Compartir
Publicidad
Probamos Assassin's Creed Syndicate: luces y sombras por Londres en la Revolución Industrial
Análisis

Probamos Assassin's Creed Syndicate: luces y sombras por Londres en la Revolución Industrial

Publicidad
Publicidad

Las dos grandes apuestas de Ubisoft en la Madrid Games Week fueron 'Rainbow Six Siege' y el juego que nos sitúa, 'Assassin's Creed Syndicate'. Mientras uno se centró especialmente en darle vida a los eSports, retransmitiendo las partidas que se estaban disputando y que también pudimos disfrutar (no era tanto su aliciente al haber coincidido con su beta), el otro apostó por mostrar las diferencias entre los hermanos Jacob y Evie Frye, ver material artístico sobre la saga o realizar un salto de fe.

Yo nunca lo he ocultado, que para algo esto es un blog: 'Assassin's Creed Syndicate' me generaba muchas dudas y no estaba tan entusiasmado como mi compañero Rubén, que se muere por jugarlo. Pero eso no significa que no tuviese ganas de probarlo para saber si me equivocaba... Y aquí se podría decir que la cosa está a medias, porque siguen habiendo luces y sombras.

Partiendo de la base que las dos versiones de 'Assassin's Creed Syndicate' que trajo Ubisoft a la feria de Madrid aún estaban verdes (sobre todo la de Jacob, que era como jugar en PC en calidad media), al menos nos sirvió para comprobar de primera mano en qué se diferencian estos hermanos y cómo afecta esto al devenir de la historia, puesto que cada uno apuesta por estilos totalmente opuestos, afectando irremediablemente a la sensación de disfrute con esta nueva entrega.

Al menos nos sirvió para comprobar de primera mano en qué se diferencian estos hermanos y cómo afecta esto al devenir de la historia, puesto que cada uno apuesta por estilos totalmente opuestos, afectando irremediablemente a la sensación de disfrute con esta nueva entrega.

Jacob: hostias como panes con sello Assassin

Assassin

La parte de Jacob, de hecho, fue la que menos me gustó. Ya sabíamos que su estilo era más directo, con esa especialidad en los combates que parece heredada de las últimas películas de Sherlock Holmes, y pese a que también cuenta con habilidad para el sigilo (no en vano es un Assassin), la parte que probamos con él no suponía un salto respecto a otros 'Assassin's Creed'.

Tanto él como su hermana Evie comparten los mismos movimientos, desde la punza de lanza (el gancho de toda la vida pero con otro nombre) hasta el poder camuflarse tras ponerse la capucha o incluso pelear contra los templarios que asolan Londres. Sin embargo cada uno está especializado en un campo, tocándole el tema de los puños a Jacob. Esto no significa, en cualquier caso, que batirnos en duelo contra uno o más enemigos vaya a ser un paseo como en entregas pasadas, puesto que se ha endurecido un poco (sin pasarse, eh) la dificultad del juego en este sentido. En el primer combate serio me mataron, de hecho, hasta que en el segundo, habiendo dominado la técnica de contraataque, me fue mejor y pude controlar la situación a pesar de que habían muerto mis aliados.

La punta de lanza como herramienta para acortar distancias de cualquier manera es una maravilla.

Las partes con Jacob que pudimos probar fueron básicamente entrar en una pequeña fortaleza y liberar al clan que estaba preso, para después entrar en una batalla de bandas (a puño pelado y con algún disparo, todo hay que decirlo) y en una persecución en carruaje. La de la fortaleza fue muy continuista respecto a otros 'Assassin's Creed' y no se puede decir que el dardo enloquecedor sea una novedad, porque no lo es (ya sabéis, ese que pone en modo berserker al rival y que además lo deja envenenado para que se muera al cabo de unos minutos), pero al menos nos sirvió para probar la punta de lanza y ver sus primeras carencias: no se puede usar en cualquier saliente. Eso sí, como herramienta para acortar distancias es una maravilla, ya que sirve para trazar saltos completamente en horizontal, en vertical o en diagonal, con lo que nos ahorramos tiempo y sustos.

Por otro lado, con los carruajes tenemos una clara evolución de lo que hacíamos montando a caballo (visto en el primer 'Assassin's Creed'), con la posibilidad de subirnos al propio carro y hacer una locura desde ahí más propia de un sandbox como 'Grand Theft Auto' o 'Saints Row'. Más allá de esto o de las peleas callejeras, con Jacob vimos la parte menos 'Assassin's Creed' del juego.

Evie: donde Assassin's Creed Syndicate es más fiel

Assassin

Ya con Evie y en una versión algo más pulida, fuimos testigos de un 'Assassins' Creed' más fiel a la saga. En esta ocasión teníamos que hacer otra incursión en una fortaleza enemiga, pero ahí se nos presentaron tres opciones para hacerlo y nosotros optamos por la más Assassin de todas: sin matar a nadie, salvo al objetivo principal, y siguiendo al pie de la letra todas las indicaciones para que la sincronización de la historia fuese perfecta. Y debo decir que con Evie es todo mucho más fácil.

¿Por qué? Porque al contrario que su hermano Jacob, ella, cuando se pone la capucha para pasar desapercibida, cuenta con un radio de acción mucho menor, lo que hace que podamos escaparnos de manera más sencilla del rival. Si a eso le unimos que el escenario era más propicio para la punta de lanza, la parte del sigilo se nos dio mejor que con Jacob. Aunque la parte más curiosa vino con un Assassin infiltrado que se hizo pasar por Templario y con el que simulamos que nos había apresado.

Evie es más ducha para el sigilo que su hermano Jacob y su radio para que la detecten es menor.

Tras cumplir varios objetivos previos para habilitar esa opción, con ese aliado inesperado pudimos infiltrarnos justo dentro de la sala de la persona que dominaba todo el cotarro. El camino tampoco fue demasiado complicado gracias a que Evie es más ducha para el sigilo y su radio para que la detecten es menor (si pasasemos justo al lado de un guardia nos descubrirían, ojo, que tampoco son tontos), por lo que tan solo tuvimos que fijarnos un poco en las rutas de las patrullas para pasar desapercibidos. Llegado al trono y tras un Quick-Time Event de sopetón, llegó la animación final para dar por concluida la demo de la mejor manera posible. ¿Suficiente aliciente para animarse con este 'Assassin's Creed Syndicate'? Eso depende de cada uno. A mí Evie me dejó mejor sabor de boca que Jacob, pero de ahí a que acabe comprando de salida el juego hay un trecho, más si cabe teniendo en cuenta el desastroso lanzamiento de 'Assassin's Creed Unity'. Mejor ser precabidos.

Al menos, eso sí, con 'Assassin's Creed Syndicate' da la sensación de tener dos productos en uno por las diferencias entre Jacob y Evie. Si además nos gusta la ciudad de Londres, adelante.

Plataformas: PC, PS4 (versión analizada) y Xbox One
Multijugador: no
Desarrollador: Ubisoft Quebec
Compañía: Ubisoft
Lanzamiento: 23 de octubre de 2015 (y el 19 de noviembre en PC)
Precio: 47,94 euros (PC) y 56,94 euros (PS4 y Xbox One)

Assassin's Creed: Syndicate

Assassin's Creed: Syndicate

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio