Publicidad

Probamos Dark Souls III: lo mejor de los universos de la saga Souls y Bloodborne
Análisis

Probamos Dark Souls III: lo mejor de los universos de la saga Souls y Bloodborne

Publicidad

Publicidad

Quién le iba a decir a From Software que llegaría a alcanzar tanto prestigio dentro de los RPG de acción y con la dificultad por bandera. Todo empezó hace más de 20 años, a finales de 1994, con el primigenio 'King's Field'. Tuvo buena aceptación, aunque fue exclusivo de PSone en Japón, pero sentó las bases para la saga y lo que acabaría siendo su sucesor espiritual, 15 años después, con 'Demon's Souls'. Una cosa llevó a la otra, el estudio nipón ganó más fama a nivel internacional con este universo, y ya en 2011 se lanzó el primer 'Dark Souls'. La pesadilla tan solo había comenzado.

En mi caso no me dio por adentrarme en serio hasta la llegada de 'Bloodborne'. Había jugado a lo anteriores Souls, sí, conocía sus mecánicas, pero no me habían atrapado tanto como la ciudad de Yharnam. 'Bloodborne' ha sido un éxito, no es ningún secreto, pero el resto de Souls también han contado con ventas millonarias. Lo bueno es que ahora se retroalimentan y 'Dark Souls III' apunta a ser la unión perfecta entre ambos mundos. Tenemos otro más que probable éxito a la vista.

Dark Souls III apunta a ser la unión perfecta entre los mundos de Bloodborne y los anteriores Dark Souls.

Todo resulta tan familiar y a la vez tan gratificante...

Dark Souls III

Vaya por delante que las condiciones para probar 'Dark Souls III' en la Madrid Games Week no eran las más óptimas. Ante un juego de estas características el sonido es de vital importancia y en este caso lo probamos sin cascos. A su vez, dispusimos de poco rato para jugar, por lo que no pudimos explorar (y sufrir) a nuestro ritmo. Pero esto lo intentaremos compensar con su prueba de red.

Ya a los mandos, todo resultaba muy familiar. Incluso el escenario. No era Yharnam, pero se le parecía. Hasta de movimientos nos dio la sensación de ser más fluido y ágil como en 'Bloodborne', lo cuál vemos con agrado. Aunque tampoco nos engañemos, aquí se viene a sufrir y los Souls son bastante cabroncetes en este sentido (el reciente 'Dark Souls II: Scholar of the First Sin' fue un abofeteo constante incluso para los que se sabían al dedillo el 'DS2' original), cosa que se mantiene en 'Dark Souls III', porque da igual dónde nos encontremos, que nos puede sorprender un enemigo y aguarnos la fiesta. Hasta el más insignificante de todos y si vamos a lo loco.

De hecho en el rato que pudimos jugar hicimos frente a varios enemigos de golpe, viéndonos obligados en alguna ocasión a recular, buscar una zona mejor e ir eliminando uno a uno los rivales. Porque uno de ellos no paraba de lanzar cócteles molotov desde una posición elevada, y si a eso le unimos la persistencia de algunos malos con las espadas y los escudos, ya la tenemos liada.

Un parry bien ejecutado en Dark Souls III = fiesta

Dark Souls III

La ventaja de este 'Dark Souls III', al contrario que en 'Bloodborne', es que conserva la esencia de la saga Souls, como es lógico, por lo que tenemos escudo y podemos contraatacar con él a la hora de realizar parries y ataques viscerales sumamente letales. Y lo cierto es que me resultaron más sencillos que hacer que en la anterior entrega. Eso, o que mi práctica con la saga ha mejorado. Quién sabe. El caso es que son una herramienta imprescindible para salir con vida de situaciones adversas y una forma de lo más molona de acabar con casi cualquier enemigo en un santiamén.

Los parries son una herramienta imprescindible para salir con vida de situaciones adversas y una forma de lo más molona de acabar con casi cualquier enemigo en un santiamén.

No es el único accesorio que repite, puesto que si no queremos el combo espada (o lanza, que fue el arma que usamos) más escudo también podemos optar por las flechas y mantener la distancia con el enemigo, entre otros elementos, como bombas de fuego. En este caso lo ideal es fijar al enemigo para no errar con el lanzamiento. Por otro lado, se mantienen algunos movimientos que también hemos utilizado en 'Bloodborne', como el de saltar con el ataque cargado, sumamente efectivo.

Fueron pocos minutos con 'Dark Souls III' (menos de los que nos hubiese gustado), pero si algo nos dejó claro es que vamos a tener pesadillas hasta que llegue el ansiado mes de abril de 2016.

Plataformas: PC, PS4 (versión analizada) y Xbox One
Multijugador: sí, online
Desarrollador: From Software
Compañía: Bandai Namco
Lanzamiento: abril de 2016
Precio: 52,94 euros (PC), 56,94 euros (PS4) y 62,94 euros (Xbox One)

Sitio oficial | Dark Souls III

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir