Compartir
Publicidad

'X-Men Orígenes: Lobezno'. Análisis

'X-Men Orígenes: Lobezno'. Análisis
Guardar
44 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Da gusto poder decir de un juego basado en una película que es una excepción dentro de la tónica general en cuanto a nivel cualitativo al que nos tienen acostumbrados la gran mayoría de estas adaptaciones. ‘X-Men Orígenes: Lobezno’, aunque gracias a todo el material que habíamos visto antes de su lanzamiento ya nos lo imaginábamos, es un buen juego.

Me vais a permitir que realice este análisis sin haber visto la película en la que se basa el videojuego. Más que nada porque no sé cuándo se producirá este momento, si es que llega… además, hace escasas horas que lo he completado y tengo todavía la sangre fresca en mis garras, necesito limpiarlas un poco.

Lo que sí puedo deciros es que, según he leído por ahí, el 90% del argumento de la película está incluido en el juego, cuyo hilo argumental está formado por esa parte extraída de la película y por elementos totalmente nuevos creados por Raven Software. Lo curioso es que la mayor parte del juego se engloba dentro de esa parte ideada por los desarrolladores.

La historia se nos cuenta haciendo uso de dos tramas paralelas separadas en espacio y tiempo. Es decir, por un lado llevaremos a cabo una serie de misiones que transcurren en un momento determinado en entornos digamos civilizados y, por el otro, tres años antes en una selva al más puro estilo ‘Tomb Raider’.

En ambos casos la ambientación es fantástica. El motor gráfico usado es el Unreal Engine 3 y se nota. Tanto el modelado de los personajes como las texturas y el aspecto general de todo el conjunto es notable. Además no cae en el uso excesivo de tonos grises y oscuros. De hecho la selva es tan verde y bonita que asusta. En serio, hay momentos en los que nos encontramos a una altura realmente considerable desde la cual podemos contemplar un panorama digno de postal.

El aspecto de los personajes, como decía, es fantástico. De hecho podemos reconocer claramente los rasgos de Hugh Jackman en el papel de Lobezno y de Isaac Liev Schreiber en el de Dientes de sable, por poner un par de ejemplos. Me refiero a los modelos jugables, aunque también habría que mencionar la calidad de las escenas CGI, donde en ocasiones cuesta digerir que estemos viendo imágenes generadas por ordenador.

X-Men Origins: Lobezno

Creo que ha quedado claro que gráficamente ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ va muy bien servido, aunque es cierto que en determinadas situaciones el framerate llega a caer en picado regalándonos algunos segundos de trompicones varios, pero en absoluto es algo preocupante. La banda sonora es muy cañera y las voces vienen dobladas al castellano de forma más que digna, así que aquí no podemos pedir mucho más.

Todo esto está muy bien, pero lo verdaderamente importante es que, tras entrarnos por los ojos, el resto acompañe. Y lo hace. ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ es un título de acción de los que nos exigen machacar los botones una y otra vez para deshacernos de la multitud de enemigos que nos atacan a la vez, pero tiene muchas otras cosas. Antes he mencionado al ‘Tomb Raider’ al hablar de la ambientación de una de las tramas del juego, pero el parecido no acaba ahí. Como si de Lara Croft se tratara nos encontraremos en muchas ocasiones ante puzles a resolver para poder seguir avanzando. Pensándolo bien, si tuviera que representar el juego en forma de ecuación matemática sería el resultado de sumar ‘Tomb Raider’ + ‘God of War’ + ‘Ninja Blade’. Salvando las distancias entre los diferentes títulos, sobre todo a nivel de ambientación, podría ser algo así.

Los puzles que nos vamos a encontrar en ‘X-Men Orígenes: Lobezno’ son muy equilibrados. Es decir, ninguno nos va a dar demasiados quebraderos de cabeza pero, siendo sencillos, sí que nos obligará a pensar un momento cuáles son los pasos que tenemos que llevar a cabo para conseguir nuestro objetivo. Se agradecen y resultan un buen momento para olvidarnos (brevemente, eso sí) de tener que estar dando cuchilladas a diestro y siniestro. En cualquier caso también contamos con unos instintos animales que nos permitirán detectar elementos clave del escenario e incluso nos darán pistas sobre el camino a seguir.

Las misiones, a su vez, son muy variadas y en general están muy bien planteadas. Además el diseño de niveles resulta también muy acertado, por lo que llevar a cabo las distintas tareas es entretenido y agradable a la vista. Y hay final bosses cada dos por tres. Algunos se repiten demasiado y llegan a aparecer hasta en parejas o formando grupos de cuatro, con lo que en determinados momentos la pulsación de botones es frenética. Esquiva, golpea, esquiva, corre, salta, golpea. Sin parar.

X-Men Origins: Lobezno

Una de las cosas interesantes de ‘X-Men Orígenes: Lobezno’, como ya pasa en muchos otros juegos como los mencionados ‘God of War’ y ‘Ninja Blade’, es la posibilidad de mejorar a nuestro personaje. Es cierto que no contamos con más armas que nuestras cuchillas, pero sí aprenderemos habilidades y movimientos que nos permitirán hacer picadillo a nuestros adversarios en un periquete. Con la ayuda del gatillo derecho podremos llegar a desencadenar hasta tres tipos de ataques especiales, así como entrar en el modo Berserker, momento en el que la velocidad y el daño de los movimientos de Lobezno aumentará considerablemente. Estas habilidades, además, cuentan con varios niveles que podremos ir adquiriendo a medida que vayamos ganando experiencia

El uso de estas habilidades tiene consecuencias: situada debajo de la barra de salud encontraremos otra barra naranja que irá descendiendo al hacer uso de los ataques especiales. Para recuperarla, a diferencia de la de salud que se rellena sola mientras no estemos siendo atacados, tendremos que recoger las esferas que dejan los enemigos al morir o que podremos encontrar dentro de vasijas, cajas y demás (igual que en los orbes rojos de ‘Devil May Cry’, por ejemplo).

A parte de estos ataques especiales contamos con un buen número de ataques convencionales y combos (las embestidas a distancia son un mundo aparte. Uno no se cansa de fijar el objetivo a varios metros de distancia y saltar hacia el enemigo surcando el aire) que podremos llevar a cabo combinando ataques normales (botón X) con ataques fuertes (botón Y). Si sabemos contraatacar (pulsando en el momento justo el gatillo izquierdo, usado para cubrirnos, con el botón X), realizar combos y usar bien los ataques especiales no tendremos demasiados problemas para acabar con quien haga falta, por muy grande que sea (y creedme cuando os digo hay enemigos exageradamente grandes y otros muy muy resistentes). Por cierto, la IA de los enemigos es la que tiene que ser en un juego de este tipo: no hay tiempo para esconderse de nosotros, así que nos atacan una y otra vez sin cesar. Ah, los Quick Time Events hacen acto de presencia de vez en cuando. Muy de vez en cuando, así que los que los odiéis podéis estar tranquilos.

Cabe mencionar un aspecto muy interesante en los combates y es el uso de determinados elementos del decorado al estilo ‘MadWorld’. Es decir, si estamos luchando con un enemigo cerca de un pincho en el suelo o en la pared y lo agarramos (al enemigo, con el botón B), Lobezno lo ensartará en el pincho a lo bruto. No lo había mencionado hasta ahora, pero el juego es tremendamente salvaje y sangriento. No se corta un pelo a la hora de mostrarnos cómo Lobezno rebana extremidades por doquier.

Por último mencionar la posibilidad de ir recolectando los diversos ítems escondidos (unos más que otros) gracias a los cuales ganaremos experiencia y desbloquearemos desafíos. Los desafíos, a los que podremos acceder desde el menú principal y que son independientes a la historia, nos servirán para conseguir nuevos trajes para Lobezno. La forma de hacernos con estos trajes es sencilla: nos veremos las caras con otro Lobezno ataviado con el traje en cuestión (Legendario, Clásico, etc.) y al vencerlo obtendremos la vestimenta. No es que sea gran cosa, la verdad…

Un juego largo (creo que me ha llevado unas 11 o 12 horas completarlo en el nivel Normal), entretenido, espectacular, salvaje y bien realizado. Algo muy poco común dentro de las adaptaciones de película a videojuego.

Ficha Técnica: X-Men Orígenes: Lobezno

X-Men Origins: Lobezno
  • Plataformas: Xbox 360 (versión analizada), PS3, PS2, Wii, PC, PSP, NDS
  • Distribuidor: Activision
  • Estudio: Raven Software
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 69,95 euros

Sitio oficial | X-Men Orígenes: Lobezno
Vídeo | Gametrailers
En Blogdecine | X-Men Orígenes: Lobezno

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos