Análisis de Little Nightmares 2: nunca un brazo prostético, una profesora y un mando a distancia habían despertado tanto miedo
Análisis

Análisis de Little Nightmares 2: nunca un brazo prostético, una profesora y un mando a distancia habían despertado tanto miedo

Poco se le puede reprochar a un juego que hace justo lo que se esperaba de él. Little Nightmares 2 es más grande, más largo y más ambicioso en todas sus facetas, desde la visual hasta la jugable, pero si hay algo que destaque por encima de todo lo demás es que demuestra ser mucho más coherente.

Lo que antaño bien podía parecer un batiburrillo de ideas más o menos hilachadas, aquí demuestra ser un pequeño cuento de terror en el que no se da puntada sin hilo. Puede que no todos sus momentos sean perfectos, pero los que se acercan a ese hito son una experiencia para enmarcar.

Una nueva lección de narrativa

La suma de de otro personaje es sólo la excusa para llevar adelante la trama. Se agradece no pasear solo por escenarios lúgubres que estábamos acostumbrados a recorrer acongojados, pero si la participación de Six en la nueva aventura de Mono no admite quejas es precisamente porque implica más bien poco en lo jugable.

Little204

Mono es absoluto protagonista de la historia y así lo demostrará no sólo al resolver puzles -puedo contar un par de veces en las que Six ha ayudado de forma activa-, sino también al quedarse completamente solo en muchas situaciones.

Esto, que desde fuera bien podría considerarse un problema, está resaltado para recalcar que no es tal cosa. Six está donde tiene que estar y aparece allí donde supone que debería hacerlo para ayudarte, así que no debería preocuparte lo más mínimo tener un compañero de aventuras controlado por la IA. Viene para sumar, no restar.

Más importante parece que, pese a ser un adorno durante gran parte del juego, eches de menos su compañía cuando no la tienes. A base de situaciones límite se crea un vínculo entre personajes al que, por pura empatía, también acabas sumándote. Una reladción que, especialmente en su final, es difícil no hacer más tuya.

Little200

Un más y mejor de manual

La gran aliada en ese formidable logro narrativo de un juego sin diálogos o cinemáticas es la coherencia con la que nos llenábamos antes la boca. Los capítulos de la secuela de Little Nightmares no son únicamente una excusa para cambiar de escenario y presentar a un nuevo monstruo. Gozan aquí de un mayor sentido.

Como la buena gran N, Little Nightmares 2 centra esas pequeñas porciones de historia en una mecánica o situación concreta, manteniendo el característico sigilo de la saga que implica esconderte dentro de cajas y debajo de camas, pero añadiendo un giro único que te acompaña durante ese tramo.

Hace, a base de eso pero también con sus monstruos y su despampanante espectáculo visual -los juegos de luces y sombras son para ponerle un piso en la playa a Tarsier Studios- que puedas separar sin problemas un mundo de otro y, por ende, que también puedas enfrentarlos para decidir qué parte te ha gustado más.

Little201

La mala noticia es que el listón sube muy rápido y, ya en el segundo nivel, alcanza un cénit que es difícil superar. Se acerca brevemente con ideas como la del hospital, pero si por algo será recordado este juego es por los momentazos que cede la parte del colegio.

La opinión de VidaExtra

Dejando entre pupitres y endiablados alumnos una perfección que aúna un monstruo tan aterrador como sorprendente, un ritmo al que es imposible ponerle pegas y un diseño de niveles que es la guinda sobre el pastel, es fácil que el tramo final acabe sabiendo a poco.

Una lástima que sea ahí, y no en cualquier otro punto del juego, cuando el miedo, la originalidad, y el empaque de lo visual y lo narrativo, flaquee más de la cuenta. Sólo un combate final bastante más satisfactorio que el vivido durante la primera aventura -aunque con un desenlace menos sorprendente- consigue enderezar un poco esa sección.

Little Nightmares 2

Por lo demás, un más y mejor de manual que se encarga de pulir algunas ideas -el hecho de guardarte la llave en el bolsillo en vez de cargar con ella es un salto tremendo a nivel jugable- y sumar otras nuevas -esperad a ver lo que os aguarda con una linterna en las manos-.

Hay pocas veces en las que puedas arrastrar una sonrisa casi de principio a fin en un videojuego, pero Little Nightmares 2 es sin duda alguna una de ellas. Si te llama mínimamente la atención, no veas nada y lánzate de cabeza a por él. Dudo mucho que te arrepientas.

cover

Little Nightmares 2

Plataformas PS5, Xbox One, Xbox Series, PC, Switch y PS4 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Tarsier Studios
Compañía Bandai Namco
Lanzamiento 11 de febrero de 2021
Precio 32,90 euros

Lo mejor

  • Despampanante apartado visual
  • Secciones más reconocibles y trabajadas
  • Otro gran ejemplo de cómo contar una historia sin decir nada

Lo peor

  • El tramo final flaquea bastante
  • Se hace corto

Temas
Inicio