Hemos jugado a Contagion Origins, la nueva experiencia de realidad virtual de Virtual Arena dedicada a machacar a una invasión de zombis
Análisis

Hemos jugado a Contagion Origins, la nueva experiencia de realidad virtual de Virtual Arena dedicada a machacar a una invasión de zombis

Las salas de realidad virtual son una buena forma de probar este tipo de experiencias junto con amigos y familiares, sobre todo para aquellos que no puedan permitirse el tener uno de estos aparatos en su casa, ya sea por dinero y/o espacio. En alguna ocasión os hemos hablado de algunos de los juegos disponibles en Zero Latency y en esta ocasión hemos tenido la oportunidad de visitar Virtual Arena.

A pesar de la pandemia del coronavirus, el centro abrió sus puertas el año pasado, convirtiéndose en ese momento en la sala de realidad virtual free roaming más grande de Madrid, con un espacio de 280 metros cuadrados y con unos cuantos títulos a su disposición para que los asistentes puedan escoger el que más les apetezca jugar. En nuestro caso nos hemos dedicado a masacrar zombis en Contagion Origins.

Se trata del último juego que se ha añadido en este recinto, toda una experiencia cooperativa sobre la que os vamos a contar qué nos ha parecido por si os animáis a formar un grupo que sea capaz de salir con vida de esta invasión de no muertos.

Un espacio de realidad virtual para todo tipo de celebraciones

Virtual Arena

La mayor característica de este tipo de actividades es el hecho de que a la hora de jugar no se utiliza ningún tipo de cables, por lo que los jugadores tienen libertad para moverse por la sala a su antojo, aunque con una serie de límites que vienen delimitados por el propio juego con unas indicaciones que te marcan los lugares a los que no se puede acceder. Más que nada porque eso provocaría golpes contra los muros y columnas reales que haya por los alrededores.

Aun así, la sala es enorme y es muy raro que se produzca esta situación con tener un poco de cuidado. Además, se pueden juntar hasta 12 personas al mismo tiempo en una misma partida, algo ideal para grupos que sean muy numerosos o para aquellos que quieran optar por un plan de cumpleaños, una reunión de empresa, una despedida de soltero/a, etc., original y de lo más divertida.

De hecho, Virtual Arena tiene en cuenta todo este tipo de celebraciones especiales y por eso mismo tiene habilitada una sala preparara para presentaciones, conferencias o simplemente comer antes o después de echar alguna partida. El tiempo de cada uno de ellas es diferente al ir de 30 a 50 minutos, así como la cantidad de personas que pueden participar en ellas, pero en lo que coinciden todas es en la inmersión que ofrecen en cuanto te colocas todo el equipo.

Virtual Arena 02

Precisamente este hace uso de la tecnología Virtual Games Park by Varona que se emplea en más de 25 centros de esta cadena repartidos por toda Europa. En todos ellos se utiliza un casco HP Reverb Headset Pro que proporciona una estupenda calidad de imagen en todo momento junto con unos auriculares y micrófono integrados para así permanecer en contacto con el resto de compañeros del grupo en todo momento.

En la espalda se utiliza una mochila en la que dentro se encuentra una HP VR Backpack G2, una máquina diseñada precisamente para eliminar el uso de cables y garantizar la libertad por la sala. Por suerte no es muy pesada, aunque podéis estar seguros de que tras un buen rato jugando vais a sudar de lo lindo, de ahí que se recomiende el uso de ropa cómoda y no muy abrigada para jugar y no pasarlo mal.

Por último, el arma que se emplea para jugar se trata de una especie de ametralladora que va equipada con su propio sensor para así detectar nuestros movimientos y el lugar al que apuntamos con ella. Y por el tema del coronavirus podéis estar tranquilos, porque en todo momento son los responsables del recinto los que se encargan de colocar todos los dispositivos, los cuales se desinfectan después de cada partida, y en todo momento van con mascarillas puestas, al igual que los propios jugadores, quienes no se la pueden quitar en ningún momento.

La humanidad contra un ejército de muertos vivientes

Otro de los juegos de Virtual Arena es Contagion VR2150, que en realidad se trata de una secuela de Contagion Origins, por lo que será una buena forma de descubrir cómo se produjeron los sucesos originales. De esta manera viajaremos al pasado para averiguar la verdad acerca del virus zombi que está asolando a la humanidad, arrasando con la población de todas las ciudades, pero un grupo de soldados serán los encargados de erradicar esta amenaza.

Ahí es donde entran en escena los propios jugadores, aunque antes de pasar a la acción el juego viene acompañado por un tutorial de lo más completo y muy útil, ya que gracias a él dará todas las indicaciones de cómo disparar, eliminar a los objetivos y usar las distintas armas y explosivos. Junto a esto se podrá interactuar con el escenario de distintas formas dependiendo de las marcas que vayan apareciendo en el suelo, lo que logra que la experiencia sea más interactiva y no todo se base en disparar sin ton ni son.

Tras un buen rato, un helicóptero viene a recoger a los jugadores para llevárselos a la entrada del túnel de un metro donde se dice que hay una buena horda de zombis por sus pasillos subterráneos. Desde ese momento tocará explorar hasta ocho escenarios diferentes, unos más grandes que otros, al igual que otros estarán más iluminados y otros serán más oscuros para que la jugabilidad no sea siempre la misma al tener que adaptarse a las circunstancias del entorno.

Contagion Origins 04

Lo que no falta en todos ellos son los zombis que no se andarán con tonterías a la hora de lanzarse contra los jugadores para devorarlos. Entre todos ellos hay hasta alguno equipado con explosivos o cascos que hay que quitárselos para así atacarles a la cabeza, su punto débil, pero también hay otros que han mutado y se han convertido en criaturas de lo más espeluznantes. En este caso hasta serán capaces de subirse a las paredes y lanzar escupitajos venenosos.

Por lo tanto, no hay que perder de vista ningún lugar de los alrededores, ya que nunca se sabe por dónde van a venir los impactos. En este sentido es vital la cooperación entre todos los miembros del equipo para avisar por dónde vienen los zombis y así evitar que los compañeros sean eliminados. Eso sí, podéis estar tranquilos porque la muerte no es permanente y a los diez segundos se volverá a la vida, por lo que siempre se llegará al escenario final independientemente de lo que ocurra.

No obstante, la gracia es intentar hacerlo lo mejor posible, dado que al terminar aparece una puntuación con la cantidad de pasos que ha dado cada uno, su precisión, las muertes, las aniquilaciones conseguidas y una puntuación general. Y si hay algo que os pueda servir de motivación para intentar hacerlo mejor todavía, hay tres finales diferentes que varían dependiendo de ciertas acciones o del enfrentamiento contra el jefe final.

En nuestro caso nos salió el final malo al ser solo tres personas, lo que provocó que todo en general fuese más difícil, pero lo mejor es que veáis vosotros mismos nuestra partida en el siguiente vídeo a partir del minuto 55.

Una experiencia fantástica con margen de mejora

Como he señalado anteriormente, toda la experiencia en general de Contagion Origins ofrece una gran inmersión y parece enteramente que estás dentro de los escenarios por los que vas pasando cuando en realidad estás en una sala completamente vacía. A pesar de ello, los zombis no dan demasiado miedo, lo que no significa que sea necesariamente algo negativo, ya que así pueden jugar personas de cualquier edad, aunque no os engaño si os digo que escuché más de un grito por algún que otro susto.

Si bien en general salí muy contento con la partida por lo entretenida que resultó de principio a fin, también hay que reconocer que hay ciertos aspectos que se podrían mejorar algo más. Por ejemplo, es comprensible que para que todo sea más realista se cuente con munición limitada y haya que estar pendiente de la que va apareciendo por el escenario, pero si no hay una buena coordinación de equipo puede suceder que alguien se quede sin balas y en ese caso se quede totalmente vendido sin poder defenderse de ninguna forma.

Es de esperar que esta decisión sea también una forma de penalizar la mala puntería o para que nadie se dedique a disparar sin parar sin importar nada más, aunque hay que tener en cuenta que no todo el mundo cuenta con la misma experiencia y pueda resultar un punto negativo para ciertas personas. Al menos no hay fuego amigo, así que está bien para no tener miedo de que alguno de nuestros compañeros se lleve sin querer algún tiro.

Contagion Origins 02

Por otro lado, hay un detalle en concreto que fue el que menos me convenció y es la ausencia de un radar que nos indique dónde están nuestros compañeros en la realidad. Al estar con unas gafas no tenemos el mismo rango de visión, por lo que no podemos saber bien si tenemos a alguien a nuestro lado o incluso detrás de nosotros, lo que puede provocar algún que otro choque que se evitaría con un sensor que nos advierta de la presencia de que hay alguien demasiado cerca.

Está claro que tampoco vas a ir corriendo por toda la sala a lo loco y que lo suyo es no dar giros muy bruscos, pero al menos de esta forma no se iría con el miedo de golpear a un compañero. Y eso que en nuestro caso éramos solo tres, pero como decíamos antes, hay juegos en los que se pueden reunir hasta 12 personas. En el caso de Contagion Origins la cantidad aumenta hasta ocho como máximo.

Por lo demás, el tiempo se nos pasó volando de lo divertido que fue y estamos convencidos de que con el tiempo este tipo de experiencias seguro que mejorarán más todavía. Si nunca habéis realizado una actividad de este tipo, no estaría nada mal que le dieses una oportunidad con algún grupo numeroso para que así os lo paséis mejor todavía, porque el buen trabajo en equipo será el mejor de los condicionantes para hacerles morder el polvo a los zombis.

Contagion Origins 03

Aun así, Virtual Arena dispone de otros cinco títulos más en los que podéis reservar vuestra entrada desde el siguiente enlace, con unos precios que varían de 17 a 19 euros en aquellos que duran 30 minutos (15 minutos de juego) y de 32 a 38 euros en los que duran 50 minutos (30 minutos de juego).

Para que os hagáis una idea, Contagion Origins solo está disponible en las experiencias de 50 minutos, mientras que las demás también las encontraréis en las de 30 minutos. Lo mejor es que en el caso de las primeras podéis jugar dos veces al resto de juegos o a dos diferentes para que así sea más variado, que por el precio que tiene y todo lo que ofrece merece la pena. Al menos yo me he quedado con ganas de probar el resto de títulos.

Temas
Inicio