Compartir
Publicidad
Análisis de Nintendo Switch, la mejor consola jamás creada por Nintendo
Análisis

Análisis de Nintendo Switch, la mejor consola jamás creada por Nintendo

Publicidad
Publicidad

Nintendo decidió ir a la contra en el año 2006, cuando lanzó una consola que dejaba de lado los mandos tradicionales y cuya principal característica era el control basado en movimientos. Una apuesta, la de no seguir el camino marcado por la competencia, que ha mantenido hasta la actualidad con su nueva y flamante Nintendo Switch.

Las cifras de Wii, una consola distinta dirigida a un público amplio no necesariamente jugón, le dieron la razón a la compañía: logró vender más de 101 millones de unidades a nivel mundial y se convirtió en su consola de sobremesa más exitosa tras la NES.

Lamentablemente, Nintendo fue incapaz de repetir la jugada seis años después cuando decidió lanzar otra consola poco convencional, la Wii U, que incluía un mando con pantalla. A pesar de contar con un catálogo de juegos más que interesante las ventas han sido un fracaso: menos de 14 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

Y aquí estamos: casi 11 años después del lanzamiento de la Wii, en Nintendo siguen empeñados en no luchar por tener la consola más potente, sino aquella que sea capaz de ofrecer experiencias distintas. Llega la Nintendo Switch.

Nintendo Switch: especificaciones técnicas y diseño

Veamos primero las especificaciones técnicas de la consola, así como nuestro unboxing:

Caracerísticas

Especificaciones

Tamaño

102 mm x 239 mm x 13,9 mm (con los Joy-Con acoplados)

Nota: 28,44 mm en la parte más gruesa, desde el extremo de las palancas análogas hasta las protuberancias de los botones ZL/ZR.

Peso

Aproximadamente 297 g (Con los Joy-Con acoplados: 398 g)

Pantalla

Pantalla táctil capacitiva / LCD 6,2 pulgadas / resolución de 1280x720

CPU/GPU

Procesador Tegra NVIDIA

Memoria de la consola

32 GB

Nota: una parte de la memoria interna, alrededir de 6 GB, está reservada para el sistema operativo de la consola.

Prestaciones de comunicación

  • LAN inalámbrico (compatible con IEEE 802.11 a/b/g/n/ac)
  • Bluetooth 4.1 (Solo en modo TV. Es posible la conexión LAN por cable usando un adaptador LAN disponible en tiendas)

Salida de vídeo

Resolución máxima: 1920x1080, 60 fps

Nota: salida a través de cable HDMI en modo TV. En el modo sobremesa y portátil, la resolución máxima es de 1280x720, que es la resolución de la pantalla.

Salida de audio

Compatible con PCM lineal 5.1

Nota: salida a través de cable HDMI en modo TV.

Altavoces

Estéreo

Terminal USB

  • Terminal USB Type-C

Para cargar o conectar a la base de Nintendo Switch.

Conector de micrófono y auriculares

Salida de estéreo

Ranura para tarjetas de juego

Solo para tarjetas de juego Nintendo Switch

Ranura para tarjetas microSD

Compatible con tarjetas de memoria microSD, microSDHC y microSDXC.

Nota: se requiere una actualización a través de internet para usar tarjetas de memoria microSDXC.

Sensores

  • Acelerómetro
  • Giroscopio
  • Sensor de brillo

Condiciones ambientales

Temperatura: 5 - 35°C / Humedad: 20 - 80%

Batería interna

  • Batería de ion de litio
  • Capacidad de la batería 4310 mAh

Nota: no es posible extraer la batería interna.

Duración de la batería

La duración de la batería puede superar las seis horas, pero dependerá del programa que esté siendo usado y de las condiciones de uso. Por ejemplo, The Legend of Zelda: Breath of the Wild puede usarse aproximadamente tres horas con una sola carga.

Tiempo de carga

Aproximadamente tres horas

Nota: este es el tiempo que tarda en cargarse la consola estando en modo de espera.

Como hemos ido viendo desde que se dio a conocer la consola de forma oficial, la Switch está formada por tres elementos básicos: la pantalla, que podemos considerar como la consola en sí misma; el dock, que sirve tanto para cargar la consola como para conectarla al televisor; y los Joy Con, que son los nuevos mandos.

A diferencia de las consolas de Microsoft y Sony, la Nintendo Switch cuenta con un diseño modular, sencillo y moderno que la convierte en la primera consola de sobremesa que puede transformarse en portátil de esta forma. O bien en la primera consola portátil pensada para ser conectada al televisor y seguir jugando. En todo caso, Nintendo la vende como su nueva consola doméstica.

La consola en sí es una pantalla realmente ligera, similar en aspecto a muchas tablets que podemos encontrar en el mercado. Su peso es de aproximadamente 398 g con los Joy Con acoplados, y tras haberla probado durante horas en mis sesiones de juego puedo decir tranquilamente que no he tenido ningún tipo de problema en este sentido. Es perfecta para jugar en cualquier habitación de casa si no queremos ocupar el televisor, pero también para echar unas partidas cuando estamos de viaje.

Siempre nos queda la opción de conectar la consola a una batería portátil gracias al conector USB Type-C

En sus 6,2 pulgadas de pantalla táctil capacitiva (funciona perfectamente en este sentido) nos ofrece una resolución máxima de 720p y, tras haberle echado muchas horas al Zelda tanto en formato portátil como conectada al televisor, puedo decir que me ha sorprendido muy gratamente. Los colores son vivos y las imágenes, nítidas. De hecho me gusta mucho más cómo luce el Zelda en la pantalla de la consola que en el televisor. En este sentido no hay ninguna duda sobre el trabajo que ha hecho Nintendo: que nadie se preocupe por la calidad de la pantalla porque es excelente.

En cuanto a la duración de la batería de la consola, una ion litio de 4310 mAh, he podido comprobar que los datos que había ofrecido Nintendo se ajustan a la realidad. Obviamente siempre va a depender del uso que le demos y de los juegos que usemos, pero con el Zelda en formato portátil me duró tres horas y pico con una carga completa. Es el único videojuego al que he tenido acceso para este análisis, por lo que no puedo comparar la duración en otros casos (Nintendo asegura que la batería puede aguantar hasta algo más de seis horas en función del uso).

Es decir: para jugar en modo portátil fuera de casa, donde puede darse el caso de que no dispongamos de enchufes, tres horas y pico de autonomía para darle al Zelda me parece un buen trato. Además, siempre nos queda la opción de conectar la consola a una batería portátil gracias al conector USB Type-C que incluye. Y si estamos en casa pero no queremos ocupar el televisor, la podemos conectar a la red directamente sin pasar por el dock cuando veamos que la batería está baja.

Nintendo Switch

En la parte superior izquierda de la consola encontraremos los botones de encendido/apagado y los de volumen. Tienen buen tacto y responden perfectamente. El de encendido/apagado no sobresale para evitar pulsaciones involuntarias, y quizás por esa razón no es todo lo cómodo que debería, mientras que los de volumen sí están por encima del borde para facilitar su acceso. Quizás los de volumen son un poco pequeños, sobre todo si estamos acostumbrados a los que suelen incluir las tablets, pero son cómodos y buenos al tacto.

En la parte superior derecha de la pantalla encontramos una salida estéreo para auriculares y la ranura para los cartuchos. Está protegida con una tapa de plástico que va sujeta al interior de la consola, por lo que no hay riesgo de perderla al introducir o sacar juegos. Es muy fácil de abrir para meter el cartucho sin problemas y se ajusta con un click.

En la parte frontal, además de la propia pantalla, tenemos dos pequeños altavoces situados en las esquinas de la zona inferior. Lo cierto es que el sonido aquí no espectacular, tal y como esperábamos. Son altavoces pequeños que hacen su función, pero realmente si queremos disfrutar del audio de un juego en modo portátil es imprescindible el uso de auriculares.

El dock de carga no aumenta la potencia de la consola ni nada por el estilo

A los lados de la consola tenemos los raíles donde van conectados los Joy Con. Lo interesante de esto es que, en modo portátil, la batería de la consola se encarga también de cargar los mandos (el proceso se interrumpirá a medio camino para conservar la batería de la consola). Ya hablaremos de ello en su sección correspondiente, pero ya os adelanto que las baterías de los Joy Con duran mucho y, después de más de una semana usando la consola a diario, todavía no me he encontrado en la situación de haberme quedado con todo descargado y sin poder jugar.

En la parte inferior de la consola tenemos el conector USB Type-C para conectar la consola al dock o a la corriente, acompañado de dos pequeños agujeros que sirven para ayudar a apoyar y sujetar la consola al dock, mientras que en la parte trasera encontraremos dos cosas importantes. Por un lado una pata extensible que, una vez abierta, permite jugar con la consola en modo sobremesa apoyada en cualquier superficie plana. Esa pata, además, hace las veces de tapadera para la ranura de tarjetas microSD.

Hablemos del dock

El dock de la Nintendo Switch tiene muy poco misterio. Básicamente sirve para conectar la consola al televisor y cargar su batería. No aumenta la potencia de la consola ni nada por el estilo. Estas son sus especificaciones técnicas:

Caracerísticas

Especificaciones

Tamaño

104 mm x 173 mm x 54 mm

Peso

Aproximadamente 327 g

Conectores

  • Puertos USB: dos puertos USB 2.0 compatibles en el lateral y uno en la parte trasera. Para el lanzamiento será compatible con USB 2.0, pero una actualización futura añadirá compatibilidad con USB 3.0.
  • Conector de la consola
  • Puerto del adaptador de corriente
  • Puerto HDMI
  • En la parte inferior del hueco donde introducimos la consola hay una pieza deslizante que esconde el conector USB Type-C y dos pivotes que se acoplan a la parte inferior de la consola para aumentar su sujeción. No hay que hacer fuerza ninguna para que la consola quede conectada y ajustada al dock, simplemente hay que deslizarla hasta que quede apoyada y listos. La sensación al principio es rara, uno esperaría cierta resistencia al tener que llevar a cabo la conexión, pero no hay nada de eso.

    Y tiene sentido: esta es la forma más cómoda para desconectar la consola de la base. Si hubiera algo más de resistencia al conectarla probablemente deberíamos sujetar el dock para extraerla. La realidad es que poner y quitar la Switch del dock es extremadamente sencillo y satisfactorio, como dejar cualquier objeto sobre una mesa y cogerlo después.

    En la parte delantera sólo hay un led que se enciende cuando está enviando la señal de la consola al televisor. La parte trasera del dock, por otro lado, lleva una cubierta tras la que se esconden el puerto del adaptador de corriente, un puerto USB y la salida HDMI, la cual es capaz de enviar una señal con resolución máxima de 1080p, 60fps y sonido 5.1. Una vez conectados todos los cables, la cubierta puede ser cerrada y ofrece dos posibilidades: sacar los cables por el lateral o hacia atrás en función de nuestras preferencias. El dock es sencillo, pero está bien pensado.

    Además de los conectores situados en la parte trasera, el dock incluye dos puertos USB más en el lateral izquierdo que sirven para conectar accesorios, como el mando Pro de la Switch o una base de carga para los Joy Con.

    Demos la bienvenida a los Joy Con, los nuevos mandos de Nintendo

    Los nuevos mandos que ha creado Nintendo para la Switch se conocen como Joy Con y son una auténtica virguería. Y para que estéis tranquilos: una vez conectados a la consola o al grip no se mueven. Quedan perfectamente ajustados y jugar es muy cómodo. Veamos sus características técnicas primero:

    Características

    Especificaciones Joy Con L / Joy Con R

    Tamaño

    102 mm x 35,9 mm x 28,4 mm

    Peso

    Aproximadamente 49 g (L) / Aproximadamente 52,1 g (R)

    Conectividad

    Bluetooth 3.0 (L) / Bluetooth 3.0, NFC (R)

    Sensores

    Acelerómetro, Giroscopio (L) / Acelerómetro, Giroscopio, Cámara infrarroja de movimiento (R)

    Vibración

    Vibración HD Capaz de vibraciones variadas y precisas.

    Batería interna

    Batería de ion de litio 525 mAh Nota: no es posible extraer la batería interna

    Duración de la batería

    Aproximadamente 20 horas Nota: este tiempo es una estimación. El tiempo real variará dependiendo del patrón de uso individual.

    Tiempo de carga

    Aproximadamente 3,5 horas Nota: para cargar el Joy-Con debes acoplarlo a una consola Nintendo Switch o a un soporte de carga para mandos Joy-Con (a la venta por separado).

    Son mandos realmente pequeños, pero durante mis sesiones de juego no he tenido la sensación de que fueran incómodos por ello. Más bien al contrario. Si bien el Zelda es un título ideal para ser jugado con los Joy Con conectados al grip que transforma el conjunto en un mando de aspecto más tradicional, he tenido también la oportunidad de probarlos sueltos como controladores por movimientos y funcionan bien.

    En la parte frontal ambos disponen de un stick (que se puede mover y pulsar), cuatro botones (de dirección en el izquierdo y de acción en el derecho), y dos botones adicionales: en el izquierdo están el botón “-” y el de hacer capturas de pantalla, mientras que en el derecho están el “+” y el botón Home. Todos ellos son muy cómodos y agradables al tacto.

    El botón de hacer capturas es una pequeña maravilla: basta con pulsarlo para que la consola guarde la imagen en el álbum sin más. No hay menús, no hay tiempos de espera ni pausas. Le das y sigues con lo que estabas haciendo.

    Los sticks también funcionan a la perfección: son cómodos, suaves en recorrido, buenos al tacto, y ofrecen la resistencia justa como para que no parezca que están rotos o que son demasiado duros.

    Nintendo Switch

    Quizás la principal pega que le pondría a los Joy Con son los botones L, R, ZL y ZR. Y principalmente los L y R. Debido al escaso grosor de la consola, que a su vez condiciona el de los mandos, esos botones han quedado un tanto finos. No es difícil acostumbrarse a ellos, pero no son igual de cómodos que los de los mandos tradicionales. El tacto no es todo lo bueno que me gustaría y jugando al Zelda, donde se hace un uso bastante intensivo de los botones Z, he notado bastante esa falta de comodidad. Nada grave, repito, pero tienen margen de mejora.

    En los laterales, que es por donde se conectan a la consola, cada uno de ellos incluye botones SL y SR, un indicador led de número de jugador, y el botón de sincronización. En los juegos basados en movimientos, o al usar los Joy Con a modo de mandos tradicionales puestos en horizontal, es donde estos SL y SR pueden entrar en escena. Ahora bien, por la posición en la que están situados y por su pequeño tamaño, unido al hecho de que no pueden sobresalir al estar situados en la zona que va conectada a la consola o al grip, resultan algo incómodos al principio.

    Cada Joy Con incluye un pequeño botón de extracción en la parte trasera que sirve para separarlos de la consola o el grip. Funcionan bien, no hay que hacer demasiada presión sobre ellos para extraerlos y no molestan para nada más.

    Por último quiero recalcar que, de nuevo, los datos ofrecidos por Nintendo sobre la duración de la batería de los Joy Con se ajusta a la realidad. Los usé durante 22 horas de juego con el Zelda tras una carga completa, así que sin problemas.

    Nintendo Switch: interfaz de usuario y sistema operativo

    Una vez que hemos visto lo que la Nintendo Switch nos ofrece a nivel de hardware y las sensaciones que transmite la consola y los mandos en nuestras manos, toca pasar al apartado del sistema operativo y la interfaz de usuario.

    La configuración inicial de la consola no podría ser más rápida y sencilla: en un minuto podemos tenerlo todo listo para empezar. Selección de idioma, región, configuramos la WiFi, y en un par de pasos más llegamos al menú de la consola.

    El sistema operativo es rápido, nada que ver con la lentitud de la Wii U, y tiene todo el sentido del mundo: es una consola pensada para jugar en casa como sobremesa, pero también fuera de ella como portátil, por lo que la velocidad, sencillez y comodidad de uso son imprescindibles. Y aquí Nintendo cumple a lo grande: con la consola totalmente apagada llegaremos al menú principal en unos 10 segundos tras pulsar el botón de encendido.

    A nivel visual todo está diseñado con la sencillez de uso en el punto de mira. De hecho, el menú principal de la consola puede resultar incluso algo vacío: color plano de fondo, que puede ser blanco o gris en función del tema escogido (podemos esperar nuevos temas en un futuro), una serie de casillas dispuestas en fila donde aparecerán los títulos que estemos jugando o tengamos almacenados, un menú muy sencillo con seis apartados situado en la parte inferior y poco más: reloj, nivel de WiFi y batería en la esquina superior derecha y un icono en la parte inferior izquierda que indica en qué modo está la consola y qué mandos están conectados.

    El álbum de fotos incluye un editor muy básico que principalmente sirve para hacer memes

    Una cosa que me ha gustado mucho es que, al darle a iniciar un juego, se abre un menú desde el que seleccionaremos con qué usuario queremos jugar cuando haya más de uno registrado en la consola. Es tan simple como elegir uno y empezar a darle sin tener que andar cerrando sesiones y sin esperas de ningún tipo. De nuevo: todo sencillo y, sobre todo, rápido. Lo mismo sucede con el resto de apartados del menú. Tanto si queremos ir a las noticias como si queremos entrar en el álbum de fotos o en la configuración de la consola, el proceso es instantáneo.

    En el apartado Noticias, y hasta que los servicios online se pongan en marcha el día 3 de marzo, Nintendo ha incluido un puñado de información con un estilo bastante curioso. Se trata de una especie de manual de instrucciones o de preguntas y respuestas donde, en formato viñetas y con un lenguaje muy directo, se explican cosas básicas como qué hacer cuando te estás quedando sin batería o cómo hacer capturas de pantalla. Una vez que el online esté en marcha esta sección mostrará ofertas, vídeos, información sobre eventos relacionados con los juegos y más. Tiene muy buena pinta.

    El funcionamiento del álbum de fotos, por su parte, es bien sencillo. Básicamente es una galería de imágenes que, por defecto, muestra todas las capturas que hayamos hecho. A partir de ahí podremos filtrar por juego, mostrar sólo las que estén almacenadas en la memoria de la consola/tarjeta microSD o bien copiar capturas de la memoria interna a una tarjeta o al revés. Y no sólo eso, el sistema incluye un editor muy básico que principalmente sirve para hacer memes. Esto es así porque podemos añadir textos y los formatos disponibles son los típicos que se suelen usar en los memes.

    Lo que no sabemos por el momento es cómo podremos compartir exactamente nuestras capturas con otros usuarios. Ahora mismo la consola nos dice que hay que actualizarla si queremos compartir capturas, pero con todos los servicios online desconectados no podemos ir más allá. ¿Podremos conectarla con nuestras redes sociales de alguna forma o sólo se podrá compartir con otros usuarios de Switch? Por el momento nos quedamos con la duda, pero el formato meme debería poder aprovecharse a lo grande aquí.

    Y hablando de tarjetas microSD: teniendo en cuenta que la memoria interna de la consola es de 32 GB, de los cuales quedan libres 26 GB, lo ideal si tenemos pensado comprar juegos en digital o almacenar muchas capturas es disponer de al menos una de estas tarjetas. El mismo Zelda pesa 13,4 GB en digital, con lo cual ya se estaría comiendo la mitad del espacio libre de la consola, así que con un par de juegos grandes en este formato ya haría falta almacenamiento extra.

    La opinión de VidaExtra

    A falta de poder probar tanto la eShop como todo lo que tenga que ver con el online, debido a que todos estos servicios no están disponibles en estos momentos (actualizaremos el análisis con esa parte cuando esté en marcha), la Nintendo Switch me ha parecido una consola muy interesante por todas las opciones que ofrece: juego tradicional con el modo televisor y títulos como el Zelda, juego en familia gracias a los controles por movimiento y juego portátil gracias a su formato modular.

    La consola es una virguería técnica, y por lo que he podido comprobar con mis propias manos durante toda una semana y pico con ella, cumple con lo prometido. Es rápida, funciona perfectamente en el paso de televisor a portátil y viceversa, es ligera y cómoda cuando decides llevártela contigo y es distinta al resto de consolas. Ofrece una experiencia nueva.

    En el lado negativo diría que algunos botones de los Joy Con, como he comentado antes, no son todo lo cómodos que uno desearía, pero en líneas generales es una muy buena consola. Es lo que tendría que haber sido la Wii U.

    Fecha de lanzamiento y precio

    La fecha de lanzamiento mundial de la Nintendo Switch el 3 de marzo de 2017 y puedes reservarla por 319 euros en Amazon, por ejemplo.

    Este análisis ha sido realizado con una unidad que Nintendo nos ha ofrecido días antes del lanzamiento oficial de la consola y será actualizado cuando los servicios online estén disponibles a partir del 3 de marzo.

    Temas
    Publicidad
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos