realizado junto a ella y anunciaba un contrato con su máxima rival, Philips. La humillación pública para Sony y su presidente, Norio Ohga, estuvo a punto de mandar al garete toda la inversión realizada en tecnología e I+D. Lo que podía haber sido el final de PlayStation representó el inicio de un viaje tripulado por Ken Kutaragi.

El inicio del viaje

Juegos PSX

Ohga le encomendó a Kutaragi la creación de un sistema de entretenimiento propio que aprovechase todo el camino que ya habían recorrido. Corría el año 1992 y aunque de manera oficial se había roto toda la relación con Nintendo la realidad era otra. Las compañías seguían negociando y mantenían diversas vías judiciales abiertas que estaban minando la paciencia de la vieja guardia de directivos de Sony.

Kutaragi estaba en el ojo del huracán y su trabajo ya era abiertamente cuestionado por muchos. En junio de 1992 se produjo una de las reuniones más importantes de esta pequeña historia. Norio Ohga reclamaba la presencia de Ken Kutaragi frente a la junta directiva para decidir, de una vez por todas, el futuro del proyecto PlayStation. La cancelación definitiva, no les había reportado más que dolores de cabeza y juicios contra Nintendo desde el CES de 1991, parecía clara.

Pero Kutaragi tenía otros planes. Apareció con un prototipo de consola basada en el CD-Rom y capaz de mostrar videojuegos en 3D con total soltura. Si iban a luchar contra Nintendo en su propio terreno aquello era lo más parecido a una bomba atómica que podían tener en su arsenal. Pero no era todo tan fácil.

Sony PSX

La vieja guardia de la junta directiva seguía sin confiar en el proyecto y realmente recelaba de su viabilidad pese a la demostración. Se sumaba además el peligro que podía correr un proyecto de I+D que mantenían junto a Phillips y que a la larga acabaría dando como fruto el DVD.

Ohga, convencido de que sí podía tener futuro, pero intentando tranquilizar a sus halcones tomó la decisión de enviar a Kutaragi y a su equipo lejos de los cuarteles generales de Sony para que siguieran trabajando. Los recibieron con los brazos abiertos en Sony Music, una entidad totalmente diferente aunque propiedad de la misma compañía.

Pero amigos, a veces parece que el destino juega sus cartas sabiendo perfectamente lo que tiene entre manos. En Sony Music encontraron a un equipo de profesionales altamente cualificados comandados por Shigeo Maruyama que puso a su disposición todo el conocimiento acumulado durante años en la industria musical. Cómo atraer jóvenes talentos (desarrolladores), establecer el sistema de distribución, marketing, reparto de beneficios y sentar las bases para una nueva compañía que se conocería a partir de 1993 como Sony Computer Entertainment Inc.

Bajo la dirección de Kutaragi se reclutó a Phil Harrison para atraer a desarrolladores y publishers a la nueva plataforma, se redujo drásticamente el coste de desarrollar para ella en comparación a la competencia y se promocionó el CD-ROM como factor diferencial. Las cartas ya estaban sobre la mesa y Nintendo había quedado fuera de la ecuación mucho tiempo atrás.

Diciembre de 1994 fue el mes elegido para el lanzamiento de PlayStation. Una consola que nueve años más tarde conseguiría la cifra récord de 100 millones de unidades vendidas alrededor del mundo. Un récord que superaría ampliamente años después su sucesora, la PlayStation 2. Pero eso es otra historia.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios