Análisis de Shovel Knight Dig: o la historia de cómo rompí el único mando de Switch sin drifting que me quedaba
Análisis

Análisis de Shovel Knight Dig: o la historia de cómo rompí el único mando de Switch sin drifting que me quedaba

Puede que, junto a los juegos de gestión de Kairosoft, los de Nitrome sean unos de los pocos clavos ardiendo a los que me agarro al decir que otro tipo de juegos de móvil son posibles. No podría estar más fuera de todo lo que rodea a Shovel Knight, pero estando esta gente en el saco, tenía muy claro que no iba a dejar escapar Shovel Knight Dig.

El simpático caballero de reluciente armadura y pala vuelve a la carga con uno de sus ya famosos spin-off, en esta ocasión un roguelike de acción vertical con el sello arcade de Nitrome y una adictiva dificultad que, pese a sus bondades, tarda en hacerte clic en la cabeza. Esto es lo que nos ha parecido Shovel Knight Dig.

El spin-off de Shovel Knight a lo roguelike

La idea detrás de Shovel Knight Dig es bien simple. Armado con una pala deberás ir excavando hasta completar los tres niveles de cada zona y, tras ello, dar matarile al jefe que encuentres allí. Con el clásico salto de Shovel Knight para atacar con la pala y a base de palazos en horizontal y hacia abajo, deberemos ir completando secciones de plataformas colocadas de forma aleatoria en cada intento.

Como buen roguelike, eso a menudo supone empezar cada run con lo básico y, conforme vayamos avanzando y desbloqueando opciones, conseguiremos distintas ayudas que nos permitirán morir menos y llegar más lejos hasta que nos enfrentemos al jefe final.

Un adictivo bucle en el que el plataformeo está a la orden del día, los enemigos pueden llegar a ser de lo más puñeteros y, por descontado, sólo a base de repetir secciones y morir 20 veces nos haremos con el exigente control del juego y el tempo de todos los peligros que irán saliéndonos al paso.

Todo esto si eres hábil y no imbécil, a diferencia de un servidor que, en uno de esos monstruos que aparecen de la nada para tocarte la moral, el aspaviento hecho con los brazos fue más extremo de lo que debía y el joycon salió despedido hasta estamparse contra el suelo y pasar a mejor vida.

¿Estoy orgulloso de ello? En absoluto. ¿Había un poco de razón en mi cabreo? Es un tema que merece la pena abordar.

Shovel Knight Dig

El lado menos Nitrome de Shovel Knight Dig

Nitrome es Nitrome, Leap Day es mi pastor y con Gunbrick nada me falta (vaya juegarral), pero no puedo evitar tener la sensación de estar ante otro tipo de juego al plantarme frente a Shovel Knight Dig. Creo que lo de apuntar a móviles y a plataformas clásicas le ha sentado más mal que bien. La estructura de los niveles no siempre es la acertada y, a pesar de haber demostrado en más de una ocasión la buena mano que tienen ahí, el diseño de las mejoras deja bastante que desear.

La idea de salir en móviles, PC y Switch limita bastante lo que puedes hacer con él a nivel de control, pero la verdad es que ahí ya estamos más que acostumbrados a lo mucho que puede hacer Nitrome con un par de acciones básicas. No desentonan aquí lo más mínimo, aunque no habría venido mal algo más de mimo con las colisiones de personajes, armas y enemigos, especialmente al apurar los saltos.

El problema viene principalmente cuando, por culpa de la propia estructura de sus niveles y la aleatoriedad de saltar de una sección a otra dentro del mismo, a veces se te quedan secretos atrás o quedas completamente vendido frente a los enemigos que puedan venir después.

Shovel Knight Dig

La necesidad de moverte rápido para evitar que un contador en forma de tuneladora acabe aplastándote, y lo importante de recoger los tres engranajes de cada sección para reponer vida o ganar un bonus antes de saltar a la siguiente, hacen de la mezcla un dolor de muelas aún peor.

Juega más y lo harás mejor, que dirán algunos, pero hay cierta sensación de injusticia que se acaba difuminando a base no sólo de aprenderte los patrones de los enemigos, sino también de qué forma uno de esos errores puede fastidiarte el intento que hasta ese momento iba de perlas. No es una sensación que acostumbre a tener en los juegos de Nitrome, así que tal vez moleste más por eso.

La opinión de VidaExtra

Con poca rejugabilidad más allá de un final secreto y una jugabilidad de esas que, o te entra o no te entra, Shovel Knight Dig está lejos de ser lo mejor que nos ha dado Nitrome en todos estos años de adictivas experiencias arcade, pero no por ello deberíamos caer en decir que es un mal juego.

El pique sigue innegablemente ahí, y ver cómo poco a poco el juego te va haciendo clic en la cabeza siempre es una sensación satisfactoria. En tus manos queda el decidir si, con el caso de Shovel Knight Dig, te apetece jugar hasta forzar esa sensación o prefieres volver a cualquiera de los grandes juegos de Nitrome para seguir quemándolos.

cover

Shovel Knight Dig

Plataformas PC, iOS y Switch (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Nitrome
Compañía Yacht Club Games
Lanzamiento 23 de septiembre de 2022

Lo mejor

  • Un plataformas de lo más original
  • Su bucle roguelike es de lo más adictivo
  • Cortito y al grano

Lo peor

  • Difícil al principio, y excesivamente simplón cuando le pillas el truco
  • Poca rejugabilidad

Temas
Inicio