Compartir
Publicidad
Publicidad
Análisis de Quantum Break: como el buen vino, mejora con el tiempo
Análisis

Análisis de Quantum Break: como el buen vino, mejora con el tiempo

Publicidad
Publicidad

Anteriormente, en 'Quantum Break', comentamos qué nos habían parecido los primeros compases de su historia y su ambiciosa convergencia entre serie y videojuego. Es, de largo, la producción más costosa para Remedy Entertaiment, algo que se percibe desde el primer segundo.

Este estudio finés, cuyo rostro más visible es Sam Lake, ya nos había dejado claro en el pasado, además, que su intención era unir lo mejor de los mundos de 'Alan Wake' y 'Max Payne', sus dos obras más exitosas hasta la fecha. Del primero, su trama; del segundo, su acción. ¿Lo habrá conseguido? Es algo que veremos a continuación con nuestro análisis.

Previously, on Fringe... Perdón, Quantum Break

300316 Quantumbreak 00

Si hay algo que me ha gustado especialmente de este proyecto tan arriesgado de Remedy, ha sido su serie. Y sobre todo cómo se entrelaza con el videojuego, no solamente a nivel narrativo, sino también a nivel visual. Por cada acto que completemos tendremos opción a desencadenar dos nudos distintos que variarán significativamente el rumbo de la historia.

Estos nudos se reflejarán en forma de serie, con episodios de algo más de 20 minutos, y con rostros tan reconocibles como Lance Reddick, Dominic Monaghan, Shawn Ashmore o Aidan Gillen.

En una industria en la que llevamos ya muchos años viendo cómo se flirtea sin tapujos con el mundo del cine (y si no que se lo digan a Hideo Kojima, David Cage y cía), es de agradecer que en 'Quantum Break' esta faceta no se haya maquillado, sino que se muestra tal y como es: una serie. Nada de QTE insulsos. Cuando hay momento de serie, se ve del tirón y sin cortes. Es como un premio.

La producción sorprende, además, ya que podría pasar perfectamente por cualquier serie norteamericana. En breves ocasiones me recordó, salvando las distancias, a 24, para que os hagáis a la idea. Pese a que aquí, lógicamente, estemos ante algo más parecido a lo que sería Fringe.

La serie tiene momentazos que nos dejarán con la boca abierta o con los que soltaremos alguna lágrima.

También resulta curiosa la forma en la que desbloquearemos cada episodio. Ya hicimos mención de ello en nuestras primeras impresiones, pero merece la pena reincidir en ello: tras completar las distintas partes del acto en cuestión con el protagonista, Jack Joyce (interpretado por Shawn Ashmore), controlaremos brevemente al villano y podremos decidir el devenir de la historia, viendo pinceladas sobre lo que desembocaría cada decisión. Tras ello, se nos dirá cuánta gente (contactos de Xbox Live) ha seguido nuestros pasos y acto seguido veremos el episodio en cuestión, reflejando esas decisiones.

Pensad en lo sucedido con 'Life is Strange', porque es similar. Además las consecuencias pueden ser catastróficas, como que un personaje secundario pueda morir. He hecho la prueba en algunos episodios, para comprobar las variantes, y me sorprendió ver cómo se intercambiaban ciertos roles o que un personaje que me había ayudado ya no aparecía (no estaba muerto, que conste). Son aspectos que le dan mucha rejugabilidad a 'Quantum Break'.

La serie, de poco más de una hora de duración (sin contar variantes), tiene momentazos que nos dejarán con la boca abierta o con los que soltaremos alguna lágrima (algo que dice mucho de la personalidad de cada actor y actriz), pero que sin embargo dista de ser perfecta. O al menos en esta edición para España.

Me encanta ver series en VO, pero nos sigue pareciendo una faena que no venga doblado (curiosamente, sí que tenemos la opción de ponerlo con voces en español latino). O peor aún, que aún no se hayan corregido ciertos errores con los subtítulos, desde los que no salen o que están desincronizados, a traducciones erróneas o las molestas (a mi modo de ver) acotaciones para cada sonido y que no se pueden desactivar.

Pero cuidado, que esto también es un videojuego

300316 Quantumbreak 02

Pero lógicamente esto es un videojuego, ante todo. La mayor parte de la historia la pasaremos a los mandos para controlar a Jack Joyce, viendo cómo va evolucionando hasta convertirse en todo un maestro de las fracturas del espacio-tiempo. Es otro aspecto que me ha encantado.

El primer capítulo me había dejado buen sabor de boca, pero a la vez ciertas dudas. No veía con buenos ojos el sistema de coberturas automático, especialmente tras ver de qué ha sido capaz 'The Division', sin embargo, a medida que iba pasando la historia y Jack se hacía más fuerte, comprendí que no tenía tanto sentido y que si hubiese un sistema de coberturas manual, entorpecería las habilidades de Jack con el tiempo. Al final me alegré de esta decisión.

Al cabo de unas horas seremos capaces de realizar cosas que ni nos habíamos planteado.

Vaya por delante que 'Quantum Break', contra todo pronóstico, no es una aventura sencilla. Pese a contar con un protagonista que puede manipular el tiempo de diversas formas, muy pronto en la historia nos toparemos con enemigos que sabrán contrarrestar esas habilidades, poniéndonoslo muy complicado. Pero al menos cuenta con una curva de dificultad bien estudiada y al cabo de unas horas seremos capaces de realizar cosas que ni nos habíamos planteado.

A esto ayudan las fuentes de chronon ocultas por el escenario y que servirán para potenciar las distintas habilidades de Jack Joyce, como agrandar su radio de acción para ralentizar o congelar al enemigo, o reducir los tiempos de reutilización, entre otras ventajas.

El efecto es espectacular en todos los casos. Remedy ha hecho un gran trabajo con el motor Northlight Engine y será bastante habitual quedarse embobados viendo cómo han quedado todas esas partículas desperdigadas por la zona, pudiendo moverlas a voluntad al pasar al lado de ellas (pese a que al cabo de unos segundos, si no las seguimos tocando, volverán a su posición inicial). O mejor aún: robarle las armas a los enemigos. Esto último, en casos muy concretos, ojo.

Controlar el tiempo y el espacio en Quantum Break

300316 Quantumbreak 03

Como ya habíamos dejado entrever hace unos días, el entorno tendrá un peso esencial en 'Quantum Break'. Al estar afectado por esa catástrofe en la que se ha visto involucrada Monarch, la empresa de Paul Serene, habrá ocasiones en las que ciertos objetos entrarán en bucle, por lo que será necesario "pararlos" durante unos segundos para que Jack Joyce pueda continuar.

Hay otros que tendremos que "revivir" para poder crear otra zona de paso. Aquí, por lo general, el mecanismo es el mismo: generamos ese fragmento temporal, después lo congelamos y acto seguido pasamos ante él como una exhalación para llegar al otro punto.

El peso del entorno no se quedará ahí, puesto que también será crucial en combate: desde los habituales contenedores de gasolina que explotan a otros que juegan con la fuente de chronon. Sin olvidar que, por ejemplo, un coche puede explotar si se le dispara lo suficiente. Que no ha habido pocos que tomé como cobertura y que después no me sirvieron para nada.

Remedy se ha arriesgado y le ha salido bien la jugada.

Donde no anda muy fino 'Quantum Break' es en el tema de los saltos. O mejor dicho, cuando Jack tienen que sortear objetos diminutos o pequeñas elevaciones. Irónicamente, tiende a atascarse, al contrario que con los saltos más pronunciados, al estilo Lara Croft. Por lo menos en los puntos clave no falla, pero choca un poco, nunca mejor dicho, en algo, a priori, inocente.

No tiene perdón, en cualquier caso, volviendo al tema del idioma, que no contemos con subtítulos en los audios coleccionables o en las grabaciones caseras en vídeo. Una cosa es que no venga doblado, otra muy distinta es que se hayan descuidado esos detalles. Porque en este trabajo de Remedy hay un montón de coleccionables, desde cartas hasta algún guiño a 'Alan Wake' y su Night Springs.

La opinión de VidaExtra

Salvando ciertos errores (subtítulos, momentos puntuales con el salto, etc), es un producto que va a más a medida que profundizamos en su historia y con el que disfrutaremos cada vez más de los combates, sobre todo cuando van surgiendo nuevos tipos de enemigos, obligando a cambiar de táctica y hacer acopio de todas las habilidades.

No será perfecto, pero Remedy se ha arriesgado y le ha salido bien la jugada. El binomio serie y videojuego funciona, y lo que es mejor, se retroalimentan para crear un producto mucho más disfrutable. La pena es que Microsoft no haya apostado de lleno por el mercado de España y muchos vayan a pasar de 'Quantum Break' por no venir doblado al castellano...

Quantum Break

Quantum Break

Plataformas Windows 10 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Remedy Entertainment
Compañía Microsoft Studios
Lanzamiento 5 de abril de 2016
Precio 55,95 euros

Lo mejor

  • La convergencia entre serie y videojuego
  • Su trama y sus personajes
  • Las habilidades de Jack Joyce

Lo peor

  • La excusa para no doblarlo al castellano...
  • O ciertos errores (o ausencias) con los subtítulos
  • El salto es torpe con las zonas más sencillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos