Compartir
Publicidad
Tras más de 60 horas en The Division 2 sigo disfrutando como un loco, pero no sé si estoy jugando ¿bien?
Acción

Tras más de 60 horas en The Division 2 sigo disfrutando como un loco, pero no sé si estoy jugando ¿bien?

Publicidad
Publicidad

Eso de jugar bien o jugar mal es bastante relativo, ¿no? Quiero decir, ¿qué significa exactamente que estoy jugando bien a The Division 2? ¿Que sé cubrirme y disparar sin que me maten y me ventilo las misiones principales sin despeinarme en el nivel de dificultad más alto? ¿Que me paso las fortalezas sin morir, a diferencia de mis compañeros de equipo? ¿Que sé dónde colocarme en cada ocasión? ¿Que sé manejar todos los tipos de arma por igual?

Si hago todo eso, ¿estoy jugando bien o simplemente sé hacer esas cosas bien, que son solo una parte del juego? Puedo tener la sensación de que soy el Agente Del Año en The Division 2, con diploma y tal y cual, si todo me sale rodado, pero cuando me pongo en serio a mirar y a trastear las estadísticas, talentos y ventajas de cada arma u objeto que tengo en mi inventario, esta es la maravillosa realidad: no tengo ni idea de lo que estoy haciendo. O casi.

¿Estoy jugando mal, entonces?

Pues no lo sé. ¿Qué es jugar mal? The Division 2 no te dice si esto está bien y aquello no. De hecho, tiene pocas barreras, en general. Yo voy avanzando y, en las más de 60 horas que llevo jugadas, me lo estoy pasando en grande sin dejar de hacer progresos y acumular botín (bueno y no tan bueno) en ningún momento. Elimino a todo lo que se me pone por delante, a veces muero (los enemigos te pueden poner en un aprieto en cualquier calle y en dos segundos sin que sepas por dónde te ha venido la hostia), estoy casi en el tramo final del endgame actual y no hay fortaleza que se me resista especialmente. Bueno, igual una.

¿Morir mucho es jugar mal? En Celeste no, desde luego. En Dark Souls tampoco. Al contrario. En The Division 2... tengo mis dudas. Pero en realidad esto no importa mucho, porque lo que quiero decir es que, de nuevo, si me pongo a mirar las características de cada objeto que llevo encima me invade esa sensación de “me estoy poniendo las armas que más daño hacen y los chalecos, rodilleras y otras mandangas que más armadura me otorgan, sí, pero no sé si están combinados de la mejor forma posible. Probablemente no. Seguro que no. No. Mierda.”

O sea, que estoy jugando mal.

¿No?

Y aquí es cuando se me derrite el cerebro.

Sé que combinando los distintos objetos y armas que tengo en mi poder puedo llegar a tener ventajas en el campo de batalla que todavía no he visto. Pero pasa otra cosa: estas sinergias no se consiguen simplemente equipando las armas y objetos que puedan ayudarse entre sí, ni mucho menos. Hay condiciones. Si tienes un nivel de potencia de habilidad muy alto, por ejemplo, quizás no vas a poder activar un determinado talento que te gusta mucho de un objeto y que iría de maravilla en combinación con no sé qué arma. Entonces te toca bajar ese nivel de potencia de habilidad, para lo cual tendrás que revisar tus otros objetos equipados y ver cuál puedes cambiar. Y a lo mejor ese que al final tienes que cambiar te gustaba por otra razón… ¡DECISIONES!

La build que os voy a dejar en este vídeo es un ejemplo claro. Sin entrar en detalle, básicamente permite disparar sin recargar el arma mientras llena la salud y la armadura siempre y cuando se den unas circunstancias. Echadle un ojo porque es loquísima:

A lo que voy: viendo ese vídeo, podría llegar fácilmente a la conclusión de que estoy jugando mal. No en el sentido de no pasarlo bien o no avanzar, ya he dicho que ese no es el problema, sino simplemente porque no he aprovechado todas las posibilidades que ofrece The Division 2 a través de las ventajas y talentos tanto de armas como de equipo.

O no. Quizás estoy jugando bien y lo que sucede es que todo esto de conseguir las builds más locas y las mejores sinergias entre todo el equipo está solamente reservado a aquellos jugadores que quieren exprimir todo lo que ofrece el juego al 100%. Y a lo mejor quiero estar en esa posición, pero también es cierto que me explota un poco la cabeza cuando intento cuadrar los talentos de seis piezas de equipo distintas. ¿Me tengo que hacer un Excel o qué? ¿Cómo lo hacen esos titanes?

Un momento. Echadle un vistazo a este otro vídeo de Mtashed:

El resumen del vídeo de Mtashed, un tío que le ha echado horas y horas al juego y que ha publicado vídeos super interesantes con consejos de todo tipo, es "me siento como un idiota". Precisamente porque después de tantas horas invertidas en The Division 2 se ha dado cuenta, ahora, de que hay algo que ha estado pasando por alto durante todo este tiempo. En este caso un tipo de talento de arma que otorga ventajas cuando está enfundada. Y claro, si se te escapan estas cosas, te pones a despiezar equipo y luego, cuando caes en la cuenta, te preguntas: ¿me habré cargado algo super útil sin saberlo?

Pues sí, te has cargado un montón de cosas útiles. Pero no pasa nada. Y sigues jugando.

En fin. Lo interesante de The Division 2, como decía más arriba, es que le pone muy pocas barreras a todo aquel que quiera jugar. De hecho, la realidad es que cada cual puede jugar como quiera, independientemente de la existencia de algunas builds maravillosas, y se lo va a pasar en grande a poco que le guste el género.

Estoy jugando bien. Y mal. Y bien. Pero me da un poco igual porque estoy disfrutando. Pero sé que alguien vendrá a decirme que estoy jugando mal. Y otros me dirán que ni bien ni mal, que tampoco es eso. Yo qué sé.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio