Publicidad

Análisis de Dragon Quest Builders 2: uno de los juegos más grandes y adictivos del año
Análisis

Análisis de Dragon Quest Builders 2: uno de los juegos más grandes y adictivos del año

Publicidad

Publicidad

Ojo porque estamos a punto  de entrar en uno de esos casos en los que la imagen del juego y su planteamiento pueden llevar a cometer un error gravísimo. Cabe la posibilidad de que, por estética o su acercamiento a la fórmula Minecraft desde la óptica del popular JRPG, Dragon Quest Builders 2 no te llame la atención, pero lo cierto es que la merece toda. 

Square Enix firma uno de esos juegos que resultan ser un demencial pozo de horas del que es dificilísimo escapar. Una aventura que te va tirando retos a la cara para que siempre tengas algo nuevo que hacer y que, por la cantidad de tiempo que esconde, resulta realmente impresionante que sepa mantener el ritmo y la frescura en todo momento. Un juegazo, vamos.

Si el primero apuntaba maneras, el segundo es una genialidad

No iban desencaminados los nipones al coronar Dragon Quest Builders 2 de la forma en que lo hicieron. Tras un primer Dragon Quest Builders con una aventura sólida pero que planteaba algunos problemas a la hora de mantener el interés, y sobre todo ofrecer un mundo permanente en base a nuestras construcciones, esta nueva edición trae bajo el brazo todo lo que allí echamos de menos.

La historia, aunque la típica japonesada que en algunos momentos podría acabar sonrojando a más de uno, acaba resultando mucho más interesante por su planteamiento. Lejos de contar con una isla con distintos portales, aquí gozaremos de una que servirá de base en la que iremos haciendo crecer nuestro poblado a base de creaciones y nuevos compañeros.

Con la intención de ganar mano de obra tanto de cara a seguir construyendo como para hacer frente a la amenaza que se cierne sobre nuestras cabezas, iremos en busca de aventuras gracias a un barco que nos llevará de aquí para allá a cumplir tareas en otras islas. 

Planteadas como porciones de tierra que simbolizan épocas distintas, lo que empieza como un mundo en el que todo gira alrededor de la agricultura, pronto -es un decir- será otro centrado en la minería y la metalurgia, otro que nos lleve a una edad media de magia y guerras… 

Dragon Quest

La historia, aunque la típica japonesada que en algunos momentos podría acabar sonrojando a más de uno, acaba resultando mucho más interesante por su planteamiento. Lejos de contar con una isla con distintos portales, aquí gozaremos de una que servirá de base en la que iremos haciendo crecer nuestro poblado a base de creaciones y nuevos compañeros

Con la intención de ganar mano de obra tanto de cara a seguir construyendo como para hacer frente a la amenaza que se cierne sobre nuestras cabezas, iremos en busca de aventuras gracias a un barco que nos llevará de aquí para allá a cumplir tareas en otras islas. 

Planteadas como porciones de tierra que simbolizan épocas distintas, lo que empieza como un mundo en el que todo gira alrededor de la agricultura, pronto -es un decir- será otro centrado en la minería y la metalurgia, otro que nos lleve a una edad media de magia y guerras… 

Dragon Quest Builders 2

La sensación de éxito al realizar nuestras construcciones es brutal, pero la de ver cómo planta a planta nuestros compañeros son capaces de dar forma a estructuras colosales es una bestialidad. Son momentos que dan para aplauso en islas ajenas, pero que resultan aún más útiles y atractivos en la tuya, donde una maravilla  hueca puede convertirse en el emplazamiento perfecto para dar forma a un hotel de Las Vegas con sus habitaciones, tiendas, restaurantes, bares e  infinidad de salas que es mejor descubrir por uno mismo.

Y si además quieres que cuente con un río que pasa por debajo para nutrir de riego a tus huertos, o una montaña rusa en forma de vagoneta que recorra todo el edificio hasta llegar a la cima, pues mejor que mejor. La posibilidad de ser completamente creativo sin miedo a que la historia acabe modificando tus creaciones por exigencias del guión es una auténtica gozada.

Buena mezcla de progreso, ritmo y profundidad

El concepto se quedaría en otro Minecraft más de no ser por todo lo que conlleva el crafteo, desde armas para defendernos mejor hasta planos y recetas que nos sirven para hacer fácil lo difícil mientras superamos retos, desafíos opcionales y nos ganamos el favor de la gente. Acaba esa habitación coqueta o sala de relajación que estaban esperando y verás cómo todos se acercan a aplaudir y nos hunden entre corazones esperando a ser recogidos.

Dragon Quest Builders 2

Ese premio sirve como moneda del juego, por así decirlo, así que a sacos de corazones mejoraremos la base de las islas ajenas y podremos comprar nuevas recetas cuando estemos en la nuestra. La idea funciona a las mil maravillas porque te anima a construir por encima de tus posibilidades y, sobre todo, a experimentar para dar con ese plano que aún no has conseguido descifrar.

Para el progreso de nuestro constructor, en cambio, hay otros dos caminos. Nuestra vida y el ataque del compañero que siempre va con nosotros, otra genialidad dispuesta para que aquellos que quieran huir de las peleas lo tengan un poco más fácil, depende de los monstruos que aniquilemos y la experiencia que consigamos con ello. 

Por otro lado está el de las nuevas herramientas y mejoras de las que ya tenemos, que nos llegarán a través de la historia o al conseguir minimedallas que iremos intercambiando por regalos. Puzles que hay desperdigados por los escenarios o retos opcionales de nuestra isla, desde tener X puntos de luz hasta crear una estancia en una zona lo más alta posible, nos entregarán simpáticos añadidos como nuevos trajes o utensilios como una espátula capaz de cambiar grandes cantidades de bloques de un plumazo. 

Dragon Quest Builders 2

La opinión de VidaExtra

Teniendo a nuestro alcance un multijugador que ofrece la posibilidad de visitar las islas de otros usuarios o de invitar a otros para que vean la nuestra, queda claro que la mezcla de horas de juego y diversión pone sobre la barra un cóctel para enmarcar. Es una pena no poder entrar a comentar ciertas cosas para no chafar la sorpresa al que se acabe animando, pero os aseguro que hay decenas de momentos que me encantaría poder explicar con todo lujo de detalles.

Dragon Quest Builders 2 es un juego al que deberías tirarte de cabeza y completamente a ciegas si te llama mínimamente la atención. Sólo su humor y diálogos pueden generar algo de fricción, pero os aseguro que es algo que se salva a golpe de botón y no impide disfrutar todo lo que llega a ofrecer. 

Es difícil que, con tantas horas acumuladas y tantos juegos por empezar, uno siga teniendo ganas de quedarse en un mundo que aparentemente ya no da para más, pero os aseguro que seguir exprimiendo Dragon Quest Builders 2 forma parte de mis planes para lo que resta de verano. Y si eso no es amor, no sé qué más puede serlo. 

Imprescindible

Dragon Quest Builders 2

Dragon Quest Builders 2

Plataformas PS4 y Switch
Multijugador
Desarrollador Square Enix
Compañía Kochmedia
Lanzamiento 12 de julio de 2019
Precio 54,90 euros

Lo mejor

  • Un juego enorme a nivel de horas y opciones
  • Todas las mejoras a nivel jugables respecto a la primera entrega
  • La historia es sólo el principio

Lo peor

  • Su guión es bastante pocho
  • Hay ciertos momentos muy nipones que pueden generar rechazo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir