Publicidad

Destiny: primeras impresiones con la beta

Destiny: primeras impresiones con la beta
33 comentarios

Publicidad

Publicidad

Lo comenté en su día con el video análisis que publicamos y hacía lo propio recientemente en Xataka: tenía muy pocas esperanzas puestas en 'Destiny' y me ha tocado tragarme hasta la última de mis palabras. Lo que me parecía un juego más de cara a redondear el final de año ha resultado ser algo más, una odisea con la que espero pasar largas tardes y noches pegado al mando, en solitario o en compañía de algún amigo.

Con estas primeras impresiones de la beta compararemos cómo ha mejorado la propuesta desde la alfa y hablaremos sobre qué puede tenernos preparado Bungie para seguir sorprendiéndonos. Queda muy poco para que 'Destiny' llegue a las tiendas, pero la espera hasta el 9 de septiembre se nos va a hacer muy larga.

En Destiny no es oro todo lo que reluce

Destiny

Puede parecer por esa introducción que de 'Destiny', como del cerdo, me gustan hasta sus andares, pero nada más lejos de la realidad. También hay cosas que me descolocan, ideas que no me parecen especialmente acertadas y un acabado técnico capaz de lo mejor y de lo peor, con puestas de sol memorables y personajes hilarantemente bizcos.

El mimo que se destilan algunos aspectos choca directamente con el abandono que parecen sufrir otros, y aunque muchos pueden justificarse con el sambenito de los desarrollos intergeneracionales, otros son más de un error de diseño o de querer ser demasiado innovadores.

Es simple y a algunos os parecerá hasta tonto, pero lo de los menús me mosquea bastante. Que un juego que no va a llegar a PC se valga de un cursor para que nos movamos entre opciones es bastante de coña, pero más lo es aún que se nos haga perder el tiempo pulsando un botón durante varios segundos para confirmar acciones que no deberían presentar mayores complicaciones.

¿Dónde quieres ir? Quiero ir aquí. Pim, pam, dos botones y a seguir jugando. Sólo espero que los tiempos de carga consigan reducirse y la cantinela de la nube y las cargas en segundo plano acaben sirviendo para algo.

Me quito de encima el tramo de pataletas del texto volviendo sobre esa inmediatez que se echa en falta, esta vez con la base de operaciones como protagonista. La torre que da cobijo a comerciantes y repartidores de misiones es lo suficientemente pequeña para que parezca ridícula en comparación con los mapeados del juego y demasiado grande como para que suponga un peñazo tener que desplazarte de una punta a otra para hacer algo tan básico como comprar armas o recoger recompensas.

Creo que era más fácil montar un escenario gigantesco y visualmente impactante, y además dar la opción de saltar de una opción a otra directamente desde el menú. Si quieres pasear, pasea, y si quieres ir al grano, que no te lo impida una valla en medio del camino.

Destiny

¿Pero este quién es?

Incluso tras pasar varias horas con la beta aún no tenemos demasiado claro de qué va la historia. Sabemos que hay que vengarse, y a eso siempre estamos dispuestos.

Y sin embargo brilla con luz propia

Creo que todos tenemos claro que la comparativa con 'Borderlands' es más que acertada. Armas con poderes, modo cooperativo y ese aroma de RPG que aquí salta de pistolas y poderes a otros objetos y elementos. Hay menos de 'Halo' que del título de Gearbox, y sin embargo el espíritu del primero siempre está presente.

Se juega de forma similar, más centrado en esa complicada mezcla de estrategia y modo berseker que en el avanza y dispara al que nos ha malacostumbrado el género, y se agradece. Vaya si se agradece. Hacía mucho tiempo que una misión en dificultad normal no me ponía nervioso a los mandos y aquí lo hace acercándose a esa maestría demostrada en la franquicia del Jefe Maestro y apuntado maneras de cara a los enemigos que nos encontraremos en fases avanzadas del juego.

Por el camino puedes encontrarte con otros jugadores con los que destrozar esbirros y eventos aleatorios a los que podrás unirte para rascar algo de experiencia.

Lo de disparar y escabullirse detrás de una roca lo tienen bien aprendido, sobre todo los enemigos con escudo que echan a correr como ratas cuando ven que su vida empieza a descender, y digo que lo comprobaremos mejor en niveles más altos porque ya en el cambio de dificultad disponible en la beta se palpa que pueden ser tontos a la hora de avistarte, pero una vez en combate hacen lo posible por complicarte la existencia.

Queríamos un reto y lo tenemos, y probablemente muchos quedarían satisfechos sólo con eso, pero además Bungie incluye la vuelta de tuerca que supone transformar su FPS en un MMO plagado de jugadores reventando cabezas y demostrando con sus apoyos y riesgos al devolvernos a la vida que aún queda buena gente ahí fuera. Gente con la que vale la pena pasar un buen rato.

Destiny

El destino que nos une

Las diferentes misiones disponibles se engloban en dos fases. La primera de ellas es más propia de la exploración. Sabes que tienes que llegar hasta ese punto para activar la misión y por el camino puedes encontrarte con otros jugadores con los que destrozar esbirros codo con codo y eventos aleatorios a los que podrás unirte para rascar algo de experiencia y algún regalo con un lazo bien bonito.

Hay horas de duelos y recopilación de objetos a rabiar, así que los completistas y los entusiastas de husmear en cada rincón están de enhorabuena.

Llegado al punto que da pie al inicio de la misión, ya sea una mazmorra o un jefe, la zona se vuelve más peligrosa al desactivarse la reaparición instantánea y los usuarios que no estén incluidos en tu escuadrón desaparecerán.

Así, si quieres jugar solo puedes hacerlo, pero deberás tener cuidado porque la muerte en esas zonas te llevará hasta el punto de partida, y en ciertos momentos, especialmente aquellos en los que al jefe de turno le falta un soplido detrás de la oreja para caer fulminado, desearás haber tenido a alguien que te salvase de las garras de la muerte.

Podemos seguir rayando el disco de "quiero jugar a mi bola y que nadie me moleste", pero es justo reconocerle a 'Destiny' que cuando más se disfruta es cuando estás en compañía de un amigo. Queda a elección de cada uno, claro, pero si lo compras con la intención de jugarlo únicamente en solitario te estás perdiendo gran parte de la gracia.

Destiny

Bicharracos cabreados

Echábamos de menos medir nuestras fuerzas contra oponentes que nos superan ampliamente en potencia de fuego. Destiny nos los devuelve.

Lo que le pedimos al Destiny definitivo

Poca cosa, la verdad, señal de que nos ha dejado contentos. Puestos a pedir que los movimientos entre menús sean más dinámicos y que la apabullante extensión de sus escenarios no se queden en casos puntuales y se mantenga durante todo el juego.

Hay horas de duelos y recopilación de objetos a rabiar, así que los completistas y los entusiastas de husmear en cada rincón del mapeado en busca de otro botín están de enhorabuena. Parece que los 70 euros acabarán más que amortizados.

Para qué vamos a negarlo, hay ganas de 'Destiny', y por ahora parece que están más que justificadas.

Por otro lado el peso del multijugador es el justo, con recompensas exclusivas pero sin torpedear el desarrollo de la historia, para volver a él cuando acabemos el juego o simplemente cuando queramos desconectar un rato de la voz de Tyrion Lannister. No creo que fuésemos a echar en falta los modos de juego de El Crisol, pero son un buen añadido para aumentar las horas de juego.

Sólo queda confiar en que no sean una cortina de humo para esconder una escueta campaña, pero eso es algo que descubriremos más pronto que tarde, en poco más de un mes. Para qué vamos a negarlo, hay ganas de 'Destiny', y por ahora parece que están más que justificadas.

  • Plataformas: PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One
  • Multijugador:
  • Desarrollador: Bungie
  • Compañía: Activision
  • Lanzamiento: 9 de septiembre de 2014
  • Precio: 69,95 euros
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir