Publicidad

Hemos jugado a Shenmue III, una tercera parte demasiado continuista tanto para lo bueno como para lo malo
Análisis

Hemos jugado a Shenmue III, una tercera parte demasiado continuista tanto para lo bueno como para lo malo

Publicidad

Publicidad

Algunos juegos acaban sufriendo tantísimos retrasos durante su desarrollo que parece que nunca van a acabar llegando a las tiendas. Shenmue III debería haber sido lanzado hace un par de años y ahí seguimos esperando a tener en nuestras manos la nueva obra de Yu Suzuki y su equipo de Ys Net.

Al menos parece ser que el momento de la verdad se producirá el mes que viene, a no ser que ocurra algún problema de última hora. Sea como sea, nosotros hemos tenido la ocasión de descubrir por fin qué es lo que hará especial a esta tercera parte.

Esta misma semana hemos podido probar un extenso adelanto de las dos primeras horas de esta nueva entrega que nos ha dejado con sensaciones encontradas, destacando sobre todo el hecho de que no parece que estemos en 2019 y sí que hayamos viajando 20 años al pasado, a la época de Dreamcast, donde fueron publicados los dos primeros capítulos de la serie.

Una aventura diseñada para tomársela con la calma

Shenmue Iii Avance

La parte que jugamos está claro que no estaba creada para entender bien el argumento o de qué tratará esta continuación. Básicamente lo que quería mostrarnos era sus mejores cartas en relación con su jugabilidad, para comprobar cómo sucederán las escenas, las conversaciones, los minijuegos, los combates, etc.

Una vez tomamos el control de Ryo el juego nos sumergió de lleno en una mágica aventura con unos entornos asombrosos y que lucen de maravilla. Como al principio nos tocó darnos una buena pateada hasta llegar al primer pueblo eso nos permitió apreciar más todavía todo lo que teníamos alrededor. De hecho, a veces daban ganas de quedarse quieto solo para apreciar los bellos paisajes y como los rayos de luz atravesaban las montañas y lograban resaltar más todavía los campos de hierba.

Un apartado que fue gran responsable de meternos de lleno en esa fantástica ambientación fue su banda sonora, con unos temas que encajaban perfectamente con la temática. Unas melodías lentas, suaves, con ese toque oriental tan peculiar y que sin duda consiguieron que nos relajáramos más todavía mientras íbamos de un lado para otro. No obstante, el hecho de tomarnos con calma todo lo que sucedía también causó que, tras un buen rato jugando, tuviéramos la constante necesidad de que el ritmo aumentara algo más.

Shenmue Iii Avance

Más que nada porque hay decisiones técnicas que realmente no se termina de entender el por qué, con la tecnología que existe hoy en día, son así. Por ejemplo, durante los largos paseos que nos dimos acompañando a Shenhua, esta de repente se paraba, se producía un fundido a negro, una conversación y otro fundido a negro que nos devolvía a donde estábamos. Así en varias ocasiones que nos hizo cuestionarnos el hecho de que no hablen mientras anden y necesiten frenarse para ello, con el correspondiente tiempo de espera por las transiciones.

La velocidad a la que transcurrían las conversaciones con otros personajes o la manera de desplazarnos por el mapa también requerían que nuestra paciencia saliera a relucir. El hablar con otros habitantes de la aldea que visitamos dio pie a unos diálogos que se alargaban más de la cuenta, con frases que se repetían (algunas eran exactamente las mismas con otros personajes) con una forma de hablar tan pausada y tan lenta y sin la posibilidad de saltarnos las frases.

Con respecto al desplazamiento de un lado a otro, el problema que nos encontramos fue que se le ha querido dar demasiado realismo a la vida de Ryo. Su energía vital se va reduciendo poco a poco a medida que va transcurriendo el día. Dependiendo de ciertas acciones disminuirá más todavía, como por ejemplo al correr o al combatir. Esto nos obligará a tener que estar alimentándonos constantemente si sobre todo queremos ir más rápido, porque de lo contrario tocará darse paseos que a veces se pueden eternizar demasiado.

Shenmue Iii Avance

Sobre todo para los combates sí que será indispensable tener que tener toda la energía al máximo, porque si nos dan una paliza acabaremos tirados en el suelo con tan solo un par de golpes, así que más vale ir siempre bien aprovisionados. Aun así, otra forma será la de descansar en una cama y tener que esperar hasta el día siguiente para recargar las pilas al máximo.

Pasando el rato con los minijuegos y entrenando

Para obtener los alimentos que señalábamos debíamos acudir a las tiendas para adquirirlos. Lo malo es que el dinero no parecía demasiado abundante y esto nos obligaba a tener que participar en minijuegos para ganarnos unas cuantas monedas, como uno en el que nos encargaban cortar unos troncos con un hacha. Sin embargo, el ritmo tan lento de la aventura también le pasó factura a esta tarea que al final provocó que se volviera un tanto tediosa para el poco dinero que ganamos a cambio tras superarla.

Shenmue Iii Avance

El resto de minijuegos en los que pudimos participar servían para obtener una especie de tokens para canjearlos por premios, aunque esto no lo pudimos comprobar en esta demo. La verdad es que algunos de ellos resultaron un tanto curiosos y entretenidos. Por ejemplo, uno de los que más me llamó la atención fue uno que presentaba una carrera de tortugas en la que había que machacar los botones rápidamente para que se desplazara más rápido la nuestra.

También había otros de puro azar, como uno en el que tirabas unos dados u otro en el que dejabas caer una bola por un tablero repleto de resortes con el fin de que llegara al lugar adecuado. Para pasar el rato no estaban mal desde luego y respiraban ese buen rollo y ambiente tan relajado que desprende el juego constantemente.

Por su parte, el sistema de combates nos pareció un tanto extraño de primeras hasta que te empiezas a acostumbrar a él. En el teníamos que escoger el estilo de lucha que queríamos y en base a esa elección podíamos realizar unos golpes u otros. Esto mismo servía para ir subiendo el nivel de combate de esos estilos, para así causar más daño con ellos. A su vez, los estilos los podíamos perfeccionar o bien combatiendo contra otros personajes o en una figura de madera a modo de QTE.

Shenmue Iii Avance

En cambio, a la hora de enfrentarnos a alguien de verdad, no nos pareció que los golpes estuvieran tan perfeccionados. No nos dio una buena sensación de que Ryo ejecutara los movimientos que queríamos y tampoco se apreció mucha soltura en ellos, algo que nos ha preocupado seriamente por el poco tiempo que queda hasta que el juego salga a la venta. Además, a veces no sabíamos tampoco si habíamos logrado frenar algún impacto o si los enemigos se habían protegido bien de nuestros puñetazos y patadas.

Un juego para los fans, pero no para los recién llegados

Ayer publicamos una noticia en la que Yu Suzuki mencionaba que cualquiera que se iniciara en Shenmue por primera vez con esta tercera entrega disfrutaría la historia por igual. Puede que sea cierto y que el argumento acabe siendo uno de sus puntos fuertes, pero su jugabilidad no tiene pinta de que vaya a obtener el mismo resultado.

Shenmue Iii Avance

En muchos aspectos se sigue notando como que Shenmue III parece sacado de la época de Dreamcast, pero con un lavado de cara que le deja un apartado visual brillante y una banda sonora espléndida. No obstante, esas transiciones tan exageradas, algunas sin ningún sentido, las conversaciones tan lentas o ese ritmo en general tan pausado, puede causar que eche para atrás a todos aquellos que no sepan de qué va Shenmue. Por el contrario, los más fieles seguidores es probable que se sientan muy satisfechos con lo que ofrece este tercer capítulo.

Quizás esta carta de presentación no haya sido la mejor para descubrir cómo será Shenmue III si se busca algo que intente atrapar a todo tipo de personas por igual, sin importar su experiencia en la saga. En un mes podremos dar nuestro veredicto final cuando llegue a PS4 y PC el 19 de noviembre.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir