¿Tiene un antídoto para el ‘World of Warcraft’?

Sigue a Vidaextra

WoW

Esta situación se ha dado realmente esta mañana en un centro comercial. En la sección de videojuegos, un tipo que debe rondar los cincuenta y tantos le espeta al dependiente:

¿Tiene un antídoto para el ‘World of Warcraft’?

Así, sin rodeos, con un tono entre serio e irónico que no deja adivinar la verdadera intención tras la frase.

A causa de las gafas de sol que ocultan sus ojos, creo en principio que es jugador de WoW (siempre he pensado, medio en broma medio en serio, que los habitantes de Azeroth se distinguen del resto de los mortales por sus ojeras), pero cuando vuelve a pronunciarse me deja helado.

Mis dos hijos están enganchados al juego y ya no sé qué hacer.

El pobre hombre ha ido a la tienda en busca de ayuda, de algún consejo que, evidentemente, el dependiente no puede proporcionarle.

Pensaréis queridos lectores que, al ser ‘World of Warcraft’ un servicio de pago, la solución podría estar en cerrar el grifo del dinero, pero al parecer los chavales (uno mayor de edad y el otro un menor, WoW tiene una calificación +12) juegan a través de un servidor pirata. La ignorancia de este padre sobre lo que hacen sus hijos ha dejado de ser tal en el momento en que las horas de juego han empezado a traducirse en problemas escolares y de convivencia casera. Finalmente, el hombre se retira cabizbajo musitando:

Lo único que se me ocurre es cortar la conexión a internet.

Azeroth

‘World of Warcraft’ es un excelente juego, más de doce millones de jugadores legales a nivel planetario así lo corroboran. El problema está en que no todo el mundo es igual, y por tanto cada jugador se enfrenta a él de una manera distinta, propiciando en según qué casos un uso extremo.

Al tratarse de un mundo persistente sabemos que sigue funcionando sin nosotros. En este sentido, apagar el ordenador no significa que desconectemos de ese mundo digital, queda siempre la ansiedad por saber qué estará pasando en el juego mientras nosotros no estamos en él.

Un amigo, jugador experimentado y al que considero una persona culta, inteligente y cabal, me dijo un día que iba a empezar a jugar a WoW, que quería saber de verdad qué era esa maravilla de la que hablaba todo el mundo. Después de soltarle bromeando que había sido un placer conocerle, le propuse que escribiera un diario con sus impresiones, sensaciones y anécdotas. Al cabo de unas semanas me comentó que el juego era realmente bueno, después de un mes ya le estaba dedicando más de ocho horas diarias.

¿De dónde sacas el tiempo? Le pregunté. Pues te puedes imaginar, de mi vida social y de dormir menos. Las ojeras que perfilaban su mirada lo identificaban sin duda como un nuevo habitante de Azeroth.

deathwing

Durante años me he encontrado con casos sorprendentes y dispares alrededor de WoW. Una pareja que iba a separarse y que retrasó su ruptura por los lazos intangibles que creaba el juego, una chica con el corazón destrozado que lo utilizó para evadirse del dolor, personas que se enamoraron de personajes y comenzaron relaciones con las personas reales que había detrás,…

¿Tiene Blizzard alguna responsabilidad sobre el uso que se haga de su juego?, ¿Debería prohibirse ese uso a las personas menores de edad?, ¿Sería una solución la restricción de aumento de nivel tras ciertas horas de juego que propone Square Enix en FFXIV?, ¿Qué tiene ese mundo paralelo y persistente que hace que algunos quieran vivir en él llegando a desatenderse del mundo real?, ¿Es todo jugador de WoW proclive al exceso o depende exclusivamente de la personalidad de cada uno?, de cara a la sociedad ¿Perjudica a la industria un juego como este?

Me gustaría que pensarais vuestros comentarios, que compartierais vuestras experiencias y que se creara sobre este tema un debate lúcido además de lúdico. Tened también en cuenta un detalle, como me ha dicho hoy mismo una persona a la que quiero y admiro, tal vez el juego es bueno, y lo que no es bueno es el uso que algunos hacen de él.

Sitio oficial | World of Warcraft

En VidaExtra | ‘Final Fantasy XIV’ y su polémico límite de horas de juego semanales, ‘Hay otros mundos, pero están en éste’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios